ECO-NOTICIAS Inglaterra

El calor del subterráneo de Londres se utilizará para calentar hogares

calor en el subte de londres
Los participantes en el día anual sin pantalones en el metro viajan en el metro de Londres (Imagen: REUTERS/Paul Hackett)
Compártelo en tus redes

Los londinenses suelen quejarse del calor sofocante en ciertas líneas del subterráneo, pero muy pronto ese mismo calor se usará para calentar las casas durante los meses de invierno. En lo que se cree que es un hito mundial, el calor residual de la Línea Norte se aprovechará y se canalizará a hogares y negocios en el distrito de Islington, en el norte de Londres, para fines de año.

El proyecto forma parte de una iniciativa para proporcionar calor más barato y ecológico a las viviendas de la zona. Islington ya está suministrando calefacción a 850 hogares mediante el uso de energía verde generada en el Centro de Energía Bunhill, a través de cogeneración (CHP) con gas. Con esta expansión, ahora se usará un conducto de ventilación de la Línea Norte para canalizar el calor hacia la red.

El proyecto es uno de un número creciente de esquemas en todo el Reino Unido diseñados para calentar hogares utilizando “calor residual” de fábricas, plantas de energía, ríos y pozos de minas en desuso.

La búsqueda de fuentes alternativas de calor renovable ha ganado ritmo después de la promesa del gobierno de prohibir las calderas de gas de las viviendas de nueva construcción a partir de 2025.

La próxima fase del proyecto, que se completará en los próximos meses, extenderá la red a otros 450 hogares.


El proyecto del tubo podría allanar el camino para los esquemas de calefacción urbana en toda la capital para calentar hogares con calor barato y bajo en carbono de las líneas subterráneas.

La Autoridad del Gran Londres (GLA) estima que se desperdicia suficiente calor en la capital británica para satisfacer el 38% de su demanda de calefacción.

Tim Rotheray, director de la Asociación para la Energía Descentralizada, dijo que los esquemas de calefacción urbana se estaban multiplicando en todo el Reino Unido como una herramienta de bajo costo para abordar la crisis climática.

“Casi la mitad de la energía utilizada en el Reino Unido es para el calor, y un tercio de las emisiones del Reino Unido proviene de la calefacción. Con el gobierno declarando que debemos ser neutrales en carbono dentro de 30 años, necesitamos encontrar una manera de eliminar el carbono de nuestro sistema de calefacción”, dijo.

“La oportunidad que ha quedado clara para la comunidad energética descentralizada es la idea de capturar el calor residual y utilizarlo localmente”.

Buscando otras fuentes alternativas

En entornos urbanos e industriales, el calor residual se produce dondequiera que haya sistemas de refrigeración, centrales térmicas o industria pesada. La clave para aprovechar el calor es usarlo localmente.

La fábrica de British Sugar en Wissington, Norfolk, canaliza el exceso de calor producido por el jarabe de cocción en un invernadero vecino de 18 hectáreas (45 acres) utilizado para cultivar cannabis medicinal. También bombea algunas de sus emisiones de carbono al invernadero para que las plantas las conviertan en oxígeno.



Una fuente de calor aún mayor se encuentra debajo de muchos de los pueblos y ciudades de Gran Bretaña: en la energía geotérmica atrapada en el agua en el fondo de antiguas minas. Stoke-on-Trent está trabajando en un proyecto de 52 millones de libras esterlinas para aprovechar la energía de los depósitos de agua caliente en las profundidades subterráneas. Esto calentará el agua convencional antes de bombearla a través de la red a los clientes.

El ayuntamiento de Stoke estima que el esquema, que estará operativo para el invierno de 2020, podría reducir sus emisiones de carbono en unas 12,000 toneladas al año.

Otro proyecto en Edimburgo

En Edimburgo, los ingenieros de Ramboll han desarrollado un plan para crear una red de calor que utiliza el agua acumulada en una gran mina en desuso como una batería térmica subterránea gigante.

Paul Steen, quien ha propuesto el proyecto, cree que el agua de la mina ofrece un “potencial masivo” para ayudar a la ciudad a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad al conectarla a un sistema renovable de distribución de calefacción y refrigeración.

El sistema de la mina inundada se encuentra hasta 500 metros bajo tierra y mide 8 km de largo por 6 km de ancho.

Durante el verano, el calor producido por los sistemas de enfriamiento y la industria pesada podría bombearse hacia el acuífero, donde elevará lentamente la temperatura del agua.

Durante el invierno, el agua de la mina se bombearía a la superficie y se extraería calor de “bajo grado” en un intercambiador de calor. El agua podría ser bombeada a través de una bomba de calor para calentar hogares y negocios.

Los ingenieros en Glasgow incluso han encontrado potencial de calor en el río Clyde.

El proyecto de regeneración Queen’s Quay de 250 millones de libras esterlinas de la ciudad organizará un proyecto que utiliza bombas de calor para extraer calor del agua del río antes de conectarlo a una red de 2,5 km de largo que incluye 1.400 hogares, negocios y edificios públicos.

cnnespanol.cnn.com (artículo en inglés)

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico