Cómo migran las plantas ante el cambio climático

A diferencia de los animales, cómo es que migran las plantas si están enraizadas en un lugar y no tienen la capacidad de escapar cuando las cosas empeoran. Esto puede plantear grandes desafíos cuando un clima cambiante hace que ciertas áreas sean menos adecuadas.

Sin embargo, mientras que las plantas individuales no pueden migrar, las especies de plantas sí pueden. Lo hacen esparciendo sus semillas con la esperanza de que algunas de ellas aterricen en un terreno hospitalario. Y a medida que las plantas migran de esta manera con el tiempo, es posible que ecosistemas enteros deban migrar con ellas en un proceso que los científicos están estudiando.

Las plantas están cambiando sus rangos geográficos, y esto está sucediendo, nos demos cuenta o no“, observa Jenny McGuire, profesora asistente en las Escuelas de Ciencias Biológicas y Ciencias Atmosféricas y de la Tierra en Georgia Tech en los Estados Unidos, quien es coautora de un estudio sobre la investigación de cómo y por qué las plantas se movieron a lo largo del tiempo geográfico en América del Norte y hacia dónde se dirigen.

A medida que las semillas caen o se transportan a lugares distantes, la probabilidad de que la semilla de la planta pueda sobrevivir y crecer cambia a medida que cambia el clima”, explica McGuire. “Estudiar la dinámica del nicho de las plantas durante miles de años puede ayudarnos a comprender cómo las especies se adaptan al cambio climático y puede enseñarnos cómo proteger y mantener la biodiversidad frente al rápido cambio climático que se avecina“.

Las plantas y su fidelidad climática

Si una planta tiene “fidelidad climática”, se adhiere a su nicho climático preferido, incluso si eso implica migrar a través de áreas geográficas durante miles de años para mantenerse al día con su hábitat ideal. Las plantas que no tienen esta característica prefieren adaptarse localmente frente al cambio climático, aclara McGuire.

El científico y un colega examinaron datos de más de 13.000 muestras de polen fósil tomadas de 337 lugares de América del Norte y dividieron los datos de polen en seis períodos distintos de 4.000 años, a partir de hace 18.000 años. Su objetivo era ver cómo las condiciones climáticas de cada especie de árbol han cambiado de un período a otro a lo largo del tiempo.

Este proceso nos permitió ver la fidelidad climática de estos diferentes taxones de plantas, lo que demuestra que ciertas plantas mantienen nichos climáticos muy consistentes, incluso cuando el clima cambia rápidamente“, dice Yue Wang, profesor asociado de la Escuela de Ecología de Sun Yat- Universidad sen en China que trabajó con McGuire.

Por ejemplo, cuando los glaciares de América del Norte retrocedieron hace 18 000 años, los abetos y los alisos migraron hacia el norte para mantener las temperaturas frescas de sus hábitats. De hecho, la mayoría de las especies de plantas en América del Norte han mostrado una tendencia a la fidelidad climática durante los últimos 18.000 años, dice Wang.

Algunas especies son más capaces de migrar que otras

Sin embargo, algunas especies son inherentemente más capaces de migrar que otras. Los sauces, por ejemplo, tienen semillas pequeñas que pueden permanecer en el aire durante largas distancias, lo que permite que los árboles viajen más lejos y más rápido en un período relativamente corto. 

Sin embargo, las semillas grandes de los fresnos solo se pueden dispersar en distancias cortas, lo que dificulta la capacidad de los árboles para migrar al unísono con los cambios de temperatura.

Las alteraciones que provocan los humanos en los hábitats

Las alteraciones del hábitat provocadas por los humanos podrían dificultar aún más que los fresnos se arraiguen en nuevas regiones. Si no hay hábitats adyacentes para los fresnos, sus semillas están bajo presión para moverse aún más, un desafío particular para los fresnos, que ralentiza aún más sus movimientos migratorios”, señalan los científicos en un comunicado sobre sus hallazgos.

Una mejor comprensión de la migración de las plantas podría ayudarnos a ajustar los esfuerzos de conservación, dicen los expertos,

Creo que comprender la fidelidad climática, si bien es una idea nueva y diferente, será muy importante en el futuro, especialmente al pensar en cómo priorizar la protección de diferentes plantas frente al cambio climático”, dice McGuire.

Es importante poder ver que algunas plantas y animales son más vulnerables al cambio climático, y esta información puede ayudar a construir estrategias más sólidas para proteger la biodiversidad del planeta”.

Ecoportal.net

Fuente

Recibir Notificaciones OK No gracias