Dióxido de carbono aumentó a niveles inéditos en millones de años

El nivel de dióxido de carbono en la atmósfera ha aumentado en más del 50% desde el comienzo de la era industrial. Este aumento es preocupante ya que contribuye al calentamiento global y al cambio climático.

En el observatorio de referencia global de la NOAA en Hawai, se registró un preocupante aumento en los niveles de dióxido de carbono (CO2) durante el mes de mayo. Alcanzando un máximo histórico de 424 partes por millón, estos niveles no se habían visto en millones de años.

Las mediciones de dióxido de carbono en la atmósfera obtenidas por el Laboratorio de Monitoreo Global de la NOAA muestran el mes del año en que alcanza su nivel máximo en el hemisferio norte. En comparación con mayo de 2022, este aumento de 3,0 ppm en el pico de la curva de Keeling es significativo. De hecho, se trata del cuarto incremento anual más grande registrado por la NOAA hasta ahora. Esto indica un crecimiento preocupante en los niveles de CO2 en nuestra atmósfera.

Los científicos de la Institución Oceanográfica Scripps han realizado un cálculo independiente y concluyeron que el promedio mensual de ppm en mayo fue de 423,78. Esto representa un aumento de 3,0 ppm con respecto al promedio registrado en mayo del año pasado, en 2022.

Los niveles de dióxido de carbono son ahora más de un 50 % más altos que antes del inicio de la era industrial

"Cada año vemos aumentar los niveles de dióxido de carbono en nuestra atmósfera como resultado directo de la actividad humana", dijo el administrador de la NOAA, Rick Spinrad.

"Vemos los impactos del cambio climático en las olas de calor, las sequías, las inundaciones, los incendios forestales y las tormentas que ocurren a nuestro alrededor. Si bien tendremos que adaptarnos a los impactos climáticos que no podemos evitar, debemos hacer todo lo posible para reducir la contaminación por carbono y salvaguardar este planeta y la vida que lo llama hogar".

Cómo se genera la contaminación por CO2

El dióxido de carbono es un tipo de contaminante causado por diversas actividades humanas como la quema de combustibles fósiles para el transporte y la generación de electricidad, la fabricación de cemento, la deforestación, y prácticas agrícolas, entre otras. Al igual que otros gases de efecto invernadero, tiene la capacidad de retener el calor emitido por la superficie terrestre. Esto provoca un aumento en los fenómenos meteorológicos extremos como olas de calor, sequías e incendios forestales, así como lluvias intensas y inundaciones.

Alerta por los océanos

El incremento de los niveles de CO2 en la atmósfera supone un riesgo para los océanos a nivel mundial, ya que absorben tanto el dióxido de carbono como el exceso de calor. Los impactos del cambio climático en los océanos son significativos e incluyen el aumento de las temperaturas tanto en la superficie como en el subsuelo, así como la alteración de los ecosistemas marinos. Además, se ha observado un incremento en el nivel del mar y la acidificación de los océanos, lo que cambia la química del agua de mar, lo que lleva a una disminución del oxígeno disuelto e interfiere con el crecimiento de algunos organismos marinos.

En el año en curso, la NOAA ha llevado a cabo mediciones desde un sitio de muestreo temporal ubicado en la cima del volcán Mauna Kea. Esta decisión se tomó debido a que los flujos de lava bloquearon el acceso al observatorio de Mauna Loa en noviembre de 2022.

En mayo, las mediciones realizadas por Scripps fueron tomadas en Mauna Loa. Esto ocurrió después de que el personal de la NOAA reemplazó el sistema solar y de batería en un instrumento Scripps en marzo.

El Laboratorio de Monitoreo Global de la NOAA utiliza los datos de Mauna Loa y de otras estaciones alrededor del mundo para alimentar la Red de Referencia de Gases de Efecto Invernadero Global. Esta red juega un papel crucial en el seguimiento y comprensión del cambio climático. Este conjunto de datos de investigación es crucial para los científicos del clima a nivel internacional y sirve como una referencia importante para los encargados de formular políticas que buscan abordar las causas y los impactos del cambio climático.

Durante el mes de mayo, Scripps recolectó muestras diarias tanto en Mauna Loa como en Mauna Kea

Este mes es importante porque es cuando los niveles de CO2 en el hemisferio norte alcanzan su punto más alto del año. La última lectura de CO2 registrada por Scripps en el observatorio de Mauna Kea en mayo fue de 423,83 ppm, lo cual es muy similar a la lectura de 423,78 ppm del observatorio de Mauna Loa.

El observatorio de Mauna Loa se encuentra a una altitud de 3.395 metros sobre el nivel del mar, mientras que el lugar de muestreo de Mauna Kea está ubicado un poco más arriba, a una altitud de 4.145 metros. Los científicos tienen la capacidad de tomar muestras del aire sin que la contaminación local o la vegetación afecten los resultados. Estas mediciones representan el estado promedio de la atmósfera en el hemisferio norte desde ambos lugares, lo cual es muy útil para obtener datos precisos sobre la calidad del aire.

Con información de ambito.com