¿Por qué bailan las abejas?

¿Sabías que las abejas se comunican danzando?, Mediante sus movimientos en vuelo, indican a sus pares la distancia y dirección de las fuentes de alimento. Conoce en este artículo cómo funciona este fascinante sistema de comunicación animal.

Dicen que si las abejas se extinguen, a los humanos les quedará muy poco tiempo. Probablemente esto sea en parte cierto (tal vez un poco exagerado), pero la buena noticia es que las abejas en su conjunto aún no se han extinguido. Una especie en particular, Apis mellifera, la abeja doméstica que nos proporciona miel, es cada vez más abundante.

¿Por qué bailan las abejas?

En la sociedad de las abejas, como en la sociedad humana, la comunicación es muy importante. Las abejas, al igual que las hormigas y otros insectos sociales, utilizan feromonas para establecer una comunicación entre individuos estrecha. Sin embargo, algunos mensajes se transmiten mejor de otra manera: a través de la danza. Las abejas se comunican danzando, pero este baile no es una serie de movimientos aleatorios, sino una actuación reflexiva y cuidadosamente equilibrada.

El trabajo de las abejas forrajeras, llamadas exploradoras de colmenas por los entomólogos, es encontrar alimento e informar a otras sobre sus descubrimientos. Tras descubrir una rica fuente de néctar o polen, la abeja forrajera regresa a la colmena y realiza una danza muy especial.

¿Cómo bailan las abejas?

Uno de los estudios más extensos en este campo fue realizado por el entomólogo Fred C. Dyer de la Universidad Estatal de Michigan hace más de 20 años. Esto proporciona evidencia convincente de cómo las abejas codifican información a través de la danza.

La forrajera realiza una serie de movimientos en forma de ocho, con una fase considerada decisiva que se denomina “fase del temblor“. En este momento, la abeja hace vibrar su cuerpo y mueve sus alas a una velocidad que codifica la distancia a la comida. Además, el ángulo en el que la abeja realiza esta parte de la danza con respecto a la vertical indica con sorprendente precisión la dirección del alimento con respecto al sol.

Esto de que las abejas se comunican danzando es un ejemplo perfecto de cómo los animales pueden comunicar información compleja de forma eficaz y precisa. La capacidad de las abejas para proporcionar datos precisos sobre la ubicación y calidad de las fuentes de alimento es fundamental para la supervivencia y el éxito de la colmena.

abejas se comunican danzando

No todas las abejas se comunican danzando

La mayoría de los estudios se han centrado en la abeja doméstica, Apis mellifera, una abeja que se vuelve cada vez más abundante. Pero esto es sólo una cara de la moneda, por otro lado hay abejas silvestres, muchas de las cuales están amenazadas por la misma especie de abeja doméstica, que se ha extendido a todos los continentes excepto al Extremo Sur del planeta y compite ferozmente por los mismos recursos.

En España existen más de 1.100 especies de abejas, todas ellas importantes y muchas de ellas en peligro de extinción. Desde las altas montañas hasta las soleadas costas del país, estos insectos contribuyen significativamente, aunque no exclusivamente, a la polinización, un servicio ecosistémico esencial para la conservación de muchas especies de plantas.

No todas las abejas silvestres bailan. Los insectos que muestran un comportamiento social, como los abejorros del género Bombus, sí lo hacen, aunque de forma menos sutil. Pero la mayoría de las especies españolas son solitarias. En estas especies independientes, cada abeja trabaja de forma individual para obtener alimento y no necesita informar a otros sobre la ubicación de la fuente de alimento.

¿Nacen sabiendo bailar o aprenden?

Las abejas se comunican danzando, pero aunque esto pueda parecer un comportamiento instintivo transmitido genéticamente, también implica un elemento de aprendizaje social.

Según una investigación reciente realizada por el investigador Shihao Dong de la Universidad de California en San Diego, las abejas jóvenes que no tienen la oportunidad de ver bailar a otras abejas muestran déficits significativos en la realización de bailes y saltos adecuados.

Sin embargo, las abejas jóvenes que observaron a bailarines experimentados aprendieron a determinar la ubicación (dirección y distancia) con mayor precisión y la calidad de los recursos de manera más efectiva. Este fenómeno refleja la importancia del aprendizaje social en la evolución y la efectividad de las estrategias de búsqueda de alimento de las abejas.

El estudio de Dong y colegas publicado en la prestigiosa revista Science destaca que las abejas, a pesar de su pequeño tamaño, tienen una notable capacidad de aprendizaje y adaptación, destacando la complejidad de su comportamiento social y comunicación.

Es más que un baile

abejas se comunican danzando

La danza de las abejas es una red de comunicación compleja que utiliza múltiples sistemas sensoriales para interpretar y transmitir información.

Dependen de la visión para orientarse en relación con el sol y leer las danzas de sus compañeras. Usan el equilibrio para sentir la gravedad y determinar los ángulos respecto de las verticales. Las vibraciones y sonidos creados por las abejas danzantes son elementos importantes que complementan la información visual.

La comunicación acústica a través de vibraciones, complementada con funciones táctiles y por supuesto con feromonas, también es una forma de mejorar la comunicación en colmenas donde la luz es limitada.

La integración de estos sistemas sensoriales con la comunicación de las abejas demuestra capacidades de inteligencia y procesamiento que desafían nuestra comprensión tradicional de la función cognitiva en los insectos. Las abejas se comunican danzando y esto no sólo se basan en instintos simples, sino que también procesan y transmiten información de manera compleja, utilizando una combinación de señales visuales, táctiles, auditivas y químicas.

Referencias:

  • Brockmann, A. et al. 2007. Central Projections of Sensory Systems Involved in Honey Bee Dance Language Communication. Brain, Behavior and Evolution, 70, 125-136. DOI: 10.1159/000102974
  • Donaldson-Matasci, M. C. et al. 2012. How habitat affects the benefits of communication in collectively foraging honey bees. Behavioral Ecology and Sociobiology, 66, 583-592. DOI: 10.1007/s00265-011-1306-z
  • Dong, S. et al. 2023. Social signal learning of the waggle dance in honey bees. Science, 379, 1015-1018. DOI: 10.1126/science.ade1702
  • Dyer, F. 2002. The biology of the dance language. Annual review of entomology, 47, 917-949. DOI: 10.1146/ANNUREV.ENTO.47.091201.145306
  • Molina, C. et al. 2019. Guía de campo de las abejas de España.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.muyinteresante.es/

Recibir Notificaciones OK No gracias