Tristeza
Imagen de joseph_Berardi en Pixabay
ECONCIENCIA Vida Consciente

¿Tu vida perdió sentido? 9 cosas que puedes hacer para recuperarte

¿Recuerdas lo despreocupado y vivo que te sentías de niño? ¿Cómo saltarías de la cama todas las mañanas, rebosante de emoción por el día que tiene por delante? Estabas alegre sin razón alguna y tu entusiasmo por la vida no conocía límites.

Para la mayoría de nosotros, la experiencia de alegría sin causa, libertad interior y entusiasmo por la vida se desvanece en un segundo plano a medida que envejecemos, cuando nos vemos empujados al mundo de los compromisos, deberes y responsabilidades … las cosas aburridas de los adultos.

Atrás quedaron los días en los que saltabas alegremente de la cama. En cambio, el sonido de la alarma que suena a las 6 de la mañana provoca un gemido y el deseo de volver a meterse bajo las mantas durante un par de minutos más.

Arrastrado al monótono y absorbente ciclo de trabajar – comer – dormir, la alegría y el entusiasmo por la vida que una vez conoció ahora está enterrado bajo una gruesa manta de ajetreo, estrés y abrumador.

Tu brillo interior se ha apagado y te sientes agotado, desconectado y entumecido por dentro. No te gusta la persona en la que te has convertido. Quieres recuperar tu antiguo y alegre yo, el que está enchufado y lleno de frijoles.

¿Qué pasa si lo que anhelas sigue ahí, justo donde lo dejaste? Aquí hay 9 ideas para ayudarlo a recuperar su brillo y volver a conectarse con el entusiasmo por la vida que conocía cuando era niño.

1. Volver a lo básico

“La simplicidad es la clave de la felicidad”. – Paramahansa Yogananda

Los humanos prosperan en condiciones simples. En mis viajes, he observado a menudo cómo la gente de los llamados “países del tercer mundo” irradia un resplandor interior y una satisfacción que rara vez se encuentra en Occidente. La complejidad y el ajetreo nos desconectan de la VIDA interior. Revuelven las aguas internas y ahogan el estado natural de paz y satisfacción interior. Cuando la vida es simple, su experiencia interior permanece clara y espaciosa, permitiendo que brille más luz de su verdadera naturaleza.

Ordene, reduzca el tamaño, mantenga las posesiones al mínimo, viva dentro de sus posibilidades, evite situaciones estresantes, complete tareas sin terminar, tome decisiones rápidamente y cúmplalas, resuelva sus disputas personales, perdone fácilmente.


2. Vaya más despacio y huela las flores

“Solo estás aquí para una breve visita. No se apresure, no se preocupe. Asegúrese de oler las flores en el camino “. – Walter Hagen

Cuando vives la vida en el carril rápido, te pierdes todos los placeres simples: el viento susurrando entre los árboles, el calor del sol en tu piel, el sonido de las olas rompiendo en la orilla, las cosas que hacen que la vida sea rica y cada experiencia significativa. Tome la decisión consciente de reducir la velocidad. Reduzca sus compromisos.

Deja suficiente tiempo entre las citas para pasar el día a un ritmo pausado. Aprende a decir no. Realice las tareas de forma lenta y consciente. Levántese más temprano, camine o vaya en bicicleta al trabajo, sea consciente del paisaje en el camino, pase tiempo en el bosque o en la playa, disfrute de la puesta de sol. Despierta al mundo que te rodea. Así es como viven los niños.

3. Obtenga su dosis diaria de vitamina G

“La gratitud por el momento presente y la plenitud de la vida ahora es la verdadera prosperidad”. – Eckhart Tolle

Recuerdo caminar por una concurrida calle comercial con mi madre cuando tenía unos nueve años y me golpeó la idea de que aquí estábamos, en esta roca gigante en algún rincón remoto del universo, precipitándonos por el espacio a una velocidad increíble.

Parecía ser el único en la concurrida calle que estaba consciente de este asombroso hecho. De lo contrario, todos estarían parados con la boca abierta en asombro y preguntándose, ¿verdad? Cuando se ve atrapado en la rutina diaria, es fácil perder de vista lo milagrosa que es la vida. ¿Tu vida se ha convertido en una tarea más que en un privilegio? Una dosis diaria de gratitud es el remedio.

Al principio, la gratitud se puede utilizar como una herramienta para volver a entrenar la mente. Siempre que te encuentres quejándote de tu vida o del mundo, piensa en tres cosas por las que estar agradecido: ¿un cuerpo sano, un techo sobre tu cabeza, dinero en el banco? Cuando vives de forma lenta, sencilla y consciente del momento presente, el mundo cobra vida de forma natural y parece hermoso. La gratitud surge sin esfuerzo, como una expresión de quién eres.

4. Haz lo que te haga feliz AHORA

“Poned la felicidad primero y todo lo demás os será añadido”. – de Awaken The Happy You

¿Le dijeron a una edad temprana que la hoja de ruta para una vida feliz y exitoso es estudiar mucho, ir a la universidad, conseguir un trabajo bien pagado, comprar una casa y que, una vez que todas las casillas estén marcadas, ENTONCES estará ¿Contento?

Los niños ya son felices sin ninguna de estas cosas. La felicidad no es algo que “obtener”. Es tu estado natural y surge espontáneamente cuando no hay nada que lo bloquee.

La felicidad es una vibración. Cuando hagas lo que te encanta hacer, vibra a alta frecuencia. Te vuelves atractivo, como un imán.

A medida que lo similar atrae a lo similar, sin esfuerzo comienza a atraer el trabajo adecuado, la relación adecuada y las circunstancias adecuadas en su vida.

Hay dos formas de vivir la vida. Puede confiar en sus propios esfuerzos para crear las condiciones que pueden o no traerle felicidad y satisfacción O puedes hacer lo que te haga feliz primero y dejar que la vida se encargue de tus necesidades.

5. Sal de tu cabeza y concéntrate en el momento.

Los niños pequeños están presentes, alertas y fascinados por su mundo.

Recuerdo que un día llevé a mi hija de tres años al parque. En un momento, comenzó a chillar emocionada al ver a una “mariquita” trepando por una hoja. Su voz aguda me sacó de mi ensimismamiento. Había estado tan ocupado pensando en quién sabe qué, que ni siquiera me había dado cuenta de que estábamos en el parque.

Mi cuerpo había estado allí durante varios minutos pero acababa de “llegar” en ese momento. Así es como vivimos la mayoría de nosotros.

La vida está sucediendo ahora, pero la extrañamos debido a nuestra adicción a pensar. Nuestras mentes ocupadas nos distraen de la maravilla y la belleza que nos rodea en cada momento.

Adquiera el hábito de darse cuenta cuando se pierde en pensamientos improductivos.

DETENTE. HAZ UNA RESPIRACIÓN PROFUNDA. CONCÉNTRATE EN EL PRESENTE.

Concéntrese en la sensación física de sus pies tocando el suelo, la sensación de que el aire entra en contacto con su piel, sintonice los sonidos que le rodean. Note lo que AHORA está sucediendo.

La conciencia del momento presente es la clave para incorporar VIDA de nuevo en tu vida.

6. Un poco de incomodidad lo mantiene alerta

En Occidente, vivimos en el regazo del lujo y la comodidad: automóviles con clima controlado, colchones de lujo tamaño king, estaciones de trabajo ergonómicas, cenas en microondas, sistemas de entretenimiento en el hogar.

Pero nuestro estilo de vida tiene un precio elevado. Nos hemos vuelto letárgicos, con sobrepeso, fuera de forma y desconectados de nosotros mismos y de la vida misma. Hemos perdido el brillo de nuestros ojos … nuestra pasión y entusiasmo por la vida.

Hace unos meses estuve en la India y tuve que hacer un viaje de 4 horas a otra ciudad. En lugar de tomar un taxi como suelo hacer, decidí viajar en autobús local.

Hacía calor, estaba polvoriento y estaba abarrotado. Los asientos eran duros, el camino lleno de baches. Hubo música a todo volumen durante todo el viaje.

¿Pero, sabes qué? Me bajé del autobús sintiéndome alegre y viva. Un poco de malestar es bueno para el alma.

Sal y mueve tu cuerpo. Camina al trabajo, usa las escaleras en lugar del ascensor, nada salvajemente, toma una ducha fría, pasa el rato en la naturaleza, sube una colina, baila bajo la lluvia, siente el viento en tu cara.

Dondequiera que sientas resistencia, ese es tu camino hacia la vitalidad.

Por qué los nómadas no están locos

“Las mejores cosas de la vida están del otro lado del miedo”. – Will Smith

La tendencia de la mayoría de la gente es construir un nido seguro y cómodo… y quedarse dormido allí. Te conformas con el trabajo que te chupa el alma y paga las cuentas, la relación que ya ha pasado su fecha de caducidad y te consuelas con unas vacaciones de dos semanas bajo el sol.

Se necesita valor para “volar el nido”, para salir de su zona de confort y seguir lo que se siente vivo y expansivo. Pero, aterrador o no, esto es a veces lo que se necesita para recuperar su VIDA.

Sentir el miedo y hacerlo de todos modos. El ser incondicionado, el pulso crudo de la vida dentro de ti, es salvaje, libre y vibrantemente vivo. Siempre busque riesgo, expansión y aventura.

8. Centrarse en las necesidades de los demás

“La felicidad no es tener mucho. La felicidad es dar mucho ”. El Buda

El ensimismamiento es un gran obstáculo para sentirse alegre y vivo. Crea una niebla densa que bloquea la luz de tu verdadera naturaleza.

Cuando eres egocéntrico, tu energía es pesada. Te desconecta de ti mismo, de los demás y de la vida misma. Cuanto más das, más alineado te vuelves con tu naturaleza intrínseca, que es dar libremente.

Esté siempre atento a las oportunidades de servir. Practica actos de bondad al azar.

Cómprale un café o un sándwich a una persona sin hogar. Deje que alguien vaya frente a usted en la caja. Ofrezca a una persona mayor su asiento en el autobús. Envíale a alguien una carta de agradecimiento. Sorpréndelos con flores o una caja de bombones. Dedique tiempo a recoger basura en el parque.

9. Vuelva a conectarse con su estado natural de alegría

Cuando ofrezco sesiones de prueba de meditación al público, siempre me sorprende que las personas que nunca antes han meditado a menudo experimenten una paz profunda la primera vez que lo prueban.

Incluso las personas profundamente infelices pueden experimentar la paz la primera vez que meditan.

¿Por qué es esto? Es porque, cuando el tráfico ruidoso de su mente ocupada se calma por un momento, puede vislumbrar lo que hay debajo. Tienes la oportunidad de experimentar la paz, la quietud y la conexión, los atributos de tu verdadera naturaleza.

Independientemente de lo que te diga la mente, no hay distancia entre tú y la paz, entre tú y la felicidad, entre tú y la vitalidad.

La alegría, la pasión y el profundo sentido de conexión que conociste de niño nunca te han abandonado. Los niños existen en estado natural. Perdiste tu conexión cuando tu verdadera naturaleza se envolvió en la niebla.

Dispersa la niebla de la complejidad, las creencias falsas y las elecciones de estilo de vida inútiles y descubrirás que todo lo que has estado buscando ha estado ahí todo el tiempo.

Aprende a meditar. Pase tiempo cada día sentado en silencio. Conéctese con el tesoro escondido dentro. Ahí es donde encontrarás todo lo que pensabas que faltaba en tu vida.

La alegría que buscas sigue ahí, justo donde la dejaste

Ser adulto puede ser bastante difícil.

Frente a una rutina aburrida y monótona, una pila interminable de facturas que pagar y demandas implacables de tiempo y energía, es muy fácil perder la alegría, la pasión y el entusiasmo por la vida.

Pero hay buenas noticias.

Lo que estás buscando está muy vivo dentro de ti. Todavía está allí, justo donde lo dejaste.

La alegría, la pasión y la vitalidad son atributos naturales de tu verdadera naturaleza. Los descubres quitando los elementos antinaturales como el ajetreo, el estrés y la complejidad.

Utilice los 9 consejos anteriores para ayudarlo a lograrlo. ¿Y nunca se sabe?

¡Es posible que se sorprenda haciendo un pequeño bailecillo furtivo en la fotocopiadora de la oficina!

by Richard Paterson. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario