Cómo la energía solar puede disminuir la huella de carbono gigante de Internet

El uso de Internet tiene una huella de carbono gigante debido a toda la energía necesaria para alimentar servidores, sistemas, computadoras y otros dispositivos. Peor aún: a medida que dependamos cada vez más de Internet en nuestras vidas, esa huella de carbono aumentará.

Ingrese a Solar Protocol, un nuevo proyecto que ofrece una solución a cómo limitar las emisiones de carbono mientras usa Internet.

Desarrollado por investigadores de la Escuela de Ingeniería Tandon de la Universidad de Nueva York, el proyecto ejecuta una plataforma web alojada en una docena de servidores alimentados por energía solar y administrados por voluntarios en todo el mundo, desde el Caribe hasta África y Australia.

“Además de ser un sistema viable con implicaciones para futuros servidores, constituye una instalación global que destaca la política de la web y las diferentes formas de rastrear el tráfico web”, explican sus creadores.

Un servicio de internet que sigue al sol

A diferencia de los servicios web de gran volumen que dirigen automáticamente el tráfico de la red a un servidor que responde a una solicitud de la manera más rápida, el sistema de Solar Protocol se basa en la interacción del sol con la Tierra como método operativo guía.

Debido a que los servidores que funcionan con energía solar están ubicados en diferentes zonas horarias con diferentes estaciones, diferentes niveles de exposición al sol y diferentes sistemas climáticos, el sistema dirige el tráfico de Internet a los servidores donde el sol brilla en cualquier momento. Como resultado, cuando un usuario del sitio web de Solar Protocol accede a él, siempre responde el servidor de la red que genera la mayor cantidad de energía solar.

“Solar Protocol es una gran oportunidad para nosotros de poner en primer plano los problemas del cambio climático y cómo la tecnología lo está impulsando”, dice Tega Brain, profesora de Tecnología, Cultura y Sociedad, quien fue una de las promotoras del proyecto.

“El proyecto ha catalizado conversaciones sobre IA y automatización, ya que el tráfico de usuarios dentro de la red lo decide la energía solar, por lo que estamos utilizando inteligencia natural y dinámica versus un modelo de aprendizaje automático basado en datos; es una propuesta alternativa. ¿Por qué no pensar en los límites planetarios como inteligencia? Después de todo, darán forma al futuro de la vida en la tierra, nos guste o no”, aclara Brain.

Aunque el proyecto aún se encuentra en su fase inicial, podría servir como modelo para otros proyectos de Internet con conciencia ambiental, dicen sus desarrolladores.

“Esto no es de ninguna manera una alternativa a Internet, por lo que el objetivo aquí no es ampliarlo”, dice Benedetta Piantella, quien trabaja en el Centro para la Ciencia y el Progreso Urbano de la Universidad de Nueva York. “Pero estamos publicando el sistema como un estándar abierto, lo que significa que, en teoría, cualquiera podría lanzar una red similar, por ejemplo, una red de museos de arte”.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Deja un comentario