Lluvias torrenciales dejan sin miel al Caribe

Allan Williams, de 32 años, es funcionario de extensión agrícola en San Vicente y las Granadinas. Además es un apicultor capacitado, que desde hace siete años se dedica a esa actividad por placer y ha sido testigo del impacto del cambio climático en el sector.

Colmenas urbanas para salvar a las abejas

La apicultura urbana puede contribuir a recuperar a las abejas, cuyo número desciende en todo el mundo desde hace años.
El ritmo de desaparición de las abejas ha aumentado en todo el planeta en los últimos años. Sin embargo, los ciudadanos pueden contribuir a combatir este grave problema ecológico y económico con la apicultura urbana. Cada vez más personas de todo el mundo montan una colmena urbana para producir miel, jalea real o cera de gran calidad, y de paso ayudar a estos insectos. Este artículo da cuenta de que la apicultura urbana puede ayudar a las abejas, enumera sus ventajas y explica cómo esta iniciativa se extiende por el mundo.

Histórico fallo de Consejo para la Transparencia confirma el fin al secreto sobre transgénicos

Señaló María Elena Rozas: “Esta es una decisión trascendente, porque termina con el secretismo impuesto por Monsanto y sus socios chilenos, sienta jurisprudencia y alienta la participación social en el debate sobre los transgénicos. Para las empresas, entre ellas la semillera de Erik y Ena von Baer, que han sido también parte del lobby de las citadas corporaciones, fue insostenible seguir defendiendo el secreto ante los perjuicios ya evidenciados en el caso de los apicultores cuya miel se contaminó con polen de maíz y soya transgénica. Las organizaciones y comunidades podrán ejercer libremente su derecho a saber la ubicación exacta de los cultivos transgénicos de exportación, para defender sus cultivos o actividades de la contaminación, resguardar las semillas y la soberanía alimentaria.”

Polen transgénico y abejas, mundos incompatibles

¿Hasta qué distancia se considera que viaja el enjambre desde su colmena para delimitar el perímetro de cultivos transgénicos susceptibles de contaminar la miel? ¿Se van a prohibir cultivos a determinados radios de las colmenas “libres de transgénicos”? ¿Quién se hace cargo de los daños? Por cada kg de miel y polen contaminados, ¿va a pagar Monsanto, los agricultores que libremente deciden sembrar maíz MON-810 o ambos? ¿Cómo se puede establecer el responsable específico en la contaminación en una zona donde cultivan maíz transgénico diversos agricultores? ¿Pagan todos?. La única manera real de evitar graves consecuencias para la apicultura es prohibir el cultivo de transgénicos