Ley de Restauración de la Naturaleza sufre revés en el Parlamento Europeo

La Ley de Restauración de la Naturaleza fue rechazada por la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, con un empate de 44 votos a favor y 44 votos en contra.

La propuesta legislativa para revertir la pérdida de biodiversidad mediante la rehabilitación de áreas terrestres y marítimas degradadas en Europa ha generado críticas por parte de los partidos conservadores.

Si se opta por que la sesión plenaria tenga una estructura similar a la comisión de 88 miembros, los legisladores no podrán entablar negociaciones con los Estados miembros que ya han acordado una posición común. Esto podría llevar a que la ley quede sin efecto. 

La Ley de Restauración de la Naturaleza será sometida a votación por el Parlamento Europeo durante su sesión plenaria del 13 de julio.

Si la Ley es aprobada, pasará a una fase de negociaciones entre el Parlamento Europeo, los gobiernos nacionales y la Comisión Europea para llegar a un acuerdo sobre el texto final.

Negacionismo de la derecha

Durante los últimos meses, el Partido Popular Europeo (PPE) ha llevado a cabo una campaña activa en oposición a la Ley de Restauración de la Naturaleza. Esta ley busca proteger y preservar el medio ambiente, pero el PPE ha expresado su desacuerdo con ella.

El grupo sostiene que esta tecnología presenta una amenaza directa a los medios de vida tradicionales de los agricultores, pescadores y gestores forestales europeos.

Se argumenta que los objetivos de rehabilitación de áreas terrestres, que tienen un carácter legalmente vinculante, podrían afectar negativamente las cadenas de suministro, reducir la producción de alimentos y aumentar los precios para los consumidores.

En la sesión del 15 de junio, el líder del PPE, Manfred Weber, realizó una reorganización de los diputados del partido en la comisión de Medio Ambiente con el objetivo de obtener el máximo número de votos en contra de la propuesta.

Greenpeace denunció que aunque los eurodiputados conservadores no lograron derrocar completamente la ley en la comisión de Medio Ambiente, sí consiguieron obtener apoyo para obstaculizarla.

En este caso, se ha logrado posponer la fecha de restauración natural establecida en el proyecto de ley hasta el año 2035. Además, se ha reducido el objetivo de restaurar áreas naturales, pasando del 20% al 10%.

Argumentos a favor

No obstante, más de 3.000 científicos han manifestado su inquietud respecto a las imprecisiones y la desinformación que difunden aquellos que se oponen a esta ley, incluyendo falsas amenazas para la seguridad alimentaria y el empleo.

Los partidos progresistas, las ONG ambientalistas, los científicos del clima y la industria de las energías renovables afirman que es posible conciliar la restauración de la naturaleza con la actividad económica. Ambos objetivos son considerados compatibles por estas organizaciones y expertos en el tema.

En junio, varias empresas importantes como IKEA, Nestlé, H&M, Iberdrola y Unilever se unieron para enviar una carta a los legisladores. En dicha carta, instaron a adoptar rápidamente normas que promuevan la restauración de la naturaleza.

La implementación de estas medidas proporcionaría seguridad legal a las empresas, garantizaría una competencia justa y estimularía la innovación.

“Nuestra dependencia de un medio ambiente sano es fundamental para la resistencia de nuestras economías y, en última instancia, para nuestro éxito a largo plazo”, escribieron los CEO.

Cada mes nos llegan advertencias terribles sobre el daño que estamos causando a la naturaleza de la que dependemos: estudios científicos sobre la desaparición de insectos, grandesgranes incendios forestales e inundaciones, etc. La comunidad científica lo tiene  claro: si no restauramos la naturaleza, asistiremos a grandes extinciones y al colapso de nuestra capacidad para producir alimentos y sobrevivir al calentamiento global. Es una vergüenza que los políticos y los grupos de presión hayan difundido la mentira de que la naturaleza y la agricultura están de algún modo en conflicto: todo el Parlamento debe ignorar este sinsentido y votar a favor de restaurar la extremadamente valiosa naturaleza de Europa” – Špela Bandelj, responsable de la campaña de Europa Central y Oriental de Greenpeace.

Antecedentes

La Ley de Restauración de la Naturaleza, presentada por primera vez por la Comisión Europea en junio de 2022, forma parte del Pacto Verde Europeo y de la estrategia de biodiversidad 2030. Esta legislación tiene como objetivo principal promover la recuperación y protección del medio ambiente en Europa.

La legislación tiene como objetivo principal la rehabilitación de los hábitats y especies que han sufrido degradación debido a la intervención humana y el cambio climático. Esta medida busca restaurar y preservar la biodiversidad en beneficio del medio ambiente y las futuras generaciones.

La Comisión informa que el 81% de los hábitats europeos están en condiciones precarias, siendo las turberas, los pastizales y las dunas los más afectados.

La ley tiene como objetivo establecer metas obligatorias desde el punto de vista jurídico en siete áreas específicas, como la protección de las tierras agrícolas, los polinizadores, los ríos sin restricciones y los ecosistemas marinos. Estas metas deben cubrir al menos el 20% de la superficie terrestre y marina de la Unión Europea para el año 2030.

Posteriormente, se estableció un nuevo objetivo del 30% para que el bloque esté alineado con el acuerdo histórico alcanzado en diciembre pasado durante la COP15 de Montreal.

Según la legislación, se requerirá que los Estados miembros elaboren planes a largo plazo para restaurar la naturaleza. Estos planes deben incluir los proyectos e iniciativas que tienen la intención de llevar a cabo para alcanzar los objetivos generales establecidos.

Entre las opciones disponibles se encuentran la siembra de árboles, la cría de abejas, la restauración de humedales secos y la expansión de áreas verdes en zonas urbanas.

Cuando se presentó la Ley de Restauración de la Naturaleza, las organizaciones ecologistas la recibieron con agrado, ya que aplaudieron tanto sus objetivos jurídicamente vinculantes como su amplio alcance.

La propuesta generó una fuerte reacción por parte de agricultores, pescadores y silvicultores, quienes la consideraron como una propuesta “mal concebida, poco realista e inviable”, argumentando que tendría “consecuencias devastadoras”.

El PPE tomó como base esta reacción para iniciar su oposición, lo cual, según los críticos, está fuertemente influenciado por las próximas elecciones europeas y el repentino ascenso del BBB, el partido populista agrario que ha causado conmoción en la política neerlandesa.

Con información de servindi.org