La minería industrial está causando estragos en los bosques tropicales

La deforestación en las naciones tropicales ha privado a vastos territorios de hábitats de vida silvestre y sumideros de carbono, pero la tala y el desmonte no son las únicas actividades que representan una amenaza para los bosques restantes.

En Indonesia, un país que todavía cuenta con una gran cantidad de bosques tropicales, casi el 60 % de la deforestación se debe a la minería industrial. De las 26 naciones examinadas por los investigadores, la nación del sudeste asiático fue la más afectada por la minería en áreas boscosas, pero Brasil, Ghana y Surinam también se vieron gravemente afectados.

Los investigadores llegaron a esta conclusión al comparar las coordenadas geográficas de las minas industriales en operación desde 2000 hasta 2019 con los datos sobre la pérdida de bosques del conjunto de datos Global Forest Change para 26 países donde casi el 77% de toda la deforestación en los trópicos tuvo lugar durante el mismo período.

Aunque las operaciones mineras artesanales, a pequeña escala e ilícitas también causan graves daños al medio ambiente, los científicos se centraron en la minería a escala industrial en su investigación.

Descubrieron que en la provincia indonesia de Kalimantan Oriental, que perdió una quinta parte de su cubierta forestal en esas dos décadas, la minería del carbón provocó la deforestación relacionada con la minería. Al mismo tiempo, en el estado brasileño de Minas Gerais dominaba la extracción de mineral de hierro y oro, mientras que la extracción de bauxita y oro predominaba en Ghana y Surinam.

Deforestación de bosques tropicales

Más allá de los impactos directos sobre la deforestación, más de dos tercios de los países del estudio mostraron un daño excesivo al medio ambiente dentro de un radio mayor de 50 kilómetros alrededor de las minas.

“Ante la creciente demanda de minerales, en particular de metales para energías renovables y tecnologías de movilidad eléctrica, las políticas gubernamentales y de la industria deben tener en cuenta los impactos directos e indirectos de la extracción”, destaca Anthony Bebbington, profesor de medio ambiente y sociedad. en la Escuela de Posgrado en Geografía de la Universidad de Clark, quien fue uno de los autores del estudio .

“Abordar estos impactos es una herramienta importante para conservar los bosques tropicales y proteger los medios de vida de las comunidades que viven en estos bosques”, agrega Bebbington.

En Indonesia, Brasil y Ghana, la deforestación tropical a causa de la minería industrial alcanzó su punto máximo entre 2010 y 2014, pero continúa, reduciendo aún más la cubierta forestal y dañando los ecosistemas locales de otras formas.

“La minería del carbón en Indonesia, en particular, se duplicó en este período de tiempo a medida que la producción creció para igualar la mayor demanda de China e India”, señalan los científicos. La provincia de Kalimantan Oriental es el centro de la minería del carbón en el país, donde se está construyendo una gran ciudad nueva donde una vez hubo un bosque tropical.

Más daños que beneficios

“Existe una amplia gama de daños ambientales causados ​​por las operaciones mineras además de la deforestación, incluida la destrucción de ecosistemas, la pérdida de biodiversidad, la interrupción de las fuentes de agua, la producción de desechos peligrosos y la contaminación”, explica Stefan Giljum, profesor asociado del Instituto de Economía Ecológica de la Universidad de Economía y Empresa de Viena.

“Los permisos gubernamentales deben tener todo esto en cuenta: una mina industrial puede perturbar fácilmente tanto los paisajes como los ecosistemas. La minería industrial sigue siendo una debilidad oculta en sus estrategias para minimizar los impactos ambientales”, señala.

Hariadi Kartodihardjo, profesor de política forestal en la Universidad Agrícola de Bogor en Indonesia, está de acuerdo y explica que “estos hallazgos enfatizan la necesidad continua de una sólida planificación del uso de la tierra para garantizar que la minería no destruya los bosques ni viole los derechos de la comunidad”.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Recibir Notificaciones OK No gracias