Hombre caminando campo
Imagen de Hermann Traub en Pixabay
ECONCIENCIA Vida Consciente

Por qué deberemos hacer cambios dramáticos en nuestra forma de vida

Nos guste o no, el mundo está en la cúspide de una serie de cambios importantes. Una variedad de calamidades, desde la aceleración de patrones climáticos inusuales hasta la forma en que se ha propagado la pandemia, son síntomas de un desequilibrio ambiental.

Como resultado, necesitamos con urgencia repensar cómo vivimos nuestras vidas y considerar los impactos ambientales de todo lo que hacemos. De lo contrario, correremos el riesgo de crear un planeta inhóspito para la humanidad y la diversidad de criaturas.

Necesitamos hacer cambios dramáticos, hacia soluciones sostenibles. La fuerza impulsora del cambio debe ser un futuro con bajas emisiones de carbono, que requiere alejarse del pensamiento empresarial lineal tradicional a un modelo circular sobre recursos y repensar dramáticamente el “costo más bajo” como la base principal para las decisiones.

Estos conocimientos no son nuevos. Muchos líderes empresariales de todo el mundo están reconociendo que las actividades habituales no son sostenibles ni económicamente viables. Los próximos pasos ahora implican realizar los cambios transformacionales necesarios. Esto significa repensar la forma en que diseñamos, desarrollamos, producimos, comercializamos y distribuimos bienes y servicios en todos los sectores de la economía.

Y existe un riesgo real de que este tipo de transición verde se estanque si las personas no tienen la conciencia, el conocimiento y las habilidades para impulsar los cambios. Desde mi perspectiva y en base a mi experiencia, todavía estamos muy lejos de lograr lo que yo llamaría conciencia ambiental innata con algunas excepciones notables.

Definición de conciencia ambiental

La transición a una economía baja en carbono y eficiente en el uso de recursos implica intervenciones sistémicas que requerirán un enfoque completamente nuevo que solo se logrará con una mayor conciencia ambiental. De hecho, esto debería convertirse en un aspecto central de la ciudadanía del siglo XXI.

En el nivel más básico, las habilidades continuarán evolucionando a medida que los mecánicos de motores aprendan a reparar y dar servicio a vehículos eléctricos, los trabajadores de la construcción se familiaricen con la instalación de paneles solares y sistemas de calefacción geotérmica, y los agricultores comiencen a aplicar técnicas de agricultura de precisión. Este tipo de readiestramiento ocurrirá en casi todos los sectores de la industria, pero esto por sí solo no será suficiente para impulsar el cambio requerido.

La fuerza laboral del mañana, que en esencia debería implementarse hoy, necesitará una combinación de perspicacia técnica e ingenio humano, así como una profunda conciencia del panorama “más amplio”.

Realinear mentalidades

Como se mencionó anteriormente, las nuevas habilidades son solo la punta del iceberg. Podríamos obsesionarnos con las cifras. Un informe de Dell Technologies afirma que el 85% de los trabajos que existirán en 2030 aún no se han inventado.

Dicho de otra manera, en menos de una década más de la mitad de los niños de hoy estarán trabajando en trabajos desconocidos. Sin embargo, todavía se producirán muy pocos cambios significativos si nuestras mentalidades y marcos de referencia siguen siendo los mismos. Como dijo la famosa frase de Einstein, no se puede solucionar un problema con el pensamiento que usamos para crearlo.

Se necesitarán nuevas mentalidades y, por lo tanto, enfoques no solo para las personas que ingresan al mercado laboral, sino también para las personas de todas las edades y etapas de la vida, independientemente de su condición social y económica, nivel educativo, habilidades o discapacidades o ubicación geográfica.

La gran pregunta es ¿cómo se puede catalizar el cambio a tal escala? La ganancia económica solo se puede lograr si varios actores de las comunidades comerciales y de investigación se unen y reconciben todo, desde el reciclaje y los flujos de materiales clave hasta los procesos de fabricación.

Todos tenemos interés en la sostenibilidad y, si bien los costos de transacción de cambiar el status quo sin duda serán altos, debemos tener en cuenta que ninguna entidad por sí sola va a hacer que esto suceda.

Sostenibilidad como segunda naturaleza

Nuestros modelos de negocio actuales todavía tienden a pensar en silos. Si tomamos el empaque como solo un ejemplo, no podemos esperar que la persona a cargo del diseño de un nuevo empaque vaya mucho más allá del resumen de diseño. Incluso la persona encargada de crear ese resumen de diseño probablemente se haya centrado en los requisitos de marca y protección de esta pieza de embalaje en particular, no hay garantía de que tejerán en total reciclabilidad.

Todavía hay muy pocas personas que desafiarían el status quo, desafiarían lo breve y, en general, cambiarían el rumbo. Sin embargo, mantener la sustentabilidad al frente y en el centro de todo lo que hacemos ya no debería verse como una mecedora o un desafío al mandato, ya que debería convertirse en nuestra segunda naturaleza.

Hay demasiados ejemplos de productos “verdes” que están lejos de ser sostenibles con un impacto mínimo.

Cambios en valores y actitudes

Si queremos mejorar los resultados ambientales y construir ecosistemas verdes, el desarrollo de habilidades debe ir de la mano del cambio económico, tecnológico y social. Para ello, debemos acordar el amplio espectro de acciones asociadas a la sostenibilidad ambiental en su conjunto.

Será una tarea sencilla.

No se producirán cambios en los valores y actitudes de las personas si las personas no tienen la conciencia, los conocimientos y las habilidades para impulsar la sostenibilidad. Necesitamos acoger los grandes cambios necesarios en educación y formación.

La conciencia ambiental innata a la que me refiero deberá integrarse en todos los planes de estudio. Tanto la educación profesional como la superior deberán adaptarse a la aparición de tecnologías respetuosas con el medio ambiente en una amplia gama de profesiones y esto requerirá cursos para nuevos roles profesionales vinculados a la ecologización.

Ya estamos viendo el surgimiento de auditores de energía, oficiales de sustentabilidad e ingenieros ambientales.

Los sistemas de educación y formación serán clave y tendrán que hacer la transición hacia el aprendizaje permanente. La velocidad a la que necesitamos continuar aumentando las nuevas tecnologías para abordar todo, desde el cambio climático y la degradación ambiental hasta la pérdida de biodiversidad, lo exigirá.

Obtener una sólida comprensión de lo que depara el futuro en términos de economías ecológicas en las próximas décadas y observar cómo se espera que evolucionen los mercados de tecnologías ecológicas en todos los sectores continuará dando forma a cómo debemos realinear nuestra mentalidad ambiental.

Nadie puede permitirse el lujo de cerrar la cabeza a lo que se requiere con urgencia de nosotros como custodios responsables del destino futuro de este planeta.

Por Edward Kosior. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Edward Kosior

El profesor Edward Kosior es un experto en reciclaje de plásticos con experiencia tanto académica como práctica en el sector. En sus décadas de carrera, ha sido fundamental en el diseño de numerosas plantas de reciclaje modernas y ha logrado una serie de avances de reciclaje patentados.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Edward Kosior

El profesor Edward Kosior es un experto en reciclaje de plásticos con experiencia tanto académica...