Mamá elefante y bebe elefante
Una madre elefante y su cría se dirigen a un pantano cercano en el Parque Nacional Amboseli de Kenia el 12 de agosto. Tony Karumba / AFP a través de Getty Images
África ECO-NOTICIAS

Emocionante ‘baby boom de elefantes’ en un parque nacional de Kenia

El Parque Nacional Amboseli en Kenia está experimentando una especie de boom de nacimientos de elefantes.

El parque, que se encuentra al pie del monte Kilimanjaro, ha informado el nacimiento de más de 170 terneros este año y contando. Es más, este año nacieron dos pares de gemelos, algo poco común según Amboseli Trust For Elephants, un grupo de conservación sin fines de lucro en Kenia.

“La principal razón por la que la población se está recuperando se debe al excedente de lluvias que hemos tenido en los últimos dos años”, dijo Tal Manor, gerente de proyectos de ATE. “Los baby boomers están relacionados en gran medida con cambios ecológicos”.

En 2019, el Comité Internacional de Rescate informó lluvias más altas de lo normal, que causaron inundaciones masivas, mataron a personas y dañaron cultivos en África Oriental. Las fuertes lluvias se produjeron después de que la región tuviera años de severa sequía. Para los elefantes, más lluvia significa más vegetación para el pastoreo y menos muertes por deshidratación y hambre.

“En general, en Kenia, los esfuerzos contra la caza furtiva también son altos y los elefantes son generalmente más seguros, lo que significa que mueren [menos] que en otras partes de África”, agregó Manor. “Y la población de elefantes de Kenia está aumentando lentamente”.

El baby boom no es la única estadística de paquidermo alentadora. El Servicio de Vida Silvestre de Kenia dijo que el país ha visto aumentar su población de elefantes de 16,000 elefantes en 1989 a 34,800 a fines de 2019.

Existen varias amenazas para las poblaciones de elefantes: sequías relacionadas con el cambio climático, enfrentamientos con agricultores cuyas tierras pisotean los elefantes y cazadores furtivos que cazan y matan ilegalmente a los animales por sus valiosos colmillos.

El secretario del Gabinete de Turismo y Vida Silvestre de Kenia, Najib Balala, dice que el crecimiento de la población de elefantes se debe en parte a los esfuerzos del país para detener a los cazadores furtivos.

“En los últimos años hemos logrado dominar la caza furtiva en este país”, dijo Balala a los periodistas en el Parque Nacional Amboseli durante un evento el miércoles que coincidió con el Día Mundial del Elefante.

En 2019, el gobierno de Kenia estableció consecuencias más severas para cualquier persona condenada por caza furtiva, incluidas multas elevadas y tiempo en prisión, informó AP.

En Kenia, 80 elefantes fueron cazados furtivamente en 2018. El número se redujo significativamente a 34 en 2019. Y en 2020, los números están en camino de alcanzar una cifra aún menor.

“Nuestro número de elefantes cazados furtivamente desde enero hasta hoy ha sido siete”, dijo Balala. Añadió: “Lamentamos que hayan sido siete”.

A pesar de los números prometedores en Kenia, los elefantes africanos todavía son considerados una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Si bien la caza furtiva sigue siendo una amenaza para la población, la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN informa que “la amenaza percibida más importante” es la pérdida o debilitamiento del hábitat causado por la expansión de la población humana y la conversión de tierras en curso.

El director general del Servicio de Vida Silvestre de Kenia, John Waweru, durante el evento del Día Mundial del Elefante habló sobre la amenaza del “conflicto entre humanos y elefantes” para los esfuerzos de conservación, que puede surgir cuando los elefantes asaltan los cultivos de los agricultores y matan el ganado.

“Los elefantes son uno de los recursos naturales que ha sido atrapado por la codicia humana por un lado y la necesidad humana por el otro, así que ahí tenemos una dicotomía”, dijo Waweru.

En 2016, NPR informó sobre que un censo de elefantes africanos encontró que la población general disminuyó en casi un tercio entre 2007 y 2014, totalizando 144,000 animales perdidos.

Por Gabriela Saldivia. Artículo en inglés.

Acerca del Autor

Gaia Vercelli

Estudiante de economía, involucrada en proyectos de sostenibilidad en el área de la moda, participó en voluntariados sociales y ambientales.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Gaia Vercelli

Estudiante de economía, involucrada en proyectos de sostenibilidad en el área de la moda, participó...