Gaste sin reparos. La culpa inhibe el consumo

La culpa es buena. Es la característica que distingue al resto de la población de los psicópatas. Es la sensación de que uno puede sentir cuando se tiene capacidad para la empatía.
Pero la culpa inhibe el consumo. Por eso se ha desarrollado una industria global que la suavice con un edredón de 13 parches de celebridades y personajes de dibujos animados acompañado de música de ascensor. Trata de persuadirnos para que no veamos y no sintamos. Parece que funciona.

Planeta prohibido

Lo que los teóricos neoliberales llaman adelgazar el Estado se parece más a adelgazar la democracia: reducir los medios por los que los ciudadanos pueden reducir el poder de la elite. Lo que ellos llaman “el mercado” se parece más a los intereses de las corporaciones y los muy ricos. El neoliberalismo no parece más que una justificación de la plutocracia. No podemos moderar el cambio climático sin una lucha política contra esa plutocracia.

Cambio climático: Sólo una bala en la recámara

La capa ártica contiene el doble de carbono que toda la atmósfera del planeta. Permanece segura mientras que la superficie permanezca helada. Pero el derretimiento ya ha comenzado. El derretimiento de la capa helada permanente no está incorporado en ningún modelo climático global. El calentamiento en el Ártico puede por si mismo hacer que todo el planeta entre en una nueva fase climática. El Clima Medio puede colapsar más rápido y antes de lo que los peores escenarios pronostican.

Los expertos que impugnan el cambio climático deberían decirnos quiénes les están pagando

La campaña de disuasión, dotada con fondos de Exxon y de la compañía tabaquera Philip Morris, ha tenido una eficacia devastadora. Con su insistencia en que el calentamiento global causado por el hombre es un mito o no merece la pena abordarse está dando a los medios de comunicación y a los políticos la excusa que estaban buscando para no actuar.

Biodiesel: Peor que los combustibles fósiles

En los últimos dos años he hecho un incómodo descubrimiento. Como muchos expertos en medio ambiente, he estado tan ciego ante las restricciones que afectan a nuestro suministro de energía como mis adversarios lo han estado ante el cambio climático. Ahora me doy cuenta de que he abrigado una cierta creencia en la magia

La guerra oculta de la biotecnología

El problema real con las cosechas producidas por manipulación genética es que permite a las grandes compañías biotecnológicas, al patentar los genes y todas las tecnologías asociadas con ellas, maniobrar a una posición en la cual pueden ejercer un completo control sobre lo que comemos.

La Guerra Biotecnológica Secreta

El verdadero problema con los cultivos modificados genéticamente, es que permiten a las grandes compañías de biotecnología hacerse con el control de la cadena alimenticia. Al patentar los genes y todas las tecnologías asociadas con ellos, estas compañías están creando una situación en la que pueden ejercer control absoluto sobre lo que comemos.