Bosques
Imagen de M. Maggs en Pixabay
Arboles Biodiversidad TEMAS

Por la crisis climática, los bosques del mundo son más cortos y más jóvenes

La descomposición climática y la tala masiva de árboles han hecho que los bosques del mundo sean significativamente más cortos y más jóvenes en general, según un análisis. 

Se espera que la tendencia continúe, dicen los científicos, con consecuencias preocupantes para la capacidad de los bosques de almacenar carbono y mitigar la emergencia climática y para la vida silvestre en peligro de extinción que depende de bosques antiguos y ricos. 

El análisis de más de 150 estudios previos encontró que la tasa de mortalidad de los árboles ha aumentado, duplicándose en América del Norte y aumentando significativamente en la Amazonía, por ejemplo. El impacto de la destrucción del bosque había reducido el área del bosque antiguo en un tercio desde 1900, dijeron los investigadores.

Pero el aumento de las temperaturas causado por el calentamiento global también reduce el crecimiento y aumenta la muerte de los árboles al limitar la fotosíntesis y causar estrés. Además, las altas temperaturas, la sequía, los fuertes vientos de tormenta y las plagas y enfermedades afectan más a los árboles viejos y están en aumento.

Nuevos estudios sobre los bosques del mundo

Tom Pugh, científico de la Universidad de Birmingham, Reino Unido, dijo: “Nuestro estudio revisa la creciente evidencia de que el cambio climático está acelerando la mortalidad de los árboles, empujando cada vez más a los bosques del mundo a ser más jóvenes y más cortos”.

“Se han vuelto cada vez más pequeños y más jóvenes durante el siglo pasado, principalmente debido a los efectos del cambio en el uso de la tierra por parte de los humanos y disturbios como incendios forestales y brotes de insectos y sequías. Estas son cosas que están aumentando en frecuencia y gravedad», agregó.

Hubo excepciones, dijo Pugh, como los bosques en latitudes altas: «Pero en un mundo que generalmente es más cálido, más del mundo estará cubierto por bosques que generalmente son más cortos».

«En los últimos cien años hemos perdido muchos bosques viejos», dijo Nate McDowell, del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico del Departamento de Energía de EE. UU, quien dirigió el análisis. “Han sido reemplazados en parte por no bosques y en parte por bosques jóvenes. Esto tiene consecuencias en la biodiversidad, la mitigación climática y la silvicultura”, explicó.


La investigación, publicada en la revista Science a incluido el análisis de datos satelitales sobre el cambio en el uso de la tierra, estimó que la tala humana de árboles había reducido el área forestal total en un 12% desde 1900. La proporción de bosques viejos, de más de 140 años, cayó del 89% al 66% en ese tiempo. La falta de datos significaba que los investigadores no podían hacer una estimación precisa de cuánto más cortos se habían vuelto los bosques.

El aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera podría aumentar el crecimiento de los árboles, pero los investigadores dijeron que esto parecía ocurrir solo en bosques más jóvenes con abundantes nutrientes y agua. Sin embargo, la mayoría de los bosques tienen nutrientes y agua limitados, lo que reduce drásticamente los beneficios del dióxido de carbono para los árboles.

Pugh dijo que la gran mayoría de los bosques en el Reino Unido y Europa eran ejemplos de bosques poco naturales y jóvenes. «No son de la talla que muchos de esos bosques habrían sido antes de que los humanos los cambiaran fundamentalmente cosechando a intervalos regulares y plantando nuevas especies, en algunos casos monocultivos», dijo.

El profesor Tom Crowther, de la Universidad ETH Zurich en Suiza y no forma parte del equipo de análisis, dijo que el estudio era extremadamente importante: “Durante mucho tiempo, los científicos han predicho que niveles elevados de CO 2  y el calentamiento aumentará el almacenamiento de carbono en los bosques que ayuden a compensar el cambio climático. Pero este estudio se suma a la creciente preocupación de que estos factores, junto con la perturbación humana, de hecho puedan estar disminuyendo la cantidad de carbono almacenado en estos ecosistemas.

«Pero también sugiere que, si podemos proteger los bosques que ya tenemos y permitirles crecer hasta la madurez, existe un gran potencial para que capturen una gran cantidad de carbono adicional», dijo.


El profesor Simon Lewis, del University College London, dijo: “Debido a que el bosque antiguo se está perdiendo, en promedio, en todo el mundo, los bosques son cada vez más cortos y más jóvenes. Sin embargo, en contra de esto, y lo que los investigadores no destacan es que dentro de muchos bosques antiguos está sucediendo lo contrario.

“Los bosques tropicales y boreales intactos del mundo son importantes a nivel mundial como sumideros de carbono, y se están haciendo más grandes. Los bosques del mundo actualmente desaceleran el cambio climático, y aunque las tendencias futuras de mortalidad podrían revertir esto, las ideas en el nuevo informe no cambian lo que el mundo necesita hacer: estabilizar el clima al reducir rápidamente las emisiones de combustibles fósiles a cero y proteger los bosques del mundo».

Pugh dijo que el análisis de las condiciones cambiantes en todo el mundo también tenía implicaciones para proteger los bosques. «Cuando piensas en términos de conservación, puede ser bastante conmovedor», dijo. «Podría estar tratando de preservar un ecosistema forestal que fundamentalmente no puede seguir existiendo de la forma en que ha existido en el pasado».

Por Damian Carrington. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Puedes apoyar nuestro trabajo