Las hormigas del bosque juegan un papel clave para regenerarlos

Las hormigas del bosque permanecen en gran medida invisibles para el observador casual, pero eso no significa que sus acciones en el suelo pasen desapercibidas. Se manifiestan en una deslumbrante variedad de flores silvestres en primavera con trillium, jengibre silvestre, violetas y sanguinaria, todo testimonio de sus incansables trabajos.

Algunas especies de Aphaenogaster, como se conoce científicamente a estas hormigas, desempeñan un papel vital en la diversidad de plantas en los bosques, según una investigación recientemente publicada. Lo hacen en parte mediante la dispersión de semillas a lo largo y ancho.

"No mucha gente ha oído hablar de ellos, pero son el motor de las semillas en movimiento y se les llama 'dispersores clave'", señala Carmela Buono, candidata a doctorado en ciencias biológicas en la Universidad de Binghamton en los Estados Unidos quien dirigió la investigación.

Flores y hormigas del bosque, una relación mutua

Muchas especies de plantas del sotobosque, como las flores, dependen de una relación mutua con las hormigas para dispersar sus semillas y la parte noreste de América del Norte es un punto de acceso para esta forma de mutualismo entre hormigas y plantas, descubrieron Buono y sus colegas.

Estas plantas evolucionaron con semillas que tienen un apéndice rico en grasas unido a ellas y eso es muy atractivo para las hormigas del bosque”, dice el científico. “Las hormigas necesitan grasas tanto como las proteínas y el azúcar, y es difícil encontrar alimentos ricos en grasas en el bosque”.

Las hormigas del bosque, que viven en troncos, en la hojarasca y debajo de las rocas, exploran sus alrededores en busca de estas semillas grasas, que transportan de regreso a sus nidos donde las protegen de los roedores y otros animales.

Una vez que se consumen los apéndices grasos, las hormigas, en una especie de limpieza de insectos, retiran las semillas del nido, dispersándolas lejos de la planta original”, explican los científicos.

Es un arreglo mutuamente beneficioso tanto para las plantas como para las hormigas.

"Hay tantas partes interesantes e intrincadas de esta interacción que dependen de los tipos de semillas que prefieren las hormigas, por lo que puedes obtener esta hermosa mezcla de especies de flores en los bosques", dice Buono.

Mayor presencia de hormigas de los bosques primarios

Esta relación es especialmente pronunciada en los bosques primarios con una mayor diversidad de especies, de los que los bosques secundarios, creados en antiguas tierras agrícolas, a menudo carecen debido a su diferente topografía. El suelo de estos bosques más nuevos tiende a estar lleno de hoyos dejados por las raíces de los árboles derribados levantados del suelo y montículos creados por la extracción de raíces y tierra.

Las especies dentro de los dos tipos de bosque también son diferentes, con colonizadores rápidos que se trasladan a bosques más jóvenes. Un bosque establecido a menudo presenta una mayor cantidad de plantas tolerantes a la sombra en el sotobosque”, dicen los científicos detrás de la investigación.

La competencia con las babosas

Entre los colonizadores de los bosques regenerados se encuentran las babosas invasoras con las que las hormigas del bosque deben competir por los apéndices grasos de las semillas. Estas babosas a menudo viven cerca de los bordes de los bosques, cerca de prados abiertos y tierras de cultivo.

Hay un poco menos de hormigas del bosque en los bosques secundarios, quizás debido a su desplazamiento durante los años de uso agrícola. Las diferencias en el dosel de los bosques y la cantidad de luz que llega al suelo del bosque también podrían desempeñar un papel, pero eso aún no se ha explorado”, dicen los científicos.

Conocimientos como estos son cruciales para los esfuerzos de conservación efectivos, razón por la cual no debemos pasar por alto el papel de insectos como las hormigas en la biodiversidad.

Las hormigas son beneficiosas”, enfatiza Buono. “No son tan carismáticas como las mariposas o las abejas que ayudan a polinizar las flores, pero son igual de importantes”.

Ecoportal.net

Fuente