El origen de las guerras

La nueva doctrina nuclear de EE.UU. es un elemento de su nueva estrategia de seguridad. EE.UU. aumenta su presupuesto militar, da rienda suelta a la OTAN como gendarme global, y planifica ejercicios en una situación real en Irán para probar la eficiencia en la práctica de la iniciativa de Ataque Global Inmediato. Al mismo tiempo, Washington habla de un mundo totalmente libre de armas nucleares. En esencia, Obama pretende engañar al mundo hablando de una humanidad libre de armas nucleares, que serían sustituidas por otras sumamente destructivas, más idóneas para aterrorizar a los que dirigen a los Estados y lograr la nueva estrategia de impunidad total.

Energía nuclear, no gracias

Hiroshima, Nagasaki, nos recuerdan las atrocidades a las que pueden llegar los conflictos bélicos. Chernóbil, el peligro que entraña el tener acceso a una de las tecnologías más peligrosas que ha creado la humanidad. Ademas la producción de energía nuclear está directamente asociada a otro grave problema que es la minería de uranio. Por otra parte se sabe que los residuos nucleares son materiales altamente peligrosos que emiten una gran cantidad de radioactividad por miles de años. El contacto con estos por parte de cualquier ser vivo resulta letal. Los desechos nucleares son uno de los problemas más serios y no existen aun soluciones aceptables conocidas hasta la fecha.

El lobby nuclear al salvamento de Garoña

A pesar del rechazo generalizado de la población, el discurso en pro de la energía nuclear ha vuelto a reavivarse con motivo de la cada vez más palpable amenaza del cambio climático. Empresas de relaciones públicas, think tanks como la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) -que preside José María Aznar-, líderes de opinión entre los que se encuentran desde políticos hasta cierta parte de míticos personajes del movimiento ecologista y lobbies varios están tratando de mejorar la dañada imagen de estas fuentes energéticas.

Uranio, más allá del cambio climático

Hoy asistimos a una nueva embestida de la energía nuclear, sus promotores la sindican como la solución para que el mundo pueda seguir funcionando como una sociedad de consumo descontrolado, pese a todos los llamados de alerta de cierta parte de la comunidad científica conciente, el poder eco-suicida desoye los letales presagios de una industria que solo traerá muerte y desolación.

Recursos y Energía versus Cambio Climático

Conviene recordar que la energía fósil es el ahorro de la fotosíntesis de millones de años pero que ahora tan sólo una cuarta parte de la humanidad la agotará en un siglo. No hay energías alternativas capaces de suplir a estos yacimientos que nos aportan el 87% de la energía, pero sí hay soluciones, aunque forzadas: el ahorro, un nuevo modelo económico, un nuevo estilo de vida que propicie lo anterior y sobre todo una nueva cultura que nos enseñe a gestionar la demanda de los recursos y no la oferta.

Para entender el Siglo XXI: el cenit de la producción petrolera

Pensar las aglomeraciones humanas desde las innovaciones técnicas no arquitectónicas fue el aporte de Archigram y sus seguidores, pero en sus análisis no consideraron factores sociales, ambientales y energéticos. Y no los consideraron porque estos problemas aún no eran abordados de forma generalizada por el discurso académico, social y político, lo cual ocurrió, precisamente, a partir de la década de 1960.

¿Vuelve la energía nuclear?

Veinte años después de Chernobil, sólo el 12% de los europeos apoya el uso de la energía nuclear, cifra que en España se reduce al 4%, unos datos que deberán tener en cuenta los nuevos aprendices de brujo, empeñados en resucitar la energía nuclear, una fuente de energía cara, peligrosa e innecesaria.

Palomares: 37 Años de Radiación Nuclear

Cuando la salud humana puede estar comprometida lo único razonable es estudiar el origen de ese posible compromiso y no enterrarlo, como se hizo inadecuadamente con miles de toneladas de residuos radiactivos en Palomares a finales de los sesenta.