Desperdicio de alimentos
ECO-NOTICIAS Inglaterra

Cómo los supermercados podrían reducir el desperdicio de alimentos

Con informes de que los principales supermercados desperdician el equivalente a casi 190 millones de comidas al año, la reducción del desperdicio de alimentos se está convirtiendo en un tema cada vez más importante. Además de la presión para mejorar la sostenibilidad y reducir la huella de carbono, se incentiva aún más a los supermercados a reducir los costos a la luz del aumento de los costos operativos que experimentaron muchos supermercados durante la pandemia.

A pesar del problema más obviamente poco apetitoso de los consumidores que compran alimentos que han superado su fecha de caducidad, esta situación arroja luz sobre los enormes agujeros que tienen muchos grandes supermercados en su conocimiento de lo que está sucediendo con los productos en el piso de la tienda.

La superposición obvia de los intereses económicos y éticos presenta en realidad una situación única en la que resolver el problema beneficia tanto a los intereses corporativos como a los de la sociedad. Sin embargo, si bien el objetivo es claro, abordar el problema es un asunto complejo.

En última instancia, el desperdicio de alimentos es un subproducto natural de la industria y con la mejor voluntad del mundo, nunca lo eliminaremos por completo. Nuestra propia investigación ha demostrado que las facturas totales de residuos en los supermercados del Reino Unido, ascenderán a más de 2.400 millones de libras esterlinas a finales de este año.

A pesar de esto, la mayoría de los líderes minoristas entienden que los vertederos siempre deben considerarse como el último recurso absoluto. Donar acciones a los bancos de alimentos es una opción ética y popular para abordar el desperdicio.

Sin embargo, no aborda las variables que conducen a que se desechen cantidades tan grandes de alimentos. Además, esta opción no siempre es factible, ya que la vida útil de los productos frescos suele ser corta, lo que complica aún más la redistribución de los alimentos e incluso la capacidad de los bancos de alimentos para aceptarlos como donaciones.

Podría decirse que es mucho peor entregar el problema a organizaciones benéficas y dejar que se encarguen de los costos y la logística de la eliminación de alimentos en mal estado.

La clave para resolver este problema es mediante una mejor integración de la tecnología y el aprovechamiento de los conocimientos que pueden ayudar a lograr un equilibrio entre las rebajas efectivas y el proceso de redistribución.

La forma más sencilla y eficaz de retener el valor de los bienes es mediante la rebaja dinámica. 

El objetivo principal de esto es lograr el mejor precio que los consumidores estén dispuestos a pagar antes de que caduque el producto. Los precios se pueden ajustar en tiempo real, teniendo en cuenta una serie de variables que afectan la tasa de venta directa.

Se deben tener en cuenta factores como el volumen restante, la popularidad de un producto, la hora del día, el día de la semana, la estación del año y la ubicación de la tienda. Estos ajustes en tiempo real se pueden lograr mediante el registro de datos, el análisis de conocimientos y mediante implementaciones tecnológicas, todo lo cual se puede aprovechar para identificar procesos ineficientes, optimizar las operaciones y, en última instancia, reducir los costos.

Una estrategia eficaz para reducir el desperdicio debe tener en cuenta la demanda, el suministro, las operaciones y los datos de cumplimiento en tiempo real para proporcionar un proceso de rebajas más dinámico. Y al calcular el precio y el tiempo de descuento óptimos de un producto, podemos acercarnos aún más al objetivo final de tener la disponibilidad suficiente para atender a todos los clientes de manera efectiva con el menor desperdicio posible.

Estas implementaciones y estrategias contribuirían de alguna manera a abordar los costos del desperdicio de alimentos y podrían resultar beneficiosas para los clientes y minoristas, ya que los primeros son recompensados ​​por su patrocinio con precios más bajos en la caja, al tiempo que aumentan la retención y la lealtad de los segundos.

Consumidores en contra del desperdicio de alimentos

Además, la reducción de costos podría permitir a los supermercados asignar fondos adicionales para sus esfuerzos de sostenibilidad más amplios. Dado que casi el 80% de los compradores europeos están de acuerdo en que los supermercados podrían hacer más para reducir el desperdicio de envases y alimentos, la implementación de las estrategias descritas anteriormente puede permitir a los supermercados abordar las preocupaciones más urgentes de sus clientes reduciendo el desperdicio y también cambiar su enfoque hacia el abordaje operativo y los propios procesos de producción que se consideran derrochadores e insostenibles.

El mismo estudio también encontró que el 47% de los consumidores cambiarían de supermercado por un mejor trato, reforzando aún más los vínculos entre una estrategia de rebajas en tiempo real efectiva y continua y la satisfacción de las necesidades y expectativas de los consumidores.

Para lograr todo esto, los minoristas deben estar sintonizados con todos los puntos de datos relevantes en todo su ecosistema, utilizando tecnología y análisis avanzados para obtener información que les permita actuar en tiempo real para implementar una estrategia de rebajas dinámica altamente efectiva.

Los beneficios ambientales, morales y comerciales de la gestión eficiente del desperdicio de alimentos son importantes y deben seguir siendo una prioridad durante estos tiempos difíciles.

Por Paul Boyle. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Paul Boyle

Paul Boyle es director ejecutivo de Retail Insight, una empresa que se especializa en análisis de datos para minoristas y fabricantes de bienes de consumo envasados.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Paul Boyle

Paul Boyle es director ejecutivo de Retail Insight, una empresa que se especializa en análisis de...