Bolsonaro deforestación
Brasil ECO-NOTICIAS

La deforestación del Amazonas en Brasil, se dispara a su máximo de 12 años con Bolsonaro

La deforestación en la selva amazónica de Brasil se disparó a un máximo de 12 años en 2020, según muestran los datos oficiales del gobierno, con una destrucción vertiginosa desde que el presidente Jair Bolsonaro asumió el cargo y debilitó la aplicación de las leyes ambientales.

En 2020, la destrucción de la selva tropical más grande del mundo aumentó un 9,5 por ciento con respecto al año anterior a 11.088 kilómetros cuadrados, siete veces el tamaño de Londres, según datos de la agencia nacional de investigación espacial de Brasil, INPE (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais).

Esto según publica Reuters significa que Brasil no cumplirá su propio objetivo, establecido bajo una ley de cambio climático de 2009, para reducir la deforestación a aproximadamente 3900 kilómetros cuadrados.

Las consecuencias de no alcanzar el objetivo no están establecidas en la ley, pero podrían dejar al gobierno abierto a demandas.

La medida anual oficial, conocida como PRODES, se toma comparando imágenes de satélite de finales de julio de 2020 con las de principios de agosto de 2019.

Estas fechas se eligen para que coincidan con la estación seca del Amazonas, cuando hay menos nubosidad para interferir con los cálculos.

El Amazonas es la selva tropical más grande del mundo y su protección es crucial para detener el cambio climático catastrófico debido a la gran cantidad de dióxido de carbono que absorbe.

Reuters informó que la última destrucción anual es un aumento sustancial de los 7536 kilómetros cuadrados que fueron deforestados en 2018, un año antes de que el presidente Bolsonaro asumiera el cargo.

Si bien los ambientalistas culparon al gobierno por el aumento, los funcionarios federales elogiaron las cifras como una señal de progreso en la lucha contra la deforestación, ya que el aumento fue mucho menor que el aumento del 34 por ciento registrado en 2019.

“Si bien no estamos aquí para celebrar esto, significa que los esfuerzos que estamos haciendo están comenzando a dar sus frutos”, dijo el vicepresidente Hamilton Mourao a los periodistas en la sede del INPE en la ciudad satélite de Sao Paulo, Sao José dos Campos.

El presidente Bolsonaro ha debilitado a la agencia de cumplimiento ambiental IBAMA y pidió introducir más agricultura y minería comerciales en la región amazónica, argumentando que sacará a la región de la pobreza. Los defensores del medio ambiente dicen que esto ha envalentonado a los ganaderos ilegales, los mineros y los acaparadores de tierras para talar el bosque.

“Las cifras del PRODES muestran que el plan del presidente Bolsonaro funcionó. “Reflejan el resultado de una iniciativa exitosa para aniquilar la capacidad del Estado brasileño y de los organismos de inspección para cuidar nuestros bosques y combatir el crimen en la Amazonía”, dijo en un comunicado la organización no gubernamental brasileña Climate Observatory.

La principal respuesta política del presidente a la protesta mundial por la destrucción de la Amazonía ha sido enviar al ejército, que se desplegó por primera vez en 2019 y se espera que permanezcan en la región luchando contra la deforestación y los incendios forestales hasta abril de 2021.

El vicepresidente Mourao dijo que el gobierno está planeando nuevas medidas para combatir la deforestación después de que finalice la operación militar en abril, sin dar detalles. Dijo que el gobierno debe trabajar dentro de sus estrictas restricciones presupuestarias.

Más recientemente, la deforestación disminuyó de julio a septiembre en comparación con los mismos meses del año anterior, según datos preliminares del INPE, pero volvió a aumentar en octubre.

Reuters informa que líderes europeos como el presidente francés Emmanuel Macron han criticado ferozmente a Brasil, argumentando que no está haciendo lo suficiente para proteger el bosque.

La elección de Joe Biden como presidente electo de Estados Unidos ha planteado la posibilidad de que Estados Unidos también aumente la presión sobre Brasil por la selva tropical.

El presidente electo Biden dijo en un debate que el mundo debería ofrecer dinero a Brasil para financiar los esfuerzos para detener la deforestación, y amenazó con consecuencias económicas contra la nación latinoamericana si no lo hacía.

El comentario provocó duras críticas del presidente Bolsonaro, quien dijo que era una amenaza contra la soberanía de Brasil.

“Recordemos que el futuro presidente estadounidense conoce nuestro país”, dijo el vicepresidente Mourao, hablando sobre Biden. “Es una persona con la que entablaremos un diálogo en algún momento sin mayores problemas”.

Por David Twomey. Artículo en inglés

Acerca del Autor

David Twomey

Amplia experiencia en gestión editorial y periodística que abarca una amplia gama de medios, desde prensa diaria, radio, televisión hasta las últimas publicaciones basadas en la web.
Actualmente editor de EcoNews, principal fuente de noticias e información sobre la cuestión candente, ¡Cambio climático!
También disponible como redactor y editor autónomo en todos los temas de conocimiento.
Anteriormente participó en la gestión editorial y el desarrollo de uno de los sitios web de automoción líderes en Australia.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

David Twomey

Amplia experiencia en gestión editorial y periodística que abarca una amplia gama de medios, desde...