Nuestra piel sufre por los fenómenos meteorológicos extremos

Los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes en todo el mundo a medida que cambia el clima y empezamos a sentirlo en nuestra piel.

Los investigadores que examinaron 200 estudios publicados sobre los impactos de los fenómenos meteorológicos extremos en la salud de la piel descubrieron que muchas enfermedades de la piel son sensibles al clima. Descubrieron que las inundaciones, los incendios forestales y las olas de calor extremas representan amenazas para la salud dermatológica mundial.

“Nos sorprendió la amplitud de los impactos que tienen los fenómenos meteorológicos extremos en las enfermedades de la piel”, dice Eva Rawlings Parker, médica del Departamento de Dermatología del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en los Estados Unidos y autora principal del estudio .

Las inundaciones, por ejemplo, pueden causar no solo heridas graves, sino también infecciones bacterianas y fúngicas de la piel. “La dermatitis de contacto es otra consecuencia común de las inundaciones, ya que el agua de la inundación a menudo está contaminada con pesticidas, aguas residuales, fertilizantes y productos químicos”, señalan los científicos.

Mientras tanto, la exposición al humo de los incendios forestales “puede desencadenar dermatitis atópica (eczema) en adultos sin diagnóstico previo, y puede desencadenar o exacerbar el acné”, dicen.

El calor afecta a nuestra piel

La piel juega un papel fundamental en la regulación de la temperatura corporal, pero las olas de calor prolongadas pueden comprometer gravemente esta capacidad y provocar un golpe de calor y la muerte.

“Muchas dermatosis inflamatorias crónicas también se exacerban con el calor. Las enfermedades infecciosas pueden ser estacionales, y el calor y la humedad aumentan el riesgo de infecciones cutáneas comunes causadas por patógenos bacterianos, fúngicos y virales”, explican los científicos.

Los eventos de calor extremo pueden tener otros efectos, como obligar a las personas sin aire acondicionado a pasar más tiempo al aire libre, donde pueden estar más expuestos a la contaminación del aire, la radiación ultravioleta y los insectos portadores de enfermedades.

Los niños, las mujeres embarazadas, las personas mayores, las personas con inmunidad comprometida y las personas de bajos ingresos están especialmente en riesgo de sufrir afecciones de la piel relacionadas con el clima, dicen los científicos.

“El calor extremo es un riesgo ocupacional de primera línea para los trabajadores manuales y los trabajadores migrantes. Los fenómenos meteorológicos extremos contribuyen a la migración a gran escala”, escriben los investigadores.

“De particular preocupación es la propagación de enfermedades transmisibles e infecciosas y virus transmitidos por vectores. Las personas sin hogar están plagadas de tasas más altas de enfermedades de la piel sensibles al clima y altamente morbosas”, explican.

Los hallazgos son preocupantes

Las olas de calor y las inundaciones son cada vez más comunes en todo el mundo. “Este año ha estado marcado por olas de calor históricas y mortales en América del Norte, Europa y Asia; inundaciones devastadoras en los Estados Unidos, Pakistán y Australia; sequía y hambruna en Somalia y Madagascar; e incendios forestales en el oeste de EE. UU., Rusia, Argentina y en toda Europa”, observa el Dr. Parker.

“Los médicos, los legisladores, los defensores del medio ambiente y los investigadores de todo el mundo deben ser muy conscientes de las alteraciones actuales y futuras que el cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos plantean para la salud humana”, subraya.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Recibir Notificaciones OK No gracias