sidra de fuego, fire cider, antibacteriana, gripes, resfrios, digestiva, vinagre de manzana, pimienta, picante, circulatorio
SALUD

“Sidra de fuego”, la bebida antibacteriana de moda

La sidra de fuego, cuyo nombre en inglés es “fire cider” o “fire tonic”, es una bebida fría de sabor picante que activa la circulación, fortalecer el sistema inmune, resulta digestiva y antiinflamatoria. Se la elabora con ingredientes naturales y resulta es un remedio especialmente eficaz contra gripes y resfríos.

La presencia del jengibre, el ajo y la cebolla entre sus ingredientes, hacen de esta bebida un excelente antibacterial y circulatorio natural.

Se suma a la receta el vinagre de manzana y la miel que estimulan la digestión y el rábano, cuyo picante ayuda a limpiar los senos paranasales y prevenir las infecciones que pueden resultar dolorosas como la sinusistis.

Gracias a la combinación de ingredientes, el “fire cider” es un remedio natural complementario para tratar los síntomas de la gripe y los resfriados y puede prepararse de manera fácil en casa.

sidra de fuego, fire cider, antibacteriana, gripes, resfrios, digestiva, vinagre de manzana, pimienta, picante, circulatorio

De dónde proviene la “fire cider”

En la década de 1970, la herborista Rosemary Gladstar creó esta fórmula específica con ingredientes que ya eran utilizados para tratar gripes y resfríos.

La receta de Gladstar se puede modificar para adaptarlas a los propios gustos o ingredientes disponibles en casa.

Receta básica

En lo posible, los ingredientes que la componen deben ser de origen orgánico, sino los consigues, resultará bien igual.

Será necesario un frasco o botella de vidrio con buena tapa.

Ingredientes (para un tarro o botella de 1,5 L):

  • 150 g de rábano rusticano o picante
  • 75 g de jengibre
  • 1 cebolla grande
  • 10 dientes de ajo
  • 2 jalapeños
  • Aproximadamente 1L de vinagre de manzana
  • Miel
  • Sal marina rosada del Himalaya: aproximadamente ¼ de cucharada
  • 1 limón o naranja ecológico (opcional)
  • Especias como cúrcuma, tomillo, romero, cayena o pimienta negra (opcional)
  • Rodajas de naranja (opcional)

También necesitarás los siguientes utensilios:

  • Un frasco de vidrio esterilizado con tapa con cierre a presión (con abrazadera metálica tipo gaseosa). No uses una tapa de metal pues el ácido acético puede atacar el material.

Elaboración:

  1. Lava los ingredientes y pela el jengibre, el rábano rusticano, la cebolla y los dientes de ajo.
  2. Ralla el rábano picante y el jengibre, y picar la cebolla y los dientes de ajo.
  3. Pica finamente los jalapeños. Después de cortar este ingredientes es mejor que te laves las manos, porque si te tocas los ojos o la boca con las manos de cortar los jalapeños te puedes irritar. Si no te gusta tanto el picante, puedes omitir los jalapeños o usar un poco de pimienta de cayena en su lugar.
  4. Prepara un frasco de vidrio limpio con una tapa hermética y coloca en el todos los ingredientes excepto el vinagre y la miel
  5. Una vez tengas todos los ingredientes en el tarro, llena el frasco con vinagre de manzana hasta que esté unos centímetros por encima de los ingredientes. En lo posible usa un vinagre sin pasteurizar turbio ecológico con una acidez aproximada del 5%.
  6. Si ves que los ingredientes flotan en la superficie, coloca un trozo de papel de hornear encima y pon algo pesado encima (por ejemplo, un vasito de vidrio o piedra limpia).
  7. Antes de cerrar, revuelve vigorosamente todos los ingredientes para mezclarlos bien entre si.

La “fire cider” tiene que reposar durante cuatro semanas a temperatura ambiente en un lugar oscuro, fresco y seco. Agita el frasco cada dos días.

Después de cuatro semanas, puedes pasar la sidra por un filtro o colador y agregar la suficiente cantidad de miel para mejorar su sabor. Luego vierte el líquido en una botella. Puedes reutilizar los ingredientes sólidos en una sopa o en un salteado de verduras.

Mantener la “fire cider” refrigerada. Se puede mantener por un mes.

Cómo dosificar la “frie cider”

Tomar un vasito de chupito (unas dos cucharadas soperas) todos los días durante la temporada de frío para prevenir la gripe y los resfriados.

Si ya aparecieron los primeros síntomas de un resfriado, esta dosis se debe dividir en dos o tres porciones más pequeñas a lo largo del día.

Como la sidra de fuego es ácida, puede resultar agresiva con el esmalte dental. Para protegerlo, puedes diluir la sidra en agua tibia o jugo de manzana.

También puedes utilizarla como aderezo de ensalada y otros platos, como las verduras al vapor o arroces. También se puede emplear para marinar el tofu o para agregarlo a una sopa, como último paso de la preparación, sin hervirlo.

Ecoportal.net

Fuente

Acerca del Autor

Claudina Navarro Walter

Periodista especializada en salud natural y ecología y fisioterapeuta.
Diplomada en Fisioterapia por la Escuela Universitaria Gimbernat y miembro del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Claudina Navarro Walter

Periodista especializada en salud natural y ecología y fisioterapeuta. Diplomada en Fisioterapia...