Mujer alcoholica
Imagen de Social Butterfly en Pixabay
Enfermedades SALUD

Síntomas que puede presentar un adicto al alcohol

Las adicciones son una sombra alargada que siempre amenaza con envolver a cualquiera. Existen de muchos tipos y a todo tipo de objetos o sustancias, pero una de las más frecuentes es la adicción al alcohol. Los adictos a la bebida son los que más deben acabar acudiendo a centros de adicciones o de desintoxicación para volver a tener una vida normal. Porque, cuando este tipo de adicción aparece, pone toda la vida patas arriba.

Lo peor es que es un problema que va gestándose poco a poco, de menos a más, y que su extensión es cada vez más grande. Pero no es algo irreversible, tiene remedio, sobre todo si se actúa con rapidez y eficacia.

Cómo detectar una adicción al alcohol

La adicción al alcohol es una de las principales razones por las que cualquier centro de desintoxicación abre sus puertas. Lo cierto es que se trata de algo que sigue en crecimiento en los tiempos que corren, con todos los problemas y traumas que puede generar en familias y amistades. Desafortunadamente, es imposible un remedio global para la adicción a la bebida, pero sí que existen formas de prevenirla o, al menos, de detectarla para tomar medidas cuanto antes.

Si quieres saber cómo detectar si una persona es adicta al alcohol o no, presta mucha atención a las siguientes indicaciones. Estos factores son la clave, lo que más delata una posible adicción. Toma nota de todo y, sobre todo, observa al individuo en cuestión para ver si lo cumple.

Consumo continuo

Las personas adictas al alcohol lo consumen con mucha frecuencia. Tanto es así, que incluso pueden empezar a tomarlo a primera hora de la mañana y, a partir de ahí, sumergirse en un bucle continuo de “tragos” a lo largo del día. Un vaso, una copa, una botella, un cartón… El consumo no se mide, y eso es algo que acaba afectando tanto al organismo como a la propia mente y a los que están alrededor.

Lo peor de este consumo es que se realiza incluso en lugares o momentos en los que no se debe, de hecho es el indicador más claro de que una persona tiene adicción a la bebida. Sin duda, la forma más clara de verlo o de descubrirlo.

Tolerancia al alcohol

Esta es una consecuencia del consumo constante de bebidas alcohólicas. Dado que estas entran en el organismo con mucha más frecuencia, este logra desarrollar una mayor tolerancia a este, lo que provoca que los efectos más visibles del alcohol, la embriaguez, tarden bastante más en manifestarse. Algo para nada positivo, ya que precisamente este estado es el que ayuda a poner freno al consumo.

Pero en las personas con adicción por la bebida, el freno es lo último que aparece, si es que lo hace. Esa tolerancia se puede ver con mucha facilidad en cualquier celebración u ocasión especial, con el típico amigo que es capaz de beber más que el resto sin caer rendido. Hay que andarse con ojo.

Necesidad de beber

Algo totalmente ligado al consumo continuo. La persona que es adicta al alcohol toma bebidas constantemente porque necesita beber, de hecho, su humor puede verse seriamente alterado en el caso de que le sea imposible hacerlo. Esta necesidad se traslada incluso a situaciones complicadas, como por ejemplo un bache sentimental o una dificultad a nivel laboral. Para los adictos, estas situaciones son las que más les arrojan a beber, ya que ven en la copa el remedio para dejar a un lado los problemas.

En el caso de que tú mismo, o alguien cercano, se enfade por no poder beber, estás teniendo un claro indicio de que hay dependencia, porque hay necesidad. Son dos cosas que siempre van juntas, inevitablemente.

Incumplimiento de responsabilidades

Un daño colateral de las adicciones es que, precisamente por estas, se dejan a un lado las responsabilidades y obligaciones que se pudieran tener. Un adicto a la bebida puede llegar tarde al trabajo, o directamente no ir, eludir las tareas habituales en su día a día y otras muchas más cosas. Y todo por esa necesidad constante de seguir bebiendo para “disfrutar” del alcohol que tanto le gusta.

Al convertirse el consumo en una necesidad, pasa a ser algo fundamental y prioritario para el adicto. Todo lo demás sobra, salvo que le ayude a conseguir la copa que quiere. Por eso, no duda en descuidar otras labores que antes llevara a cabo con normalidad. Solo quiere beber, lo demás no importa.

Esperamos que todo esté más que aclarado y, sobre todo, que lo hayas entendido. Si alguna persona cercana manifiesta cualquiera de estos síntomas, es importante que hagas un seguimiento. Si manifiesta todos, debes comenzar a tomar medidas cuanto antes. Las adicciones deben tratarse rápidamente si se quieren solucionar con la debida eficacia.

Por Román Verdelli

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario