Microplásticos
Contaminación Microplásticos TEMAS

Los microplásticos, una seria amenaza que se acumula en el fondo marino

Muchas de las mayores amenazas para nuestra salud vienen en forma de microbios invisibles, siendo el último ejemplo el coronavirus novedoso que se originó en Wuhan, China. Lo mismo ocurre con la salud del medio ambiente: los microplásticos imperceptiblemente pequeños pueden presentar serios riesgos para los ecosistemas tanto en tierra como en agua.

Sin embargo, los microplásticos han estado saturando la naturaleza en un grado alarmante. Soplados por los vientos, estas pequeñas partículas incluso han llegado a la cima de las montañas. Impulsados ​​por las corrientes oceánicas y facilitados por la gravedad, también se han depositado en el fondo de los océanos.

Recientemente, un equipo de investigadores de la Scripps Institution of Oceanography descubrió que podría haber un millón de veces más piezas de plástico en el océano de lo que se pensaba anteriormente. Según sus nuevas estimaciones, el agua del océano contiene hasta 8,3 millones de piezas de mini-microplásticos por metro cúbico, que es de cinco a siete órdenes de magnitud más que las estimaciones anteriores.

«Durante años hemos estado haciendo estudios de microplásticos de la misma manera, utilizando una red para recolectar muestras», explicó una de las investigadoras, Jennifer A. Brandon. «Pero algo más pequeño que esa malla de red se ha escapado».

Ahora viene más prueba de que la contaminación microplástica ha alcanzado niveles endémicos en los océanos. Una nueva investigación realizada por un equipo internacional de científicos ha encontrado que se han formado hasta 1,9 millones de piezas de plástico en una capa delgada en solo 1 metro cuadrado en ciertos puntos del fondo marino.


Este es uno de los niveles más altos de contaminación microplástica jamás registrado en el agua del océano. Según los científicos, estos microplásticos depositados en el fondo marino provienen principalmente de fibras que se utilizan en textiles y prendas de vestir. Estas partículas son ampliamente dejadas sin filtrar por las plantas de tratamiento de aguas residuales domésticas, desde donde ingresan a los ríos y océanos, extendiéndose por todas partes.

Los científicos también han demostrado que las corrientes cercanas al fondo del océano, conocidas como corrientes termohalinas cercanas al lecho, juegan un papel importante en la forma en que los microplásticos se desplazan hacia el fondo marino. «Se sabe que estas corrientes suministran oxígeno y nutrientes a los bentos de las profundidades del mar, lo que sugiere que los puntos críticos de biodiversidad de las profundidades marinas también pueden ser puntos críticos de microplásticos», explican los investigadores.

Estas corrientes submarinas pueden conducir a la acumulación de microplásticos en grandes cantidades en sedimentos en puntos críticos de microplásticos submarinos seleccionados. Estos puntos calientes de aguas profundas son los equivalentes de los parches de basura gigantes que flotan como enormes ojos en la superficie de los océanos impulsados ​​por las corrientes superficiales.

«Casi todo el mundo ha oído hablar de los infames ‘parches de basura’ de plástico flotante en el océano, pero nos sorprendió la alta concentración de microplásticos que encontramos en el fondo marino», dice Ian Kane, geólogo de la Universidad de Manchester y autor principal del nuevo estudio.

“Descubrimos que los microplásticos no están distribuidos uniformemente en el área de estudio; en cambio, se distribuyen por poderosas corrientes del fondo marino que las concentran en ciertas áreas”, agrega Kane.


Las corrientes de aguas profundas cumplen una función clave en el transporte de oxígeno y nutrientes desde la superficie hasta el fondo marino, donde a menudo prosperan ecosistemas únicos. Sin embargo, ahora también están ayudando a la acumulación de pequeñas partículas de plástico en el fondo del océano, lo que seguramente interferirá con las formas de vida marina allí. Los efectos de la contaminación plástica masiva en el fondo de los océanos aún no se han estudiado y entendido completamente.

«Es lamentable, pero el plástico se ha convertido en un nuevo tipo de partícula de sedimento, que se distribuye a través del fondo marino junto con arena, barro y nutrientes», lamenta Florian Pohl, científico del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Durham en el Reino Unido.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Contamos con el apoyo de

Ecosuitcaves

Puedes apoyar nuestro trabajo