Hasta 29 especies amenazadas están regresando del borde del abismo en Australia

El mundo natural de Australia tiene muchas especies amenazadas y está en serios problemas. Muchas de nuestras especies son cada vez más raras. Algunos están ahora peligrosamente cerca de la extinción, mientras que ecosistemas enteros se enfrentan al colapso.

La pérdida repentina de biodiversidad en eventos como los incendios forestales del Verano Negro ocurre en un contexto de declive debido a la deforestación, especies introducidas y otras amenazas generalizadas. Por ejemplo, las especies de aves amenazadas de Australia disminuyeron en abundancia en un promedio del 44 % entre 2000 y 2016.

Es fácil desanimarse: quedarse adormecido por la desesperación de un mundo natural en constante disminución, o descartar nuestras leyes y gestión ambientales como inútiles.

Pero tenemos 29 razones para no perder la esperanza. Nuestra nueva investigación ha encontrado que 15 especies amenazadas de mamíferos, ocho de aves, cuatro de ranas, una de reptiles y una de peces se han recuperado lo suficiente como para que ya no cumplan con los criterios para ser catalogadas como amenazadas. Nuestras evaluaciones se basaron en el escrutinio de los datos más recientes sobre el tamaño y la distribución de la población, un proceso de revisión que el gobierno no realiza habitualmente.

Estas recuperaciones provienen en gran parte de años de conservación colaborativa entre agencias gubernamentales, organizaciones conservacionistas, grupos de las Primeras Naciones e individuos.

¿Cómo se han traído de vuelta estas especies amenazadas?

Para casi todos los mamíferos en recuperación, la principal amenaza que los empuja hacia la extinción ha sido la depredación que ejercen gatos y zorros salvajes. Los depredadores introducidos son la razón principal del poco envidiable récord de Australia de la mayor cantidad de extinciones de mamíferos del mundo, con 33 especies desaparecidas para siempre.

Debido a que es imposible erradicar los millones de gatos y zorros en toda Australia, la recuperación de estos mamíferos amenazados se ha basado en gran medida en una red de refugios: islas y recintos continentales que los protegen de los depredadores. Una vez que se excluyen o erradican los gatos y los zorros, los mamíferos amenazados pueden recuperarse.

aves, conservación, extinción, reintroducción, mamíferos, depredadores, Australia, especies amenazadas
Bettongia lesueur

Por ejemplo, los “Burrowing bettong” (Bettongia lesueur). Si eres como la mayoría de los australianos, nunca has visto uno de estos. Imagina algo como un quokka que puede excavar. Son animales pequeños, corpulentos, parecidos a los canguros, y son los únicos macrópodos que construyen y se refugian permanentemente en madrigueras.

Solían estar en casi todas partes. Algunos de los primeros colonos se quejaban de caerse de madriguera tras madriguera. Pero en la década de 1950, fueron erradicados de todo el continente, comidos por gatos y zorros.

Algunas especies sobrevivientes

Por suerte, sobrevivieron en cuatro islas frente a Australia Occidental, fuera del alcance de los depredadores introducidos. En las últimas dos décadas, los conservacionistas han transferido algunos de estos “excavadores” a más de cinco islas paradisíacas cercadas en continente. A salvo por fin, sus poblaciones han ido en aumento.

Aun así, su población y rango es una fracción diminuta de lo que eran antes de la colonización. Eso significa que las funciones ecológicas vitales que proporcionaron al remover grandes volúmenes de suelo aún faltan en gran parte del continente.

Las islas han jugado un papel importante tanto en las pérdidas como en las recuperaciones. Pérdidas porque las islas tienen especies endémicas particularmente vulnerables a las especies introducidas, y recuperaciones porque las amenazas pueden erradicarse más fácilmente de las islas.

aves, conservación, extinción, reintroducción, mamíferos, depredadores, Australia, especies amenazadas
Halobaena caerulea

Por ejemplo, el amenazado petrel azul Halobaena caerulea se ha recuperado con fuerza después de que gatos, conejos y roedores fueran erradicados del territorio australiano subantártico, en la isla Macquarie.

Otras recuperaciones, como la del casuario del sur Casuarius casuarius, se deben al establecimiento estratégico de reservas de conservación y restricciones en el desmonte de tierras en áreas localizadas. Las leyes también importan: la ballena jorobada se ha recuperado gracias a las leyes nacionales e internacionales que prohíben su caza.

¿Hay características comunes en estas recuperaciones de especies amenazadas?

Descubrimos que las recuperaciones fueron principalmente para mamíferos y aves, con pocas mejoras para otros grupos.

Ningún invertebrado se ha recuperado lo suficiente como para ser eliminado de la lista, posiblemente porque estas criaturas que a menudo se pasan por alto reciben pocos fondos para la conservación.

Del mismo modo, la mayoría de los peces amenazados no se han recuperado. Eso se debe a que tenemos una capacidad limitada para detener el impacto de los peces introducidos, así como la explotación continua de nuestras aguas.

También ha habido poco éxito para las muchas especies afectadas principalmente por la deforestación a gran escala, los incendios y el cambio climático.

aves, conservación, extinción, reintroducción, mamíferos, depredadores, Australia, especies amenazadas
Erythrura gouldiae

Algunas recuperaciones son enigmáticas. Por ejemplo, el icónico pinzón de Gould Erythrura gouldiae, ahora más común que hace 20 años. En algunas áreas,  ha ayudado una mejor gestión del fuego y el ganado, pero esa no es una explicación completa. Es posible que simplemente haya aprendido o evolucionado para encajar mejor en el mundo natural modificado por humanos.

Evaluar las tendencias de las especies amenazadas

Evaluar las tendencias de las especies amenazadas de Australia es difícil, porque muchas no se monitorean o se monitorean de manera inadecuada. En muchos casos, no sabemos si los esfuerzos de conservación están funcionando o si las especies se están deslizando cada vez más rápidamente hacia la extinción.

El estado de muchas especies clasificadas como amenazadas en virtud de la Ley de Protección del Medio Ambiente y Conservación de la Biodiversidad de Australia se ha analizado poco desde su inclusión inicial, a diferencia de los Estados Unidos, donde la ley requiere una revisión periódica del estado de sus especies amenazadas.

Nuestros invertebrados amenazados están especialmente mal rastreados: el legado del sesgo de larga data en la gestión de la conservación y el sentimiento público hacia especies más icónicas a expensas de las poco conocidas y menos carismáticas. Muchos invertebrados que están en peligro de extinción ni siquiera están catalogados como amenazados.

Reconocer las recuperaciones, un paso importante en la conservación

Casi todas las 29 especies que consideramos recuperadas aún no han sido eliminadas oficialmente de la lista de especies amenazadas. Reconocer estas recuperaciones es importante: estos casos merecen celebración y debemos tratar de aplicar las lecciones aprendidas a otras especies amenazadas.

Por supuesto, estas mejoras en el estado no significan que estén a salvo para siempre. Si los esfuerzos de conservación se detienen, la mayoría de estas especies volverían a caer rápidamente en peligro.

La recuperación que documentamos ha sido un viaje duro, marcado por la visión, la gestión comprometida y la financiación continua y significativa. La recuperación requiere un compromiso a largo plazo, muy diferente a la financiación de la conservación a corto plazo y esporádica que suele asignar la mayoría de los gobiernos.

Sí, el mundo natural se está desmoronando a nuestro alrededor. Pero no tenemos que aceptar pasivamente tal colapso. Podemos detener al menos algunas de estas pérdidas. Podemos hacer una diferencia.

Ecoportal.net

Fuente

Recibir Notificaciones OK No gracias