África Eco-Noticias

Cada vez menos jirafas en el mundo ¿qué están haciendo con ellas?

jirafas, extinción, cazería

Mientras la población de jirafas en estado salvaje se reduce drásticamente, la venta de productos hechos con sus pieles y huesos prospera.

En apenas 16 años, la población del animal con el cuello más largo de toda la fauna se ha reducido drásticamente de 140.000 a 80.000 ejemplares, según la Fundación para la Conservación de la Jirafa (CFG), debido a la pérdida de sus hábitats, el impacto de las guerras en los países africanos, los conflictos civiles, el furtivismo y las enfermedades.

De acuerdo con un informe de la Sociedad Humanitaria de Estados Unidos y sus afiliados internacionales, se importaron más de cuarenta mil partes de jirafas a Estados Unidos de 2006 a 2015 para convertirlas en almohadas, botas, mangos de cuchillos, cubiertas para Biblias y otros artículos caros.

La venta de estos productos es legal, pero la organización arguye que se requieren restricciones. Junto con otros grupos de defensa, ha solicitado al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos que brinde esa protección al incluir a las jirafas en la lista de las especies en peligro de extinción.

En 2016, un estudio realizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (IUCN) determinó que la población de jirafas a nivel mundial había disminuido drásticamente: de 150.000 a 100.000 desde 1985. Las jirafas se enfrentan a dos amenazas fundamentales: la pérdida de su hábitat y la caza furtiva de la gente local que quiere su carne.

jirafas, extinción, cazería

La caza de trofeos parece ser la fuente principal de los animales que llegan a Estados Unidos, pero no es lo que las conduce a la extinción, dijo Adam Peyman, director de operaciones y programas de vida silvestre para la Sociedad Humanitaria Internacional. Sin embargo, todos los mercados de productos derivados de jirafa ponen más presión sobre la especie. Incluirla en la lista especies en peligro de extinción estadounidense significaría que su importación, exportación y comercio internacional requerirían de un permiso del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, el cual debe decidir si la acción podría favorecer la supervivencia de la especie o no.

“No podemos permitir más presión para esta especie en medio de lo que los expertos han llamado una extinción silenciosa”, comentó. “Estos son productos que a la mayoría de las personas no le interesarían, pero creo que es importante concientizarlas acerca del hecho de que estas cosas se están vendiendo”.

Peyman afirma que los cazadores de trofeos suelen conservar la cabeza y parte del cuello de la jirafa para su uso personal y dejan el resto del animal en las manos del proveedor que organizó la caza para su venta.

El Safari Club International, que promueve los derechos de los cazadores y la conservación de la vida silvestre, mencionó en una declaración que “a pesar de la retórica que utilizan los medios, la caza legal regulada es una de las vías más eficaces para la conservación”. La declaración también hizo referencia al mismo estudio de 2016 de la IUCN, aunque para argumentar que las poblaciones de jirafas son más saludables en naciones como Angola, donde hay caza legal, y se han reducido vertiginosamente en Kenia, donde la caza es ilegal.

El público estadounidense en general está en contra de la caza mayor; una encuesta hecha en 2016 que reveló que el 86 por ciento se opone.

Un investigador que trabaja para la organización estadounidense de la sociedad se infiltró en veintiún sitios para rastrear las ventas de partes de jirafa y hablar con los vendedores.

El investigador descubrió que se vendía el cuerpo disecado de una jirafa joven por 7500 dólares, de acuerdo con la Sociedad Humanitaria, y una almohada fabricada con una cabeza intacta del animal con todo y pestañas.

Para los forros de Biblia que se venden por 400 dólares y las botas de un precio igual de elevado, se elimina el pelo de la piel, de manera que no sea evidente que la materia prima es una jirafa.

Un video extraído de la cámara escondida que llevaba el investigador mostraba al vendedor explicando que las jirafas tenían que ser asesinadas porque son agresivas y ponen en peligro las vidas y el sustento de los aldeanos africanos. No obstante, Peyman comentó que no había evidencia de que las jirafas pusieran en riesgo a las personas o los cultivos. Estos animales evolucionaron para alimentarse de hojas de árboles y no son agresivos, recalcó.

El estado actual de las jirafas

En la actualidad quedan solamente 80.000 individuos en libertad y otros 1.200 en instituciones zoológicas de todo el mundo, lo que equivale a apenas un 20% de la población de elefantes africanos. Para Julian Fennessy, director de la GCF, “la atención de las autoridades y los grupos conservacionistas se ha centrado preferentemente en los elefantes y rinocerontes en los últimos tiempos, lo cual está muy bien.

Sin embargo, no podemos olvidarnos de las jirafas, cuyo número se ha venido abajo en un periodo muy corto de tiempo“. La población de este rumiante africano ha caído en un 40% en la última década y aunque aparece en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) bajo la categoría de “riesgo menor”, la giraffe camelopardalis incluye dos subespecies, la jirafa nigeriana y la jirafa de Rothschild, que ahora han sido incluidas en la categoría de animales “en peligro”.

De la primera se estima que quedan 400 individuos y de la segunda, 1.100. “Si no tenemos cuidado, África perderá para siempre a uno de los animales más icónicos de su megafauna”, señaló Fennesy en el Día Mundial de la Jirafa, que se celebró por primera vez este pasado 21 de junio y al que se sumaron parques, ONGs y zoos de todo el mundo, entre ellos el Bioparc de Valencia, el Zoo Acuario de Madrid y Selwo Aventura de Málaga.

Ecoportal.net

Con información de:

https://www.nytimes.com/

https://www.muyinteresante.es/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario