La contaminación lumínica afecta a los pumas

El estudio sobre la contaminación lumínica nocturna, utilizó datos de geolocalización de 102 pumas del centro y sur de California. Estos felinos evitan la luz artificial de los asentamientos humanos reflejada en el horizonte, más que la luz artificial reflejada en el cielo o la luz de la luna.

La contaminación lumínica ha aumentado cerca de un 49% en el último cuarto de siglo, según datos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), una cifra que los investigadores califican de “alarmante”

La contaminación lumínica, producida por la iluminación durante la noche, resulta un problema medioambiental cuyo impacto en la salud humana y en la de los ecosistemas ya ha sido comprobado.

El constante aumento de la iluminación nocturna ha ocasionado que la mitad de Europa y un cuarto de Norteamérica sufran una «pérdida de la noche» generalizada, con la consiguiente modificación de los ciclos día y noche.

Un estudio, elaborado por científicos italianos y estadounidenses a partir de datos e imágenes de satélite, reveló que la mitad de los europeos y dos tercios de los estadounidenses no pueden contemplar la Vía Láctea a simple vista. 

Investigación sobre la contaminación lumínica y sus efectos en los pumas

Según una investigación internacional realizada en la Universidad Complutense de Madrid, a la hora de elegir un hábitat, el puma (Puma concolor) evita el deslumbramiento de las zonas con mucha luz artificial, asociadas a zonas densamente pobladas, más que la luz reflejada por estas en el cielo o la luz de la luna.

Otras variables encontradas en estudios previos, que influían en el uso del espacio por parte de los pumas, tales como la distancia a carreteras o los usos del suelo, tuvieron una influencia mucho menor en comparación con la ejercida por el resplandor de la iluminación más cercana.

Esta evitación seguramente se deba a que los animales asocian estos asentamientos humanos con zonas de riesgo para ellos“, supone Rafael Barrientos, investigador del Departamento de Biodiversidad, Ecología y Evolución de la UCM.

Collar GPS con geolocalización

El trabajo, publicado en la revista Philosophical Transactions of the Royal Society, es el primero en combinar la investigación sobre el brillo del cielo con la contaminación lumínica cercana de las ciudades en el horizonte y la luz natural procedente de la Luna.

El estudio, en el que también participaron universidades estadounidenses de California y Texas, rastreó a 102 pumas entre 2002 y 2022 y añadió collares GPS a su geolocalización.

De esta manera, los investigadores pudieron concluir que las opciones de hábitat de los pumas sean diversas durante el día y la noche y evitar áreas muy contaminadas por luz artificial durante la noche, incluso en las horas diurnas.

La luz artificial está aumentando en todo el mundo, alterando los sistemas sensoriales, la orientación y el comportamiento de los animales, y puede causar daños ecológicos y evolutivos.

Además del patrón general de evitar el deslumbramiento de fuentes de luz cercanas, las respuestas de cada uno de los 102 pumas fueron más o menos intensas, lo que sugiere que investigaciones futuras también deberían tener en cuenta las diferencias en las respuestas individuales.

Los resultados sugieren cómo, incluso para animales generalistas como el puma, la luz artificial nocturna puede alterar sus patrones de selección de hábitat. Por tanto, se trata de una fuente de contaminación que deberíamos reducir”, concluyó Barrientos.

De las contaminaciones producidas por el ser humano, tales como la del aire, del agua, del suelo y la producción de basura, la contaminación lumínica es la más fácil de combatir y eliminar.

Referencia bibliográfica: 

Barrientos R. et al. “Nearby night lighting, rather than sky glow, is associated with habitat selection by a top predator in human-dominated landscapes. Philosophical Transactions of the Royal Society (2023).

Ecoportal.net

Con información de: https://www.agenciasinc.es/

Recibir Notificaciones OK No gracias