La contaminación del aire impide que los insectos polinicen las flores

Los contaminantes atmosféricos espantan a los polinizadores de las flores. Dicho de otro modo, la contaminación del aire impide que los insectos realicen la tan necesaria polinización.

Una investigación realizada en el estado de Washington ha demostrado que la contaminación del aire con nitratos antropogénicos reducen la polinización nocturna de la polilla halcón. Los resultados se pueden extrapolar a otras especies.

El uso de pesticidas y la destrucción de sus hábitats están provocando la extinción de polinizadores en todo el mundo, amenazando la seguridad alimentaria y los ecosistemas. Sin embargo, estos factores no son las únicas amenazas que enfrentan estos animales.

Las actividades humanas han alterado radicalmente el medio ambiente a través de contaminantes sensoriales como el ruido o la luz artificial, que pueden alterar el comportamiento y las capacidades de los organismos al introducir nuevos estímulos o cambiar los naturales.

Por ejemplo, la contaminación del aire con ozono (O3) y radicales de nitrato (NO3) destruyen las sustancias químicas que producen los aromas florales. Muchos polinizadores de plantas, atraídos por estos olores, viajan largas distancias en busca de alimento.

Contaminación del aire de origen antrópico

Un equipo internacional de científicos liderado por la Universidad de Washington (EE.UU.) analizó el impacto de estos contaminantes artificiales en las capacidades olfativas de la polilla halcón (Manduca sexta). Para lograr este objetivo, observaron la polinización nocturna de la onagra (Oenothera pallida), una planta de jardín muy popular en América del Norte.

Estas flores del desierto desprenden un fuerte aroma floral que atrae a muchos polinizadores. Los olores oxidados por la contaminación del aire hicieron que las visitas de estos insectos a las flores se reduzcan en un 70%,comprometiendo el cuajado de frutos y el vigor de las plantas.

Nuestro trabajo ciertamente puede extrapolarse a otros polinizadores, especialmente aquellos que se alimentan detectando aromas florales y emergen por la noche, cuando los radicales nitrato son más abundantes en la atmósfera“, explicó Thornton, coautor del estudio y becario postdoctoral en el Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Academia Estadounidense de Ciencias.

contaminación del aire

Los radicales nitrato (NO3) se forman en la atmósfera por la reacción química entre el ozono (O3) y el dióxido de nitrógeno (NO2). Las actividades antropogénicas relacionadas con la quema de combustibles son una fuente importante de óxidos de nitrógeno y una de las causas de la formación de la capa de ozono.

El ozono tiene una fuente natural, pero su formación también se ve favorecida por las emisiones antropogénicas de óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles. En áreas con altos niveles de ozono y dióxido de nitrógeno, la producción de radicales nitrato aumentará“, añadió Thornton.

¿Cómo altera el NO3 el aroma?

El trabajo combina observaciones de campo en el este del estado de Washington y experimentos de laboratorio.
Estas polillas poseen uno de los sistemas olfativos más sensibles, rivalizando con la del perro. Sus neuronas olfativas están situadas en las antenas y la nariz y detectan los compuestos del olor antes de transferir esta información al cerebro“, explica Jeff Riffell, jefe de investigación de la misma universidad.

Los datos obtenidos muestran que el NO3 es mucho más reactivo que el O3 y oxida selectivamente un determinado grupo de monoterpenos -componentes volátiles de las esencias florales- y el aroma floral por el que la polilla reconoce una flor.

Los polinizadores que estudiamos, las polillas, son especialmente importantes para las flores que florecen al anochecer. Estos insectos pueden volar de 40 a 80 km en una noche. Se encuentran en toda América del Norte, lo que las convierte en un gran sistema modelo para diferentes regiones porque se parecen a otras mariposas de América del Sur y Europa”, dijo Riffell.

Según Thornton, es posible que estos trastornos también puedan ocurrir durante el día debido a la contaminación por óxido de nitrógeno: “Otro trabajo previo lo ha demostrado. Los radicales de nitrato tienen una vida corta durante el día debido a su destrucción por la luz solar y a las reacciones con otros radicales diurnos. Sin embargo, los óxidos de nitrógeno pueden potenciar tanto el ozono como el radical hidroxilo (un fragmento del vapor de agua) durante el día, ambos reactivos hacia los monoterpenos, los mismos componentes del aroma floral que identificamos como importantes para la localización de flores por parte de los polinizadores

Los autores de este artículo señalan que a nivel mundial, en muchas áreas urbanas, la contaminación del aire proporciona suficiente O3 y NO3 para reducir significativamente la distancia a la que los polinizadores pueden sentir los olores florales.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.agenciasinc.es/

Recibir Notificaciones OK No gracias