Uña de gato, conoce esta enredadera medicinal

La uña de gato es una planta muy conocida por sus propiedades medicinales, y hay estudios que respaldan sus efectos positivos en la salud. Si estás interesado en conocer más sobre sus beneficios y contraindicaciones, ¡sigue leyendo!

La uña de gato es una planta con propiedades medicinales muy interesantes, especialmente la especie Uncaria tomentosa. Su uso puede ser beneficioso para mejorar la salud en diversos aspectos.

De acuerdo con un artículo de la revista Phytomedicine, varias especies de plantas contienen unas 60 sustancias activas con propiedades medicinales. Esto ha llevado a investigar su capacidad para prevenir enfermedades como la diabetes, el reumatismo y la inflamación, entre otras.

Es importante tener en cuenta que, como cualquier planta medicinal, su uso debe ser adecuado y tomado en serio, especialmente si se presentan ciertas condiciones médicas. Aunque puede tener beneficios en algunos casos, se deben considerar las contraindicaciones. A continuación explicamos más al respecto.

¿Qué es la uña de gato y por qué es tan conocida?

Los suplementos conocidos como “uña de gato” se obtienen de una enredadera leñosa que crece en la selva amazónica y otras zonas tropicales. La Uncaria tomentosa es la especie más utilizada en la elaboración de productos comerciales de la planta debido a que su corteza y raíces contienen sustancias que ayudan a mejorar nuestra salud y bienestar.

Uña de gato, Unicaria tomentosa, antiinflamatoria, inmunoreguladora, enredadera, plantas medicinales

La planta puede crecer hasta 30 metros de altura y está equipada con grandes espinas y hojas lanceoladas. De hecho, se llama “Uña de Gato” debido a las espinas en forma de gancho que recuerdan las garras del felino. Aunque el suplemento es muy común en los Estados Unidos, su uso se remonta a hace 2000 años en los pueblos indígenas de América del Sur y Central.

Desde hace tiempo, se sabe que puede ayudar a aliviar dolencias y problemas de salud. Hoy en día, se puede conseguir en diferentes presentaciones como extracto líquido, polvo, té y cápsulas. Veamos las principales aplicaciones de esta popular alternativa natural.

Principales beneficios de la uña de gato

La uña de gato ha sido usada como planta medicinal durante mucho tiempo y esto ha llamado la atención de investigadores en diferentes partes del mundo. En la actualidad, hay estudios científicos que respaldan algunas de las propiedades medicinales que se le atribuyen. De hecho, se determinó que cuenta con sustancias activas como las siguientes:

  • Ácidos oxindólicos.
  • Ácido quinvóvico.
  • Polifenoles.
  • Taninos.
  • Yohimbina.
  • Beta-sitosterol.

Esta combinación ha sido asociada con varios beneficios para la salud, principalmente debido a sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios y analgésicos. Si bien no se considera un tratamiento de primera línea para las enfermedades, los resultados obtenidos hasta ahora son muy alentadores.

Ayuda a estimular el sistema inmunitario

La uña de gato se ha rumoreado que tiene propiedades inmunomoduladoras, lo que significa que puede aumentar la producción de glóbulos blancos necesarios para combatir los agentes patógenos responsables de las infecciones. Un ensayo clínico publicado en Phytomedicine demostró este efecto, así que parece que hay algo de verdad detrás del mito.

En este estudio participaron 27 hombres quienes tomaron 700 miligramos de extracto de uña de gato durante 2 meses. Los resultados mostraron que el suplemento actúa como inmunomodulador, ya que aumenta la cantidad de linfocitos en el cuerpo. Lo anterior también se observó en otro pequeño estudio divulgado en Journal of Ethnopharmacology.

Favorece la salud ósea

Los suplementos de uña de gato son una opción popular en la medicina tradicional para mejorar los síntomas de la osteoartritis. Un estudio publicado en la revista Inflammation Research reveló que 45 personas que padecían osteoartritis de rodilla recibieron una dosis de 100 miligramos de extracto de uña de gato durante cuatro semanas.

Después del estudio, se pudo confirmar que los pacientes sintieron menor dolor durante la actividad física y no hubo reportes de efectos secundarios. Sin embargo, no hubo cambios significativos en cuanto a dolor en reposo o hinchazón.

Un estudio más demostró que la uña de gato y la raíz de maca son un gran alivio para aquellos que sufren dolor y rigidez debido a problemas óseos. Además, estos participantes necesitaron menos medicamentos para el dolor después de algunas semanas. Se cree que los efectos se deben a las propiedades antiinflamatorias, pero aún hacen falta investigaciones adicionales para confirmarlo con certeza.

Contribuye a cuidar la salud articular

Uña de gato, Unicaria tomentosa, antiinflamatoria, inmunoreguladora, enredadera, plantas medicinales

Los extractos de uña de gato se han utilizado en medicina tradicional para reducir la inflamación en personas que padecen artritis reumatoide y mejorar la salud articular. Se cree que tienen potentes propiedades antiinflamatorias. Un estudio en The Journal of Rheumatology descubrió que el dolor articular mejoró en un 29% al tomar 60 miligramos de este suplemento junto con la medicación regular.

Las pruebas actuales son poco convincentes, por lo que no se recomienda su uso a menos que lo apruebe un médico. Se necesitan más estudios exhaustivos para confirmar su efectividad y seguridad.

¿En qué dosis se puede ingerir la uña de gato?

Cuando se trata de tomar suplementos de uña de gato, es importante tener en cuenta que no hay una dosis exacta recomendada. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere una dosis diaria promedio que puede ser útil como referencia:

  • 20 a 350 miligramos de corteza de tallo seca en extractos.
  • 300 a 500 miligramos de cápsulas, tomadas en 2 o 3 dosis a lo largo del día.

Es importante tener en cuenta que los suplementos herbales, incluyendo este, no son regulados por la FDA. Por lo tanto, es crucial buscar marcas confiables y recibir asesoramiento profesional antes de consumirlos.

Contraindicaciones y efectos secundarios

De acuerdo con los informes del National Center for Complementary and Integrative Health, se ha demostrado que la uña de gato es segura para la mayoría de los adultos sanos si se consume en pequeñas cantidades y durante un corto periodo de tiempo. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar efectos secundarios como:

  • Dolores de cabeza.
  • Mareos.
  • Vómitos.
  • Malestar estomacal.
  • Diarrea.

Si te pasas, puede causar una reducción en tu presión arterial, un mayor riesgo de hemorragia, alteraciones nerviosas e incluso problemas en tus riñones. No se recomienda su uso a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, personas con problemas hemorrágicos, pacientes hipertensos y aquellos que se estén preparando para una cirugía.

Es importante tener en cuenta que la planta puede interferir con la acción de ciertos medicamentos, como los de presión arterial y colesterol, así como aquellos para el cáncer y la coagulación. Por lo tanto, es recomendable consultar con un médico o farmacéutico antes de tomarla.

Uña de gato: su uso debe ser moderado

La uña de gato ha sido objeto de estudio científico para confirmar sus propiedades saludables. Sin embargo, es importante utilizarla con precaución y moderación, ya que no hay evidencia suficiente que respalde todos los efectos que se le atribuyen.

Es importante recordar que los suplementos a base de plantas pueden ser útiles para mantener una buena salud, pero no deben usarse como sustituto de los tratamientos médicos recetados. Es fundamental evitar su consumo prolongado y siempre consultar con un especialista antes de incorporarlos en nuestra dieta. No te olvides de estos consejos para cuidar tu bienestar.

Ecoportal.net

Con información de: https://mejorconsalud.as.com/