CO2 Contaminación TEMAS

La contaminación del aire en el planeta está alcanzando proporciones endémicas

contaminación del aire
Compártelo en tus redes

La contaminación del aire es un potente asesino. ¿Necesitas pruebas? Considere estos hechos: solo en los Estados Unidos, unas 200,000 personas sucumben a dolencias provocadas o exacerbadas por el aire tóxico. La contaminación del aire se ha relacionado con una variedad de condiciones de salud debilitantes, desde enfermedades coronarias hasta accidentes cerebrovasculares.

No solo Estados Unidos tiene víctimas por la contaminación del aire que afecta la salud y la vida de las personas. En ciudades notoriamente contaminadas como Nueva Delhi, en India, los niveles crónicos de contaminación del aire a menudo arruinan la vida de los lugareños, especialmente los pobres. A menudo, el aire tóxico incluso obliga al cierre de las escuelas.

De hecho, en Nueva Delhi, la exposición a contaminantes en el aire, especialmente partículas finas conocidas como PM2.5, puede acortar la esperanza de vida de un local de hasta 17 años. “En la actualidad, los residentes de Delhi están respirando alrededor de 25 veces más aire tóxico que el límite permitido según las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, observa India Today.

Y las cosas empeorarán aún más. La urbanización desenfrenada y la continua quema de combustibles fósiles están aumentando el contenido de contaminantes diminutos en el aire en gran parte del mundo, especialmente en India.

“La contaminación del aire es el quinto factor de riesgo de mortalidad en todo el mundo”, dice el Informe del Estado del Aire Global 2019 del American Health Effects Institute. “Es responsable de más muertes que la desnutrición, el alcoholismo y la inactividad física. Cada año mueren más personas por enfermedades relacionadas con la contaminación del aire que por lesiones causadas por el tránsito o la malaria”.


En solo un año, en 2017, 1.2 millones de indios murieron debido a dolencias provocadas por la contaminación del aire. “A nivel mundial, se estima que la contaminación del aire (PM 2.5, emisiones domésticas y de ozono) ha contribuido a aproximadamente 4.9 millones de muertes: 8.7% de todas las muertes a nivel mundial y 5.9% de todos los años de vida perdidos por discapacidad, en 2017”, señala el informe.

Sin embargo, ese mismo año, China, otro país con niveles crónicamente altos de contaminación del aire, salvó cientos de miles de vidas gracias a políticas destinadas a reducir el contenido de partículas finas en el aire de las zonas urbanas. Las nuevas normas sobre emisiones industriales y la promoción de combustibles limpios han servido para reducir el alcance de los contaminantes en el aire en China, según un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences de los Estados Unidos de América (PNAS).

Tan recientemente como en 2013, Beijing tenía concentraciones de PM2.5 que eran 40 veces más altas que los niveles recomendados por la OMS. Ese año, sin embargo, se introdujeron varias políticas de aire limpio de gran alcance en todo el país, lo que condujo a “disminuciones significativas” en los niveles de PM2.5 en 2017. Se establecieron nuevos estándares para las centrales térmicas y las calderas industriales. Las fábricas envejecidas altamente contaminantes fueron cerradas. Se promulgaron nuevas reglas de emisiones para vehículos.

“Nuestro estudio confirma la efectividad de las recientes acciones de aire limpio de China, y la evaluación medida por medida proporciona información sobre la futura formulación de políticas de aire limpio en China y en otros países en desarrollo y contaminantes”, escriben los investigadores.

Con previsión y políticas efectivas a largo plazo, la contaminación del aire puede controlarse, subrayan.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico