Hidrógeno verde
Energías Renovables TEMAS

El hidrógeno verde. La esperanza en energía renovable

Cuando el hidrógeno se quema, el único subproducto es el agua, razón por la cual el hidrógeno ha sido una atractiva fuente de energía sin carbono durante décadas. Sin embargo, el proceso tradicional para producir hidrógeno, en el que los combustibles fósiles se exponen al vapor, no es ni remotamente cero carbono. El hidrógeno producido de esta manera se llama hidrógeno gris; si el CO 2 es capturado y secuestrado, se llama hidrógeno azul.

El hidrógeno verde es diferente. Se produce mediante electrólisis, en la que las máquinas dividen el agua en hidrógeno y oxígeno, sin otros subproductos. Históricamente, la electrólisis requería tanta electricidad que tenía poco sentido producir hidrógeno de esa manera. 

La situación está cambiando por dos razones

Primero, cantidades significativas de exceso de electricidad renovable están disponibles a escala de red; en lugar de almacenar el exceso de electricidad en conjuntos de baterías, la electricidad adicional se puede utilizar para impulsar la electrólisis del agua, “almacenando” la electricidad en forma de hidrógeno. En segundo lugar, los electrolizadores son cada vez más eficientes.

Las empresas están trabajando para desarrollar electrolizadores que puedan producir hidrógeno verde a un precio tan bajo como el hidrógeno gris o azul, y los analistas esperan que alcancen ese objetivo en la próxima década. Mientras tanto, las empresas de energía están comenzando a integrar electrolizadores directamente en proyectos de energía renovable. Por ejemplo, un consorcio de empresas detrás de un proyecto llamado Gigastack planea equipar el parque eólico marino Hornsea Two de Ørsted con 100 megavatios de electrolizadores para generar hidrógeno verde a escala industrial.

Las tecnologías renovables actuales, como la solar y la eólica, pueden descarbonizar el sector energético hasta en un 85 por ciento al reemplazar el gas y el carbón con electricidad limpia. Otras partes de la economía, como el transporte marítimo y la fabricación, son más difíciles de electrificar porque a menudo requieren combustible de alta densidad de energía o calor a altas temperaturas. El hidrógeno verde tiene potencial en estos sectores. 

La Comisión de Transiciones Energéticas, un grupo industrial, dice que el hidrógeno verde es una de las cuatro tecnologías necesarias para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de reducir más de 10 gigatoneladas de dióxido de carbono al año de los sectores industriales más desafiantes, entre ellos la minería, la construcción y los productos químicos.

Aunque el hidrógeno verde está todavía en su infancia, los países, especialmente aquellos con energía renovable barata, están invirtiendo en la tecnología. Australia quiere exportar el hidrógeno que produciría utilizando su abundante energía solar y eólica. Chile tiene planes para el hidrógeno en el árido norte del país, donde la electricidad solar es abundante. China tiene como objetivo poner en circulación un millón de vehículos con pilas de combustible de hidrógeno para 2030.

Se están llevando a cabo proyectos similares en Corea del Sur, Malasia, Noruega y los EE.UU, donde el estado de California está trabajando para eliminar gradualmente los autobuses de combustibles fósiles para 2040. Y la estrategia de hidrógeno 2030 publicada recientemente por la Comisión Europea exige aumentar la capacidad de hidrógeno de 0,1 gigavatios en la actualidad. a 500 gigavatios para 2050. Por todo ello, a principios de este año, Goldman Sachs predijo que el hidrógeno verde se convertirá en un mercado de 12 billones de dólares para 2050.

Por Jeff Carbeck. Artículo en inglés


Compártelo en tus redes

Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario