Fondo del océano
Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay
Calentamiento global Cambio Climático TEMAS

Las temperaturas del fondo de los océanos están aumentando por el calentamiento global

El planeta se ha estado calentando y ha sido la superficie de nuestros océanos la que ha absorbido gran parte del exceso de temperatura en la atmósfera. Sin embargo, no es solo la superficie del agua la que se ha estado calentando, dicen los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en los Estados Unidos.

El calor de la atmósfera, explican, parece haberse irradiado hacia las capas más profundas de los océanos hasta el fondo marino en algunas áreas del Océano Atlántico. En otras palabras, ahora se puede detectar el calentamiento global incluso en el fondo del océano.

Los científicos llegaron a esta conclusión al analizar una década de registros de temperatura de dispositivos anclados a cuatro profundidades en la cuenca argentina frente a la costa de Uruguay en el Atlántico. Las profundidades promediaron 3.682 metros con la menor a 1.360 metros y la más profunda a 4.757 metros.

Dondequiera que miraron, los científicos observaron una tendencia de calentamiento de 0.02 a 0.04 grados Celsius durante una década entre 2009 y 2019, que señalan que es “una tendencia de calentamiento significativa en las profundidades del mar, donde las fluctuaciones de temperatura generalmente se miden en milésimas de grado”.

Sin embargo, todavía se comprende poco qué impulsa esta tendencia de calentamiento profundo bajo el agua.

“En años pasados, todo el mundo solía asumir que el océano profundo estaba inactivo. No hubo movimiento. No hubo cambios”, dijo Chris Meinen, oceanógrafo de NOAA, en un comunicado sobre los hallazgos. “Pero cada vez que miramos, encontramos que el océano es más complejo de lo que pensamos”.

Los científicos de todo el mundo han estado monitoreando la capa superior de los océanos, hasta una profundidad de 2.000 metros, muy de cerca para detectar fluctuaciones en la temperatura en el programa internacional llamado Sistema Global de Observación de los Océanos.

“Los dispositivos llamados flotadores Argo que se hunden y se elevan en la parte superior del océano, flotando en las corrientes oceánicas, proporcionan un rico tesoro de datos continuos sobre la temperatura y la salinidad. Sin embargo, las profundidades marinas son de difícil acceso y caras de estudiar”, señalan los científicos de la NOAA.

Debido a los desafíos involucrados, los científicos toman lecturas de temperatura cerca del lecho marino bajando un instrumento de un barco solo una vez cada 10 años, lo que limita su comprensión de los cambios diarios en la mitad inferior del océano.

Fue casi por accidente que el equipo de NOAA se dio cuenta de las fluctuaciones de temperatura en la profundidad del Atlántico. El equipo ha estado trabajando en un estudio a largo plazo sobre las corrientes oceánicas en el fondo marino con la ayuda de cuatro dispositivos amarrados en el fondo de la cuenca argentina.

Recientemente, los científicos se dieron cuenta de que un sensor de temperatura integrado en los sensores de presión de los instrumentos para estudiar las corrientes también había estado recopilando datos de temperatura por hora, que luego se dispusieron a analizar. “Así que volvimos y calibramos todos nuestros datos horarios de estos instrumentos y reunimos lo que es esencialmente un registro horario continuo de 10 años de temperatura a un metro del lecho marino”, dice Meinen.

En las dos profundidades menos profundas de 1360 y 3535 metros donde se midieron los cambios de temperatura, descubrieron fluctuaciones mensuales de hasta 1 Celsius. A profundidades por debajo de los 4.500 metros, las fluctuaciones de temperatura fueron menos pronunciadas, pero incluso aquí los cambios siguieron un patrón anual de acuerdo con los cambios de estación sobre el agua.

“La temperatura promedio en los cuatro lugares aumentó en el transcurso de la década, pero el aumento de alrededor de 0.02 grados Celsius por década solo fue estadísticamente significativo a profundidades de más de 4.500 metros”, señalan los científicos. La tarea ahora es comprender mejor cómo los cambios de temperatura en las profundidades del mar podrían afectar las temperaturas de la superficie, ya que los océanos absorben gran parte del exceso de calor en la atmósfera, añaden.

“Estamos tratando de construir un mejor sistema global de observación de los océanos para que en el futuro podamos hacer mejores predicciones meteorológicas”, explica Meinen. “Por el momento, no podemos ofrecer pronósticos estacionales realmente precisos, pero es de esperar que, a medida que obtengamos mejores capacidades de predicción, podamos decirles a los agricultores del Medio Oeste que será una primavera húmeda y es posible que desee plantar sus cultivos en consecuencia”.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Daniel T Cross

Daniel T Cross, es un escritor y editor experimentado que ha trabajado para varios periódicos y revistas prominentes en todo el mundo, incluidos The Christian Science Monitor, The Washington Post, The National Post, The Guardian, The Jerusalem Report, The South China Morning Post, The Bangkok Post y The Sydney Morning Herald. Como periodista, ha cubierto numerosos temas ambientales en profundidad.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Daniel T Cross

Daniel T Cross, es un escritor y editor experimentado que ha trabajado para varios periódicos y...