cambio climatico
Cambio Climático TEMAS

Cambio climático 10 veces más rápido que en los últimos 65 millones de años

El planeta está experimentando uno de los mayores cambios en el clima desde que los dinosaurios se extinguieron, pero lo que podría ser aún más preocupante para los humanos, las plantas y los animales es la velocidad del cambio.

Los científicos del clima de la Universidad de Stanford advierten que la tasa de cambio probable durante el próximo siglo será al menos 10 veces más rápida que cualquier cambio climático en los últimos 65 millones de años.

Si la tendencia continúa a su ritmo rápido actual, ejercerá un estrés significativo en los ecosistemas terrestres de todo el mundo, y muchas especies necesitarán hacer adaptaciones conductuales, evolutivas o geográficas para sobrevivir.

Aunque algunos de los cambios que experimentará el planeta en las próximas décadas ya están «integrados en el sistema», la forma en que se vea el clima a fines del siglo XXI dependerá en gran medida de cómo respondan los humanos.

Los hallazgos provienen de una revisión de la investigación climática realizada por Noah Diffenbaugh, profesor asociado de ciencias del sistema terrestre ambiental, y Chris Field, profesor de biología y de ciencias del sistema terrestre ambiental y director del Departamento de Ecología Global de la Institución Carnegie.


El trabajo es parte de un informe especial sobre el cambio climático en la edición actual de la revista Science.

El profesor Diffenbaugh y el profesor Field, ambos becarios del Instituto para el Medio Ambiente de Stanford Woods, realizaron una revisión específica pero amplia de la literatura científica sobre los aspectos del cambio climático que pueden afectar los ecosistemas, e investigaron cómo se comparan las observaciones y proyecciones recientes para el próximo siglo con los eventos pasados en la historia de la Tierra.

Por ejemplo, el planeta experimentó un aumento de temperatura de cinco grados centígrados hace 20,000 años, cuando la Tierra emergió de la última edad de hielo. Este es un cambio comparable a la gama alta de las proyecciones para el calentamiento durante los siglos XX y XXI.

El registro geológico muestra que, hace 20,000 años, a medida que la capa de hielo que cubría gran parte de América del Norte retrocedía hacia el norte, las plantas y animales recolonizaron áreas que habían estado bajo hielo. A medida que el clima seguía calentándose, esas plantas y animales se movieron hacia el norte, a climas más fríos.

«Sabemos por los cambios pasados que los ecosistemas han respondido a algunos grados de cambio de temperatura global durante miles de años», dijo el profesor Diffenbaugh.


«Pero la trayectoria sin precedentes en la que estamos ahora está obligando a que ese cambio ocurra durante décadas. Eso es un orden de magnitud más rápido, y ya estamos viendo que algunas especies son desafiadas por esa tasa de cambio», explicó el científico.

Algunas de las pruebas más sólidas de cómo el sistema climático global responde a los altos niveles de dióxido de carbono proviene de estudios paleoclimáticos.

Hace cincuenta y cinco millones de años, el dióxido de carbono en la atmósfera se elevó a un nivel comparable al actual. El Océano Ártico no tenía hielo en el verano, y la tierra cercana era lo suficientemente cálida como para soportar caimanes y palmeras.

Diffenbaugh sostuvo que «hay dos diferencias clave para los ecosistemas en las próximas décadas en comparación con el pasado geológico. Uno es el rápido ritmo del cambio climático moderno. La otra es que hoy existen múltiples factores estresantes humanos que no estaban presentes hace 55 millones de años, como la urbanización y la contaminación del aire y el agua».

El profesor Diffenbaugh y el profesor Field también revisaron los resultados de dos docenas de modelos climáticos para describir los posibles resultados climáticos desde el presente hasta el final del siglo.

En general, se espera que los fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor y las fuertes lluvias, se vuelvan más severos y frecuentes.

Por ejemplo, los investigadores señalan que, con las emisiones continuas de gases de efecto invernadero en el extremo superior de los escenarios, las temperaturas anuales en América del Norte, Europa y Asia Oriental aumentarán de dos a cuatro grados centígrados para 2046-2065.

Con esa cantidad de calentamiento, se espera que el verano más caluroso de los últimos 20 años ocurra cada dos años, o incluso con más frecuencia.

Para fines de siglo, si las emisiones actuales de gases de efecto invernadero no se controlan, las temperaturas en el hemisferio norte se inclinarán entre 5.0 ° C y 6.0 ° C más que los promedios actuales. En este caso, el verano más caluroso de los últimos 20 años se convierte en la nueva norma anual.

«No es fácil intuir el impacto exacto del calentamiento anual de las temperaturas en 6.0 ° C, pero esto presentaría un clima novedoso para la mayoría de las áreas terrestres”, dijo el profesor Diffenbaugh.

«Dado el impacto que ese tipo de estaciones tiene actualmente en los bosques terrestres, la agricultura y la salud humana, es probable que veamos un estrés considerable debido a las condiciones de calor extremo», agregó

Según Diffenbaugh, la variedad de proyecciones climáticas ofrecidas en el informe podría informar a los responsables de la toma de decisiones sobre los riesgos que representan los diferentes niveles de cambio climático para los ecosistemas.

«No hay duda de que un clima en el que cada verano es más cálido que el más cálido de los últimos 20 años plantea riesgos reales para los ecosistemas de todo el mundo», sentenció el científico.

«Sin embargo, hay oportunidades para disminuir esos riesgos, al tiempo que se garantiza el acceso a los beneficios del consumo de energía», cerró.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Contamos con el apoyo de

Ecosuitcaves

Puedes apoyar nuestro trabajo