Apiterapia
Imagen de PeachMoon en Pixabay
SALUD

Apiterapia: para artritis, dolor crónico, lesiones y alergias

La apiterapia es un tipo de tratamiento que involucra a las abejas y el uso de productos derivados de ellas. Se usa para tratar enfermedades como la artritis, así como ciertas heridas, dolor de enfermedades crónicas e incluso lesiones. También es conocido por mejorar la salud de la piel, ya que reduce la inflamación y las arrugas, además de proporcionar efectos antibacterianos. 

La mayoría de los productos derivados de abejas contienen jalea real y cera de abejas. La jalea real es utilizada por la reina de las abejas, que se alimenta de esta comida enriquecida con enzimas. La colmena crea cera de abejas para construir su hogar y almacenar miel y polen. Aquí hay algunos beneficios para la salud de los productos de abejas, también conocidos como apiterapia:

Mejora la salud oral

El propóleos es una combinación de cera de abejas, resinas de árboles, miel y enzimas hechas por abejas para proteger la colmena de amenazas externas, como bacterias o virus. El propóleos puede tener una serie de beneficios para la salud, incluida la reducción de la gingivitis y la placa cuando se agrega a un enjuague bucal. Incluso puede ayudar a sanar y prevenir llagas en la boca también. La salud oral es vital porque nuestras bocas son el punto de entrada a los tractos digestivo y respiratorio, por lo tanto, esta es una barrera para proteger naturalmente contra las enfermedades orales.

Ayuda a aliviar heridas y alergias

La miel tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y analgésicas que son eficaces para tratar heridas y reducir el riesgo de infección. Se clasifica en crudo, regular y puro, siendo el crudo el mejor debido a sus propiedades antioxidantes. Sus propiedades también pueden ayudar a calmar el dolor de garganta causado por alergias. El consumo de miel local cruda que contiene pequeñas cantidades de polen regional introduce este alergeno en el cuerpo y ayuda a su sistema a desarrollar lentamente una inmunidad. 

Puede mejorar la salud inmunológica

Se cree que el veneno de abeja aumenta la producción de células T, lo que ralentiza las respuestas de alérgenos y reduce la inflamación. La terapia con veneno de abeja podría ayudar a reducir los síntomas de afecciones autoinmunes, como lupus, encefalomielitis y artritis reumatoide, al reducir la inflamación y aumentar la respuesta inmune del cuerpo.

Alivia la artritis

La razón más conocida para la apiterapia es su uso para aliviar cualquier dolor que pueda ser causado por la artritis. En este caso, es específicamente la terapia de veneno de abeja. Este tratamiento se administra a la piel a través de una micro malla de acero inoxidable y consiste en un promedio de 40 picaduras en una sesión. Luego actúa como un antiinflamatorio al reducir la hinchazón, el dolor y la rigidez. La apiterapia es parte de la medicina tradicional que se ha utilizado desde la antigua Grecia. 

Sirve como multivitamínico

La miel tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y analgésicas que son eficaces para tratar heridas y reducir el riesgo de infección. Se clasifica en crudo, regular y puro, siendo el crudo el mejor debido a sus propiedades antioxidantes. Sus propiedades también pueden ayudar a calmar el dolor de garganta causado por alergias. El consumo de miel local cruda que contiene pequeñas cantidades de polen regional introduce este alérgeno en el cuerpo y ayuda a su sistema a desarrollar lentamente una inmunidad. 

Puede mejorar la salud inmunológica

Se cree que el veneno de abeja aumenta la producción de células T, lo que ralentiza las respuestas de alérgenos y reduce la inflamación. La terapia con veneno de abeja podría ayudar a reducir los síntomas de afecciones autoinmunes, como lupus, encefalomielitis y artritis reumatoide, al reducir la inflamación y aumentar la respuesta inmune del cuerpo.

Posibles efectos secundarios

Irónicamente, aunque la apiterapia puede ser beneficiosa para algunos, todos pueden reaccionar de manera diferente y puede ser peligroso para algunas personas. En particular, las personas que se sabe que tienen alergias graves a las abejas no deben intentar ninguna apiterapia.


Algunos de los otros posibles efectos secundarios de la apiterapia incluyen dolor de cabeza, tos, dolor y debilidad muscular. Siempre consulte con un médico antes de comenzar un nuevo régimen de tratamiento.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario