Molinos de energía eólica
Imagen de Erich Westendarp en Pixabay
ECO-NOTICIAS

Pros y contras de la energía eólica

La energía eólica existe desde hace miles de años. Los vientos libres y abundantes de la Tierra se usaban, y todavía se usan, para navegar en barcos, moler granos y bombear agua. Solo recientemente los humanos han aprovechado este poder para producir electricidad, pero ya es una parte significativa y creciente de la combinación, que alimenta alrededor del 10% a nivel mundial, con capacidad para mucho más. 

La energía eólica tiene muchos beneficios: es un tipo de energía renovable relativamente sencilla que, una vez instalada, no requiere mucho mantenimiento y no contamina el aire ni el agua. Más significativamente, en un mundo en el que todos estamos empezando a sentir los efectos directos de la crisis climática, las turbinas eólicas generan electricidad sin emisiones de gases de efecto invernadero .

Sin embargo, esta fuente de energía limpia también plantea desafíos y tiene algunas desventajas: las dos más importantes son sus impactos ambientales y la variabilidad inherente del viento. Hay mitigaciones para estos, pero ciertamente no deben ignorarse ni minimizarse. Económicamente, la energía eólica tiene un costo inicial significativo, pero también lo tienen la mayoría de las formas de energía, y las plantas de combustibles fósiles requieren un mantenimiento significativamente mayor, lo que implica costos operativos más altos.

Ventajas de la energía eólica

La ventaja más significativa de la energía eólica es que genera electricidad sin contaminar el aire ni el agua y sin añadir gases de efecto invernadero a la atmósfera. Pero también tiene otros beneficios económicos y medioambientales únicos.

Beneficios ambientales

El viento no contribuye al cambio climático. Si bien existen costos de energía para la fabricación y el transporte de las turbinas, un estudio sobre el ciclo de vida de las turbinas eólicas encontró que su huella de carbono se recupera en ahorros de CO2 en solo seis meses de operación. En 2019, se evitó el equivalente a 42 millones de automóviles en CO2 al generar electricidad a partir del viento.

Fuente de energía renovable. No hay escasez de viento y no se puede agotar, por lo que la base de la energía eólica es un suministro renovable y sostenible. Esa energía no necesita ser extraída del suelo o transportada en tren o camión, lo que requiere energía y emisiones adicionales y aumenta el costo de las plantas que queman combustibles fósiles. Y los nuevos modelos de aerogeneradores son cada día más eficientes.

Cero emisiones. Una vez ubicado y colocado, un aerogenerador o parque eólico no genera efluentes ni emisiones. Las chimeneas no necesitan ser restregadas, y el material tóxico no necesita procesarse, transportarse, tirarse o enterrarse.

No necesita una fuente de agua cercana. No se necesita agua para operar una turbina eólica, ni se usa agua para enfriar máquinas o para cualquier otro propósito, por lo que las turbinas eólicas no necesitan ubicarse cerca de vías fluviales o conectadas a fuentes de agua.

Beneficios económicos

Bajos costos operativos. Una vez instaladas, las turbinas eólicas tienen un bajo costo operativo.

La energía eólica puede necesitar menos subsidios para que sea asequible. Todos los sistemas de suministro de energía más grandes reciben subsidios gubernamentales, incluidas las plantas de carbón y los parques eólicos. Pero la industria de los combustibles fósiles puede obtener subvenciones y exenciones fiscales mucho más altas que las formas renovables, según los factores que se tomen en consideración. ¿Los costos artificialmente bajos de la minería en tierras públicas deberían contar para los subsidios? Los analistas ambientales y financieros no están de acuerdo al respecto.

Las turbinas eólicas no contribuyen a la contaminación del aire ni a los peligros para la salud relacionados. Se ha demostrado que las centrales eléctricas de carbón afectan negativamente a la salud de las personas, lo que genera costos médicos. Por lo general, estos no se consideran un “costo” de producir electricidad a base de carbón. Ya sea que se trate de un efecto económico o de salud humana, o ambos, vale la pena considerarlo como un costo o un ahorro de costos cuando se trata de energía eólica.

La energía eólica es flexible, lo que permite la independencia energética. A diferencia de los combustibles fósiles, que generalmente necesitan una planta de energía centralizada para generar electricidad de manera eficiente, la energía eólica es flexible en tamaño y espacio. (Incluso los generadores domésticos que queman aceite se utilizan solo para cortes de emergencia; son ineficientes y también contaminan el aire local).

El tamaño y la cantidad de turbinas eólicas pueden variar para adaptarse a la ubicación y las necesidades energéticas. Si bien la idea de la energía eólica puede provocar imágenes de parques eólicos con cientos de turbinas, también hay turbinas pequeñas y medianas que funcionan solas, en parejas o en tres, proporcionando lo que se conoce como energía distribuida a las personas que la necesitan. En los Estados Unidos, el Departamento de Energía informa que hay más de 85.000 de estas turbinas más pequeñas, que generan 1.145 megavatios de potencia.

Escalabilidad. Las turbinas pequeñas pueden alimentar hogares, ranchos, granjas o edificios; Se pueden utilizar turbinas más grandes para la generación de electricidad local para necesidades industriales o comunitarias.  

Desventajas de la energía eólica

La energía eólica tiene algunos desafíos importantes, el más conocido de los cuales es su impacto ecológico en aves y murciélagos. Los oponentes también han citado el ruido generado por las turbinas como un problema de calidad de vida para quienes viven cerca de ellas.

Fiabilidad

La fiabilidad del viento puede variar. Aunque las turbinas pueden producir energía el 90% del tiempo, es posible que no funcionen al 100% de su capacidad; el promedio es del 35% de su capacidad .

Impredecibilidad. El viento bajo o nulo apagará una turbina eólica, al igual que los vientos que son demasiado fuertes (para proteger la maquinaria). Durante ese tiempo, mantener un flujo de electricidad regular requerirá energía eólica almacenada de las baterías u otra fuente de energía.

Ruido y contaminación visual

La contaminación acústica. Las turbinas eólicas pueden ser ruidosas y generar un sonido que se encuentra en el rango de 50 a 60 decibelios (comparable a una lluvia moderada). Obviamente, esto puede molestar a las personas que viven cerca de turbinas incluso más pequeñas, pero los datos no son concluyentes sobre los impactos en la salud del ruido de las turbinas eólicas.

Fauna silvestre. El ruido de las turbinas eólicas también puede afectar a la vida silvestre , especialmente a las aves y los murciélagos, pero también a otros animales que usan vocalizaciones para comunicarse.

Estética. Algunas personas piensan que las turbinas de viento son feas y no les gusta verlas en el paisaje o sobre el agua.

Parpadeo de sombras. Este es un fenómeno que es producido por las palas giratorias de una turbina eólica emparejadas con un sol bajo en el horizonte. Esto arroja una sombra en movimiento que se percibe como un parpadeo cuando se mueven las cuchillas. Puede ser desorientador y perturbador para quienes viven cerca de la turbina, aunque tiende a ocurrir solo en circunstancias específicas de tiempo limitado. Los efectos de parpadeo de las sombras se pueden calcular y mitigar para minimizar el impacto. Las turbinas más pequeñas no tienen tanto problema con el parpadeo de la sombra, ya que son más cortas, por lo que esto es principalmente una preocupación con las turbinas más grandes.

Efectos ecológicos

Colisiones de aves. Las turbinas eólicas son responsables de un gran número de muertes de aves. El estudio más conocido sobre la mortalidad por colisión de aves en instalaciones eólicas encontró que en los EE. UU. Continental, las turbinas eólicas matan entre 140.000 y 328.000 aves cada año. Existen mitigaciones (construir parques eólicos lejos de poblaciones más grandes de estos animales o instalar un radar que apaga las turbinas cuando hay pájaros o murciélagos cerca), pero aún no se sabe qué tan efectivos pueden ser estos ajustes. Las turbinas sin palas podrían ser otra solución a este importante problema.

Impacto en los ecosistemas locales. Un parque eólico, como cualquier otro desarrollo industrial a gran escala, tendrá un impacto en los ecosistemas locales. Si bien el 98% de la tierra en un parque eólico puede ser utilizado por animales para sus necesidades de hábitat, todavía hay caminos de mantenimiento y otra infraestructura, especialmente líneas eléctricas, que pueden afectar negativamente a la vida silvestre en el área.

Impacto potencial. El conjunto de efectos ecológicos de los parques eólicos aún no se conoce y pueden surgir consecuencias inesperadas. Por ejemplo, una investigación realizada en India encontró menos aves depredadoras cerca de parques eólicos y muchas más lagartijas, lo que interrumpió el equilibrio local de depredador y presa.

Artículo en inglés.

Acerca del Autor

Starre Vartan

Starre Vartan ha sido periodista ambiental y científica durante más de 15 años. Fundó un sitio web ecológico galardonado y ha escrito un libro sobre la vida ecológica.

Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

  • Creo firmemente que el impacto sería menor que el que ya existe con las energías actuales, a mi parecer las cosas serían menos complicadas con energías renovables que den prioridad a las energías limpias. Urge darles prioridad.

About Author

Starre Vartan

Starre Vartan ha sido periodista ambiental y científica durante más de 15 años. Fundó un sitio web...