invierno
Imagen de Dar1930 en Pixabay
ECO-NOTICIAS Europa

Con el invierno en Europa, el precio de la energía vuelve al banquillo

Durante las últimas semanas, varios países europeos han estado planificando paquetes de apoyo gubernamental para ayudar a los hogares a compensar el aumento del precio de la energía. 

En Francia, por ejemplo, unos 6 millones de hogares de menores ingresos se beneficiarán de un apoyo financiero adicional de 100 € este invierno, además de un cheque energético habitual entregado cada año. 

En Italia, el gobierno de Draghi está planificando un paquete de apoyo de 3.500 millones de euros que se entregará a un objetivo bastante genérico, unos 29 millones de empresas eléctricas nacionales. 

Finalmente, el gobierno de coalición liderado por los socialistas de España decidió eliminar por completo los impuestos a la energía y aplicar un impuesto provisional sobre las ganancias extraordinarias de las empresas de energía en un intento de reducir las facturas de electricidad de los hogares.

Ayuda de los estados

El problema es que, en muchos casos, los gobiernos han diseñado paquetes que llegan a una audiencia demasiado amplia, lo que favorece a los ricos e impacta fuertemente en las deudas públicas que ya están bajo presión después de la pandemia.

En algunos de estos países, se ha pronosticado que sin la ayuda del gobierno las facturas de energía podrían aumentar en más del 40%. Las razones detrás de las subidas de precios se encuentran en la rápida recuperación económica posterior al Covid-19, así como en un comienzo temprano del invierno en la mayor parte de Europa, que dejó las existencias de gas agotadas. Al mismo tiempo, la alta demanda de gas natural licuado (GNL) de Asia y una caída simultánea de los suministros de Rusia están contribuyendo en su parte.

Para ser claros: estos factores están causando el 80% del aumento del precio de la energía, pero no contribuyen al costo para las empresas de energía de comprar derechos de emisión (EU ETS). En cambio, representan “sólo” el 20% del aumento de precios, en contraste con lo que afirman algunos grupos euroescépticos.

Sin duda, existen importantes razones éticas y económicas para que los gobiernos intervengan. En primer lugar, es fundamental proteger a los consumidores de las subidas extremas de precios y garantizar que nadie tenga que elegir entre calentar o comer este invierno. En segundo lugar, la recuperación económica posterior a la pandemia debe continuar a un ritmo rápido y no debe verse frenada por los altos precios de la energía.

Por otro lado, es importante subrayar que estas intervenciones gubernamentales están en contradicción directa con el Pacto Verde Europeo, el conjunto de iniciativas políticas de la Comisión Europea con el objetivo general de hacer que Europa sea climáticamente neutral para 2050. De hecho, subvencionar ” La energía sucia ”como los combustibles fósiles, es un anatema para la transición verde perseguida como una prioridad clave contra el cambio climático por la mayoría de los países europeos. 

¿Energía verde llega 5 años tarde?

Frans Timmermans, el máximo funcionario de la UE a cargo del Green Deal, destacó muy claramente que los precios actuales de la energía plantean la obligación de acelerar el cambio a verde: “La ironía es que si hubiéramos tenido el Green Deal cinco años antes, no estaríamos en esta posición, porque entonces tendríamos menos dependencia del gas natural de combustibles fósiles “.

De hecho, si los picos de los precios de la energía demuestran una cosa, es nuestra excesiva dependencia de los combustibles fósiles y subraya la necesidad de una transición más rápida hacia las energías renovables.

Después de todo, subsidiar las energías marrones no solo no resuelve el problema estructural del precio de la energía, volatilidad y dependencia de fuentes contaminantes, pero también representa un riesgo para los responsables de la formulación de políticas climáticas en una pérdida de credibilidad antes de las conversaciones climáticas globales COP26 en Glasgow a finales de este año.

Los gobiernos deberían pensar en un conjunto alternativo de acciones para abordar el problema de la electricidad a corto y medio plazo sin invertir recursos excesivos en energías contaminantes. 

Para empezar, una prohibición de las desconexiones por falta de pago de las facturas de energía y permitir una mayor flexibilidad en los horarios de pago proporcionaría un alivio instantáneo a los consumidores. Monitorear el mercado para detener las prácticas no competitivas que están generando aumentos artificiales del precio de la energía también debería ser una prioridad clave para los reguladores. 

Además, ayudar a los consumidores a mejorar la eficiencia energética de sus hogares crearía un estímulo económico al tiempo que reduciría el consumo energético general, mientras que proporcionar incentivos para producir su propia energía (por ejemplo, a través de paneles solares) los haría consumidores menos sujetos a las tendencias del mercado energético. Finalmente,

¿Subsidios a los combustibles fósiles y energía verde?

No hay duda de que los Estados se enfrentan a una tarea extremadamente delicada y compleja, cuya resolución requiere una fuerte voluntad política y habilidad en un momento en el que todos los líderes europeos están centrados en las campañas de vacunación y la recuperación económica. 

Aun así, la pregunta central que debemos hacernos sigue siendo: ¿cómo pueden ser compatibles los subsidios a los combustibles fósiles y la transición a la energía verde? El conflicto entre el crecimiento económico y la protección del medio ambiente implica complejas argumentaciones para ambas partes. 

Lo que los gobiernos deben tener en cuenta en esta etapa es que la preservación del planeta es un imperativo mayor que requiere coherencia, decisiones audaces y medidas concretas.

En el caso que nos ocupa: brindar ayuda económica específica solo a quienes realmente la necesitan y por un período de tiempo limitado, sabiendo que es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente porque se acercan rápidamente varias elecciones presidenciales.

Por Elia Rossi. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Elia Rossi

Elia trabaja en negocios como experta en estrategia y escribe artículos y ensayos sobre política, negocios, medio ambiente y temas sociales. Sus últimos trabajos aparecieron en Foreign Affairs, Harvard Business Review, Columbia Journal of International Affairs y Harvard International Review.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Elia Rossi

Elia trabaja en negocios como experta en estrategia y escribe artículos y ensayos sobre política...