Planeta Azul en perspectiva: Mensaje de alborada

Por ahora, sólo en este gran Jardín están los recursos y las posibilidades suficientes ... “para satisfacer (con holgura) las necesidades (requerimientos) de todos, mas NO la avaricia (codicia) de todos”, según lo enseña El Mahatma Ghandi. Esta afirmación tiene como referencia interpretativa la existencia de la potencialidad real del planeta para proporcionar los ocho mil huevos, los cien sacos de papas, las tres reses vacunas o las cincuenta ovejas, los mil quinientos kilos de pollo o de pescado, las cinco mil barras de pan (50 sacos de maíz) y los mil quinientos kilogramos de vegetales que cada ser humano presuntamente requiere (en unos 70 años de vida) para su sustento. Esto es sólo factible dentro del proceso general de defensa y fomento democrático de la seguridad alimentaria, así como del impulso de una agricultura cualitativa y cuantitativamente sustentable; es decir, de razonable rendimiento y libre de venenos y de todo cuanto pueda perturbar las condiciones de calidad de la salud.

Por Celestino Flores

Por ahora, sólo en este gran Jardín están los recursos y las posibilidades suficientes … “para satisfacer (con holgura) las necesidades (requerimientos) de todos, mas NO la avaricia (codicia) de todos”, según lo enseña El Mahatma Ghandi. Esta afirmación tiene como referencia interpretativa la existencia de la potencialidad real del planeta para proporcionar los ocho mil huevos, los cien sacos de papas, las tres reses vacunas o las cincuenta ovejas, los mil quinientos kilos de pollo o de pescado, las cinco mil barras de pan (50 sacos de maíz) y los mil quinientos kilogramos de vegetales que cada ser humano presuntamente requiere (en unos 70 años de vida) para su sustento. Esto es sólo factible dentro del proceso general de defensa y fomento democrático de la seguridad alimentaria, así como del impulso de una agricultura cualitativa y cuantitativamente sustentable; es decir, de razonable rendimiento y libre de venenos y de todo cuanto pueda perturbar las condiciones de calidad de la salud.


“La Naturaleza toda no es más que un libro con el que Dios habla a los Hombres de las verdades superiores”…- Angel Chiclana Cardona, Prólogo de la Divina Comedia

Amigos del Planeta Tierra y del Universo, Hijos de la Humanidad, es propicia esta grandiosa alborada del Siglo XXI y del Tercer Milenio de la universal cristiandad para hacerle un crítico (reflexivo) homenaje al Planeta del sistema solar que nos sirve de Hábitat. Como acto de humildad entendemos como una esencialidad reconocer e internalizar definitivamente que fuera de la Tierra no hay todavía, en la inmensidad del Universo conocido, alternativa posible para la Vida en la dimensión y profusión en que nos es familiar (cotidiana). La diversidad de estudios y trabajos que se presentan en compendios de todo ayudan a entender tales afirmaciones…

La Tierra es el Planeta Azul, color que simboliza la salud y la fortaleza de la Vida. Es el Planeta del Agua, Esencia de la Vida. Nuestra Tierra debemos reconocerla y exaltarla como el único cuerpo celeste que tiene Agua líquida en abundancia. El Agua se nos expresa en forma de mares, océanos, lagos, sistemas fluviales, manantiales cristalinos que dentro de cualquier dimensión funcional le dan firmeza a la Ecosfera con la diversidad de Ecosistemas que la componen. Las interacciones inigualables de todos los Ecosistemas integrantes de la Ecosfera reafirman la insustituible posibilidad de gerenciar, dirigir positivamente y garantizar la conservación, mejora y protección de lo que pudiéramos llamar el milagro de la vida.

Hasta donde alcanza nuestra documentación, desde la pasada década de los noventa se ha convenido en que el 22 de abril sea el DÍA MUNDIAL DE LA TIERRA (Gaia) como gran Maternidad Universal, y el 22 de marzo sea el DIA MUNDIAL DEL AGUA. En esta dirección se trabaja y trabajamos en Sucre, Venezuela y el mundo con gran esmero, dedicación y voluntad ambientalista, puesto que podemos vivir sin petróleo, y sin cualquier mineral convencional, pero no podemos vivir sin agua.

Lya Imber de Coronil señaló hace algunos años que el agua es más importante que el petróleo, lo cual debemos considerar como una expresión proverbial ante la realidad de ser un país petrolero, sin estimación particular por las fuentes de agua: esencia y morada de la vida al mismo tiempo.

Es el décimo año del Tercer Milenio, y con él vamos entrando activamente a una era de grandes bicentenarios de nuestra grandiosa gesta de vida republicana, espacio temporal propicio para reafirmar la convivencia, la solidaridad, la cooperación, la fraternidad, así como el intercambio positivo de ideas y afectos.

En realidad, se trata de una etapa inicial históricamente estimulantes de acercamiento mutuo, de manera fraternal, altruista y cada vez más solidarios para fortalecer la acción y voluntad de trabajo. El supremo propósito consiste en contribuir con determinación y bondad pedagógica con el fomento y la expansión de la Educación Ambiental en el país y en el mundo. Son días relevantes para dar una pequeña pero valiosa contribución al impulso y fortalecimiento de la praxis educativa, y al cultivo de las virtudes, puesto que éstas… “embellecen y dignifican a la persona”, según nos enseña el gran Maestro Confucio.

Ya los estamentos (instancias) gubernamentales han afrontado y concretado definitivamente, en forma irreductible la discusión y aprobación de la Ley Orgánica de Educación (LOE) con su correspondiente e irreductible rango revolucionario Mirandista-Bolivariano, en plena concordancia con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV, 1999, versión marzo de 2000), decisión ésta tomada por las diferentes instancias gubernamentales competentes (v. Asamblea Nacional y Poder Ejecutivo), el 15 de agosto de 2010, Gaceta Oficial No. 5.929, Extraordinario. Así, quedó atrás, como debía haber ocurrido desde acaso una década, la vieja Ley Orgnica de Educación de 1980, sustento político e ideológico del “puntofijismo” que caracterizó la última fase formal de la Cuarta República (1958-1998).

Lo opuesto a la virtud es el vicio: alcoholismo, drogadicción, chismes, murmuraciones, siembra de cizaña, fomento de discordias, egoísmo, envidia, avaricia, mentira persistente, corrupción, especulación, acaparamiento de lo que de primera necesidad para el pueblo. El vicio, como tal, tiene una referencia satática (diabólica) y destructiva. Contra el vicio tenemos que combatir sin tregua, en todos los espacios donde aparezca. Decía El Libertador que más se nos ha degradado por el vicio y la ignorancia que por la fuerza convencional.

El principal de estos espacios para el fomento de la virtud, es nuestra propia persona, nuestro “espacio” espiritual, nuestra internalidad, en donde se destaca como esencial y prioritario el cultivo de la inteligencia, del talento, de la capacidad, la solidaridad (caridad) y la fraternidad; estos son los catalizadoras fundamentales del necesario despertar colectivo como proceso enriquecedor de la conciencia. “Moral y luces son los polos de una República, son nuestras primeras necesidades… El talento sin probidad es un azote”, es palabra viva de El Libertador Simón Bolívar, Angostura 15 de febrero de 1819.. “Nada de huir (del) sol, (del) aire. “Sólo debe huirse de la inmoralidad, de la desvergüenza e impudor”, es palabra viva de José Antonio Ramos Sucre; Caracas, 23 de noviembre de 1924.

Debemos destacar como franco y fraternal el contacto (interacción) que los movimientos ambientalistas y ecológicos han de facilitar entre hermanos y hermanas de diferentes partes de la Patria Mirandista y Bolivariana que para nosotros es el Estado Sucre, es Venezuela, es América, es el mundo entero..

Positiva, creadora, ha de ser también la interacción con la Naturaleza, en todas sus dimensiones y categorías, puesto que allí está el nutriente esencial de la vida en lo que nos corresponde como fracción del Universo. Tales pensamientos y disposiciones nos han fortalecido, nos fortalecen y fortalecerán como sociedad y como individualidad en toda nuestra dimensión corporal, mental y espiritual, dentro de un contexto creativo y de insustituible Amor por el prójimo cual sustento de la mutua solidaridad entre individualidades, pueblos y naciones.


Las aspiraciones básicas de la Humanidad con respecto a los diferentes componentes planetarios se fundamentan en el deseo permanente de robustecer, afirmar y enaltecer la actual era psicozoica en donde prevalecen la mente y el espíritu. Dicha era sobre el Planeta, como agente transformador acelerado de la Ecosfera se inicia en extenso hace unos tres, tal vez más, millones de años en las entrañas de las existencias o entidades biológicas funcionales desarrolladas en el Planeta Tierra.

Sin la menor duda, el camino a seguir es el cultivo permanente de la salud espiritual, corporal y mental. Es la ruta segura para avanzar victoriosos hacia los más elevados estados o niveles de conciencia cósmica, que nos permitan reconocernos cada vez mejor como entidad universal; con fe inquebrantable, por develar el milagro de las vibraciones universales perfectamente sintonizadas, que han hecho posible la explosión de la Vida como particular expresión de la energía con la cual el universo empezó a hacer evidente e indiscutible lo que llamamos la capacidad de pensar y reflexionar. Es esta la base del raciocinio de la Humanidad como manifestación particular de la Vida que caracterizadamente forma parte del acaso milagroso activismo de la Ecosfera planetaria.

El Siglo XXI y el Tercer Milenio son apenas dos pequeños horizontes o intervalos temporales que han de permitir a la Humanidad evaluar (substanciar), las referencias de este singular progreso biofílico reafirmado como extensa espiritualidad. Acaso, todo esto, se pueda resumir en la gran esperanza y promesa que nos plantea, en una de sus epístolas universales, el Apóstol Pedro sobre la meta de… “cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia”. Se entiende que en esta búsqueda legítima de la felicidad (seguridad plena) debemos andar siempre por la ruta de la luz: “El que anda de día no tropieza, porque ve la luz de este mundo” (Jn. 11:9).

“Lo que se destruye es inútil a todos”…, expresó El Libertador Simón Bolívar en una oportunidad, como queriendo señalarnos lo esencial de construir para lo positivo, de edificar para lo grande y para lo hermoso; de afirmar, con el amasijo de las virtudes, el camino de la vida y el progreso de la Patria, que es la propia Humanidad, cuyo asilo (Hábitat) indiscutible es este aún insustituible gran Planeta. Por ahora, sólo en este gran Jardín están los recursos y las posibilidades suficientes … “para satisfacer (con holgura) las necesidades (requerimientos) de todos, mas NO la avaricia (codicia) de todos”, según lo enseña la sabiduría del gran Maestro revolucionario y paladín de la libertad de la India Mahatma (El Magnánimo) Ghandi.

La afirmación de Ghandi tiene como referencia interpretativa la existencia de la potencialidad real del planeta para proporcionar los ocho mil huevos, los cien sacos de papas, las tres reses vacunas o las cincuenta ovejas, los mil quinientos kilos de pollo o de pescado, las cinco mil barras de pan (50 sacos de maíz) y los mil quinientos kilogramos de vegetales que cada ser humano presuntamente requiere (en unos 70 años de vida) para su sustento. Esto es sólo factible dentro del proceso general de defensa y fomento democrático de la seguridad alimentaria, así como del impulso de una agricultura cualitativa y cuantitativamente sustentable; es decir, de razonable rendimiento y libre de venenos y de todo cuanto pueda perturbar las condiciones de calidad de la salud. “El sistema de gobierno más perfecto, es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social, y mayor suma de estabilidad política”, es palabra viva de de El Libertador Simón Bolívar, Congreso de Angostura, 15 de febrero de 1819.

“Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Jn. 10:10b). Dentro de este contexto, debemos entender, asimilar e internalizar plenamente que la lucha ecológica (ambientalista) involucra una acción permanente por la defensa de la vida dentro de las más diversas demensiones de la abundancia: Abundancia en paz, en disfrute virtuoso, en poder realizador, en bienestar, en felicidad, en seguridad colectiva, en salud, en solidaridad, en magnanimidad y en nobleza… Abundancia en disposición de dar, en gerosidad, en ternura.

Dentro de este marco positivo, esa abundancia de vida se expresa en una felicidad universal: “…consumirá la muerte definitivamente. Enjugará el Señor… las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio (la afrenta) de su pueblo, de sobre toda la tierra” (Is. 25:8).

Una existencia miserable, llena de amarguras, de pesadumbre, de inseguridad, es contraria a la Ley de Dios; es la negación del Amor al prójimo, como esencia de la fe, de la esperanza, con respecto a quienes propician dicha existencia mediante el atropello persistente, la desconsideración, la avaricia y la dominación. De acuerdo con Allan Kardec … “Las leyes de Dios están llenas de sabiduría cuya única finalidad es el bien”.

Por otra parte, Douglas Jiménez señala que … “las dificultades (…) son sólo hierba alta que oculta el prado de múltiples colores. Tenemos herramientas para desbrozar la hierba. Usémoslas. La recompensa es el descanso en ese prado”.

Es pues evidente que las dificultades se superan con voluntad de acción, con trabajo constante, con conocimientos funcionales. “La inacción es la imagen de la muerte”, expresó de manera también proverbial el Padre Simón Bolívar. Por consiguiente, el dinamismo y la acció son expresiones significativas de la vida. “Quiero parecerme al viento, a las aguas, que marchan sin cesar” nos señala el Maestro Simón Rodríguez, en una manifestación de contagioso optimismo.

¡Vamos pues a disfrutar plenamente de este hermoso amanecer, esta inigualable alborada de siglo XXI y del Tercer Milenio, en función del disfrute pleno de los milagros de nuestro Planeta. Vamos a disfrutarlo reconociendo sus grandes y casi infinitas posibilidades o potencialidades, en donde al parecer el universo hizo expresivo su pensamiento y reflexión a través de la evolución de esa particular y milagrosa expresión energética que denominamos Vida!. ¡Vamos a trabajar con alegría y entusiasmo en función de la sustentabilidad de esta gran morada de la Vida!. ¡Es la Gran Maternidad Universal la que se vislumbra en el horizonte creativo de la sociedad terrícola, de la Humanidad en su plenitud constructiva! Todos las actividades y trabajos que habremos de impulsar, y que se incluyan en cualquier selección de pensamientos deben tener por finalidad proporcionar una especial contribución como ayuda solidaria para la comprensión del anchuroso horizonte de la Patria Mirandista- Bolivariana y del Planeta entero.

A los fines de ubicarnos en nuestro propio país con instrumentos para enfocar las realidades ambientales la Constitución de la República bolivariana de Venezuela permite abordar cuestiones muy importantes como aspectos renovadores, al precisar los llamados derechos culturales y educativos (Capítulo VI, Artículos 98 al 111). Se señala en el artículo 99 lo siguiente: “Los valores de al cultura constituyen un bien irrenunciable del pueblo venezolano y un derecho fundamental que el Estado fomentará y garantizará, procurando las condiciones, instrumentos legales, medios y presupuestos necesarios”.

…Por una educación pública permanentemente gratuita, obligatoria y de elevada calidad… contra la pobreza y las miserias persistentes en el mundo como perversidades engendradas por la codicia activada en minoritarios factores antrópicos… , contra el afán de lucro y el consumismo;…por la paz del mundo y contra el terrorismo en todas sus expresiones, incluyendo las perversas guerras convencionales…; contra las persistentes mentiras mediáticas que deforman la calidad de la historia universal y la silvestre y natural voluntad ; …por la salud y bienestar de la Humanidad; …por la afirmación constitucional de Venezuela como la gran herencia de Guaicaipuro, Tamanaco, Cayaurima, factores esenciales de nuestra indianidad; por la redención de la negritud como potencia racial de nuestra patria, componente esencial de nuestro amasijo humano, cuyo conjunto toma expresión en la patria Mirandista y Bolivariana… expresiones de integración genética de factores humanos de tres continentes o más como génesis indiscutible de una nueva y hermosa raza, cuya esencia libertaria ha de constituir la esperanza del Universo.

Por la protección, mejora y defensa de la calidad ambiental y la calidad de vida en la tierra y el universo!. En definitiva …por una tierra sana y habitable para todos y para siempre. www.ecoportal.net

Prof. Celestino Flores : Federación de Organizaciones y Juntas Ambientalistas de Venezuela (FORJA); Universidad de Oriente (Cumaná, Sucre), Sociedad Conservacionista del Estado Sucre (SCES); Sociedad Bolivariana de venezuela; Red Ambiental del Estado Sucre, RADES

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Llamamiento

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Artículos relacionados



Páginas Amigas