Comer carne roja es peligroso para la salud y el ambiente

Comer mucha carne roja puede provocar efectos adversos para la salud, como enfermedades cardiovasculares y la cría de ganado en los principales productores de carne como Brasil causa mucho daño al medio ambiente.

Y, sin embargo, millones en todo el mundo consumen cada vez más carne roja y, como indica un nuevo estudio de China, un cambio en la dieta a más carne puede causar decenas de miles de muertes prematuras solo por el aumento de la contaminación del aire.

Para su investigación, un equipo de científicos de la Universidad de Exeter y el Centro Conjunto para la Sostenibilidad y Resiliencia Ambiental de la Universidad China de Hong Kong examinó cómo los patrones dietéticos en China empeoraron las tasas de partículas finas (PM2.5) en el aire entre 1980 y 2010. cuando la producción de carne se disparó un 433% de 15 megatones a 80 megatones.

“Una proporción relativamente pequeña se atribuyó al aumento de los niveles de población y [gran parte del aumento fue] el resultado de cambios en la dieta”, explican los científicos. “En el mismo período de tiempo, se descubrió que las emisiones agrícolas de amoníaco (NH3) casi se habían duplicado, y [se] estima que los cambios en la dieta fueron responsables del 63% del aumento, siendo el principal impulsor el consumo de carne”.

Los investigadores encontraron que los cambios en la composición dietética por sí solos aumentaron las emisiones de amoníaco de la agricultura local en un 63% debido al uso extensivo de fertilizantes a base de nitrógeno para la alimentación animal. Mientras tanto, los aumentos en el estiércol de ganado también han significado que la contaminación del aire por materia particulada ha aumentado a través de procesos químicos junto con tasas más altas de PM2.5 generadas por la agricultura.

“Los aumentos en la producción de carne en todo el mundo durante los últimos 50 años son más marcados en el este de Asia, y particularmente en China”, explican los científicos en un comunicado sobre sus hallazgos. “Si bien se sabe que más carne y menos granos en las dietas son perjudiciales para la salud humana, este estudio es el primero en cuantificar el impacto de los cambios en la dieta china a través de cambios en las prácticas agrícolas que conducen a una peor calidad del aire“.

Extrapolando los datos de consumo de carne en China

Los científicos estiman que alrededor del 5% de las 1,83 millones de muertes chinas relacionadas con la contaminación por partículas en 2010 podrían atribuirse a cambios en la dieta, especialmente aumentos en la demanda de carne. “Si las dietas chinas fueran menos intensivas en carne, se reducirían las emisiones de amoníaco agrícola y se reducirían los efectos nocivos de la contaminación del aire en la salud de toda la población”, escriben .

Específicamente, si la dieta china promedio actual fuera reemplazada por una menos intensiva en carne, las emisiones de amoníaco disminuirían significativamente y se podrían evitar casi 75,000 muertes prematuras cada año.

“Una de las principales prioridades de China en la década de 1980 fue satisfacer la demanda de alimentos básicos de la población. Pero ahora, dado que el problema de la desnutrición ha disminuido sustancialmente, se necesita urgentemente un camino más sostenible para la producción y el consumo de alimentos ”, señala el profesor Xiaoyu Yan, profesor de sistemas de energía sostenible en la Universidad de Exeter.

“Es necesario modificar la trayectoria actual de las opciones alimentarias en China para reducir sus efectos sobre la salud humana y ambiental a nivel nacional y mundial”, agrega Yan.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés