El Mar de China Meridional tiene una clave para las economías azules sostenibles

Haga una búsqueda en Google sobre el Mar de China Meridional y probablemente encontrará muchos más enlaces sobre “disputas” que de “cooperación”. Esto muestra que para la mayoría de las personas, las disputas son las principales características.

Esto no es de extrañar. En los últimos años, una serie de incidentes en el Mar de China Meridional entre China y otras naciones como Filipinas y Vietnam han puesto de relieve la competencia intensificada por los recursos naturales, las actividades unilaterales de los estados demandantes y las intervenciones extranjeras. Todo esto apunta a señales de que una resolución de las disputas está plagada de dificultades.

Sin embargo, desperdiciar energía en la disputa no contribuye al desarrollo sostenible del Mar de China Meridional. Ante la realidad de que la disputa no puede resolverse amistosamente en el corto plazo, solo el desarrollo racional y ordenado y la utilización de los recursos pueden conducir a la adopción de una verdadera sostenibilidad.

¿Qué es una economía azul?

La economía azul es un uso sostenible de los recursos oceánicos para el crecimiento económico, que abarca tres formas económicas: economías que se enfrentan a la crisis mundial del agua, economía de desarrollo innovador y desarrollo de la economía marina. Aunque el concepto de economía azul se introdujo formalmente durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible de 2012 (la conferencia Río + 20) por primera vez, la práctica apareció ya en 1999 en Australia.

A estas alturas se ha convertido en una parte intrínseca de la gobernanza global de los océanos. Las estadísticas muestran que la economía oceánica mundial está valorada en alrededor de $ 1,5 billones por año, lo que la convierte en la séptima economía más grande del mundo. Se prevé que se duplique para 2030 a $ 3 billones. El valor total de los activos oceánicos (capital natural) se ha estimado en 24 billones de dólares. Esto demuestra el enorme potencial sin explotar para el desarrollo de la economía azul a nivel nacional, regional y mundial.

Actualmente, muchos estados y regiones consideran el desarrollo de la economía azul como una fuente de importación de crecimiento económico. Por ejemplo, Australia ha reconocido que el desarrollo y el crecimiento industrial basados ​​en los océanos tienen un gran potencial para el desarrollo económico y social del país.

Modelos como este pueden proporcionar ejemplos útiles para las naciones de la región del Mar de China Meridional.

Los beneficios de una economía azul para el Mar de China Meridional

Fortalecer la cooperación en el comercio marítimo entre los estados que comparten el Mar de China Meridional, especialmente a través de la promoción de una economía azul, no solo es esencial para implementar estrategias de desarrollo marino nacionales individuales de los estados regionales, sino también propicio para la prosperidad económica regional.

Políticamente, las prácticas de cooperación económica exitosas conducen a acumular confianza política y cultural mutua y a consolidar la diplomacia multilateral, al tiempo que obtienen beneficios económicos para los países participantes, lo cual es fundamental para la resolución a largo plazo del problema.

Económicamente, es propicio para que los estados litorales alrededor del Mar de China Meridional aprovechen al máximo el potencial de los recursos marinos (incluidos el petróleo y el gas, los minerales y la pesca) para obtener beneficios económicos y lograr una situación de beneficio mutuo para todas las partes.

China, la fuerza dominante en la región, tiene una larga historia de intercambios económicos y comerciales con los estados vecinos, lo que puede sentar una buena base para el desarrollo cooperativo del Mar.

Ecológicamente, la clave para el desarrollo de la economía azul es que los países deben hacer un uso completo del océano mientras evitan explotar la vida acuática, contaminar los ecosistemas marinos o participar en otras prácticas nocivas. Al hacerlo, deben encontrar un compromiso entre la sostenibilidad y el crecimiento económico, y garantizar que el crecimiento económico se mantenga sin agotar los recursos naturales.

Por lo tanto, promover la cooperación económica azul entre los estados de la región es una medida importante para proteger el ecosistema del Mar de China Meridional. Si se gestiona de forma sostenible, esto no solo puede crear un entorno más saludable para la vida silvestre marina, sino que también puede generar una mayor prosperidad para las personas.

Abordar los desafíos del uso explotador del mar

La mayoría de los sectores económicos se han visto dañados en toda la región por el crimen organizado, y la economía azul no es diferente. Las consecuencias de esta “economía azul en la sombra” van mucho más allá de destruir los ecosistemas del océano al tiempo que ponen en peligro la paz y la seguridad.

En el Mar de China Meridional, varios factores negativos han obstaculizado la cooperación pragmática entre los Estados reclamantes y tres de ellos son de particular importancia.

1) Pesca ilegal:

La participación de una embarcación en un lugar no autorizado por cualquier motivo, o la pesca en áreas no designadas para ello, es un delito marítimo sancionado por la ley. No solo eso, sino que violaciones como esta conducirán fácilmente a grandes desastres en el mar, lo que planteará desafíos para el desarrollo de una economía azul.

La pesca ilegal ha sido durante mucho tiempo un problema en las pesquerías locales, poniendo en peligro el crecimiento de la economía azul, la seguridad nacional, la seguridad alimentaria y los derechos humanos. Atraídos por los abundantes recursos pesqueros, los estados de la región han aumentado sus esfuerzos de pesca.

Los productos acuáticos de Vietnam se han convertido ahora en el segundo producto de exportación más grande después del petróleo, mientras que la mitad de la producción pesquera de Filipinas proviene del Mar de China Meridional.

La sobrepesca de los estados ha provocado una disminución de los recursos pesqueros. China ha implementado una prohibición de pesca desde 1999 para proteger los ecosistemas y la biodiversidad del mar, pero otros estados no han adoptado medidas similares.

Además, algunas encuestas han demostrado que la pesca ilegal y no reglamentada se practica principalmente en estados que muestran signos comunes de mala gobernanza, incluida la corrupción endémica, leyes ambiguas y falta de voluntad para implementar la legislación existente.

Es por eso que abordar el flagelo de la pesca ilegal requerirá una mejora en la gobernanza relacionada con los océanos de los estados regionales. 

2) Piratería:

La piratería es uno de los mayores delitos que afectan a la economía azul. Es quizás el delito marítimo más conocido y una grave amenaza para la estabilidad marítima, que causa enormes pérdidas económicas y, a menudo, daños físicos.

El Mar de China Meridional se encuentra en una posición clave entre el Océano Pacífico y el Océano Índico, y es un importante centro de la red comercial internacional.

Sin embargo, desde finales del siglo pasado, la piratería ha sido desenfrenada. Los piratas se han convertido en una seria amenaza para el desarrollo de la economía azul.

Según los datos del Acuerdo de Cooperación Regional para Combatir la Piratería y el Robo a Mano a Mano contra Buques en Asia ( ReCAAP ), hubo un aumento del 17% en la piratería durante 2020, con 97 incidentes en total. ReCAAP también informó que la piratería en Asia ha aumentado a su nivel más alto en cinco años.

Para formular eficazmente un plan de acción contra la piratería, la comunidad internacional debe poder trabajar unida mediante la implementación de sólidas operaciones multilaterales entre países. Esto también es esencial para llevar a cabo la cooperación en economía azul entre estados regionales.

3) Contaminación:

Los desechos plásticos son un problema importante en todo el mundo y también lo son en el Mar de China Meridional. Peor aún: el problema va en aumento, según la cantidad de desechos plásticos que ingresan a nuestras aguas cada año, que se estima en unos 12 millones de toneladas.

Como área marina de gran importancia para la biodiversidad, contribuye al desarrollo de la economía mundial con sus ricos recursos biológicos, petróleo y gas, y vías fluviales convenientes. Si bien el ajetreado comercio marítimo y el desarrollo de recursos de petróleo y gas a gran escala han traído beneficios económicos a los estados regionales, el Mar de China Meridional ha estado bajo una tremenda presión de contaminación.

Una serie de problemas ambientales, como la erosión costera, la contaminación por desechos sólidos, la descarga de aguas residuales, los desechos industriales, la sobrepesca, la destrucción de arrecifes de coral y manglares, han amenazado seriamente el medio marino de la región.

Todos estos desafíos plantean graves amenazas para el surgimiento de una economía azul sostenible en la región, pero también pueden abordarse si las naciones unen fuerzas en una cooperación mutuamente beneficiosa.

Escrito por Xu Xiaodong, investigador postdoctoral en el Instituto Nacional de Estudios del Mar Meridional de China en China para Sustainability Times. Artículo en inglés

Deja un comentario