Por qué el vino tinto causa dolores de cabeza

Una nueva investigación explica por qué el vino tinto causa dolores de cabeza y no es sólo por la presencia del alcohol.

Pequeñas cantidades de alcohol pueden provocar dolores de cabeza. Lo primero que se piensa es que el alcohol es la causa, pero según un nuevo estudio, habría otros factores.

Algunas personas conocen esta sensación: beben una copa de vino tinto por la noche y a la mañana siguiente se despiertan con dolor de cabeza. Y esto no les pasa cuando toman otras bebidas que contienen mucho alcohol, por lo que se infiere que ese dolor es causado por algo más.

Antioxidantes en el vino tinto

Un equipo científico liderado por la investigadora Apramita Devi de la Universidad de California, Davis (EE.UU.) encontró la respuesta y descubrió que un antioxidante llamado quercetina, que se encuentra en las uvas rojas, puede cambiar la forma en que el cuerpo metaboliza el alcohol.

Según una investigación publicada en la revista Scientific Reports, la quercetina es una sustancia beneficiosa para la salud, pero que en este caso tiene un impacto negativo en las personas que beben alcohol.

Efectos secundarios del resveratrol

Cuando la quercetina ingresa al torrente sanguíneo, el cuerpo la convierte en glucurónido de quercetina“, dijo Andrew Waterhouse, químico especializado en vinos y coautor del estudio. Esta sustancia secundaria hace que el acetaldehído, un intermediario en la descomposición del alcohol, se acumule en el cuerpo, provocando síntomas como dolores de cabeza. El acetaldehído es una sustancia tóxica, irritante e inflamatoria que, en altas concentraciones, puede provocar enrojecimiento facial, dolores de cabeza y náuseas.

Hasta este estudio, la investigación se había centrado en gran medida en los numerosos compuestos fenólicos que se encuentran en el vino tinto, especialmente los compuestos llamados flavonoides como la quercetina, que se sabe que causan dolores de cabeza porque el vino tinto contiene grandes cantidades de ellos. Esta sustancia está presente en aproximadamente 10 veces más en el vino tinto que en el vino blanco. Pero las cerezas, las ciruelas y las bayas también contienen grandes cantidades de flavonoides y no provocan dolores de cabeza.

El tipo de uvas determina el contenido de flavonoides

Waterhouse, coautor del estudio, señala que el contenido de flavonoides puede variar significativamente entre los vinos tintos. Por ejemplo, el vino tinto elaborado con uvas Cabernet Sauvignon del Valle de Napa en California tiene un alto contenido de quercetina. La cantidad de flavonoides en el vino tinto depende principalmente de la cantidad de luz solar a la que están expuestas las uvas durante la maduración.

Si se cultivan uvas de manera que estén expuestas a la luz solar, como lo hacen los Cabernets en el Valle de Napa, se obtendrán niveles mucho más altos de quercetina. En algunos casos, puede ser de cuatro a cinco veces superior al de otros tipos de vino.

Paradójicamente, los enólogos pueden estar interesados ​​en tener menos resveratrol en sus vinos, una sustancia que, cuando no se combina con el alcohol, tiene efectos sobre la salud beneficiosos.

Según los científicos, todavía no está claro por qué algunas personas son más susceptibles que otras a sufrir dolores de cabeza debido a la quercetina contenida en el vino.

Por otro lado, aunque no fue tema del estudio, cabe señalar que la quercetina se encuentra no sólo en las uvas sino también en muchos otros alimentos que combinados con alcohol pueden provocar dolores de cabeza y afectar a personas sensibles.

Los alimentos que contienen quercetina incluyen cebollas, manzanas, bayas, brócoli, naranjas y otras frutas cítricas, cerezas, té verde, café, vino tinto y alcaparras.

Referencias científicas: 

Ecoportal.net

Con información de: https://www.cuerpomente.com/

Recibir Notificaciones OK No gracias