Malasia: selvas salvadas de plantación de aceite de palma

Selvas salvadas por el pueblo penan que ha logrado detener una amenaza que pesaba sobre el Parque Nacional de Gunung Mulu, en Malasia. Se trataba de una plantación de aceite de palma. Tras años de protestas, el gobierno del estado de Sarawak ha retirado el permiso. Un gran éxito para los pueblos indígenas que habitan la región.

Espero que los pueblos indígenas podamos resistir y ganar más casos de invasión de la selva para preservar un medio ambiente limpio“, afirma Matek Geram, de la organización indígena SADIA y del que Salva la Selva es estrecha colaboradora: “La selva es nuestra vida y la de todos los pueblos indígenas. Haremos todo lo posible para salvar nuestros bosques para las generaciones futuras“.

Una de las razones de este éxito ha sido la elaboración de cartografía de las tierras tradicionales indígenas, en la que Matek desempeñó un papel importante. Para ello, estuvo formado a personas de las comunidades para que plasmen su territorio en los mapas y ha colaborado en la instrucción sobre sus derechos. Matek puede llevar a cabo este trabajo gracias a donaciones recogidas por Salva la Selva.

Realizar mapas cartográficos, clave para las selvas salvadas

Realizar los mapas era importante, porque la concesión de 4.400 hectáreas de concesiones de tierras para plantaciones de aceite de palma no sólo bordeaba el Parque Nacional de Gunung Mulu, que es el único sitio del Patrimonio Mundial en Sarawak, sino que también afectaba a los territorios indígenas.

Los penan son protectores de los bosques y agradecen que el plan de establecer una plantación de aceite de palma haya pasado a la historia“, declaró Komeok Joe, jefe de la organización indígena penan Keruan. Los pueblos berawan y tering también sintieron la amenaza de sus medios de subsistencia y su forma de vida.

Este caso es una muestra además, de que la persistencia es a menudo necesaria y al final da sus frutos. En febrero de 2019, Salva la Selva y estas organizaciones ya habíamos iniciado una petición contra las plantaciones, que fue firmada por 236.858 personas. Entonces, en septiembre de 2019, la empresa de aceite de palma Radiant Lagoon se retiró. Sin embargo, según el bien informado sitio web Mongabay, aparentemente siguió operando el proyecto y cortando árboles.

Es ahora pues, el rescate de las selvas y esperamos que el final definitivo para ese proyecto.

Ecoportal.net

Fuente