La biología ayuda pensar las ciudades del futuro

Las metáforas biológicas de las ciudades abundan en el uso cotidiano. Puede vivir cerca de una vía “arterial” o en el “corazón” de una metrópoli. Puede trabajar en uno de los “centros neurálgicos” de la ciudad o hacer ejercicio en un parque descrito como los “pulmones” de la ciudad.

El fácil uso de tales metáforas indica un naturalismo subyacente en nuestro pensamiento sobre la ciudad. El naturalismo es la creencia de que una sola teoría une los sistemas naturales y sociales.

Históricamente, esta forma de pensar nos ha ayudado a lidiar con los complejos problemas urbanos. Hoy, cuando las ciudades del mundo se enfrentan a nuevos problemas, se necesitan de nuevo nuevas visiones urbanas.

Los efectos del cambio climático, como el calor extremo, representan un desafío directo para las ciudades. Además, el cambio climático está  impulsando a las personas  a mudarse a las ciudades desde las zonas rurales, lo que ejerce presión sobre la infraestructura urbana. Entonces, veamos cómo las ideas biológicas son útiles para construir ciudades que puedan resistir estos desafíos.

La ciudad como cuerpo

Durante los siglos XVII y XVIII, cristalizó la comprensión de  la circulación sanguínea  y otras funciones corporales. Este conocimiento podría incorporarse a una visión de la Ilustración en la que los componentes urbanos reflejaban las funciones de diferentes partes del cuerpo.

La imagen de la derecha muestra la visión urbana del ingeniero militar italiano Francesco di Giorgio Martini (1439-1501).

Él creía que las ciudades deberían planificarse con el centro de gobierno ubicado en la "cabeza", la parte más noble del cuerpo. Desde una posición elevada, metafóricamente y, a veces, físicamente, los gobiernos podrían estar protegidos y vigilar el resto del cuerpo de la ciudad.

Según el  pensamiento de di Giorgio Martini, un templo debe estar ubicado en el “corazón” de la ciudad para guiar su espíritu. Y la plaza debe ubicarse en el “estómago”, guiando el instinto de la ciudad y mezclando a la población.

Innumerables ciudades medievales y renacentistas incluyen una ciudadela en una colina. Pero este tipo de pensamiento de ciudad  culminó  en el siglo XX cuando el urbanista franco-suizo conocido como Le Corbusier concibió una ciudad con una “cabeza” de toma de decisiones, separada de las “entrás” residencial e industrial.

Esto inspiró nuevas capitales como Brasilia (Brasil) y Chandigarh (capital de un estado en el norte de la India).

Históricamente, los planificadores también se han inspirado en la comprensión de un solo órgano. Como se muestra en la imagen a continuación, el arquitecto  Pierre Rousseau  diseñó la ciudad francesa de Nantes con un centro que funcionaba como un "corazón" y bombeaba bienes e individuos a través de él.

Pero tal pensamiento biológico y científico también podría reforzar las divisiones sociales.

Durante las plagas del siglo XVII en  Florencia  y Roma, por ejemplo, los pobres eran considerados órganos inferiores que atraían e incluso engendraban enfermedades. Como resultado, fueron encerrados en hospitales alejados de la ciudad, una medida que los expertos médicos de la época compararon con la extirpación quirúrgica de una parte débil del cuerpo.

Celdas de la ciudad

El descubrimiento científico de  la célula  produjo más tarde una serie de analogías urbanas en el siglo XX.

El siguiente diagrama muestra la visión del norte del estado de Nueva York dibujada por el planificador comunitario  Henry Wright en 1926 . Imaginó un “tejido” de desarrollo urbano que se alimentaba de grupos de bosques recreativos, fomentando la actividad saludable y el buen vivir para los residentes de los suburbios.

Henry Wright se inspiró en la idea de la ciudad compuesta por "células". Informe de la Comisión de Vivienda y Planificación Regional del Estado de Nueva York (1926)

Para el arquitecto finlandés-estadounidense Eliel Saarinen, las comunidades saludables eran análogas a las células saludables. Pero este pensamiento tenía un reverso.

Saarinen  creía que  los barrios marginales de las ciudades podrían tratarse de manera similar a los cánceres: efectivamente "extirpados" al  sacarlos  del centro de la ciudad para "revitalizar" el centro urbano. Los pobres y las minorías raciales fueron los más afectados por este pensamiento.

Nuevo naturalismo urbano

En un libro de 2017, el influyente físico  Geoffrey West  propone que leyes ocultas gobiernan el ciclo de vida de todo, desde plantas y animales hasta nuestras ciudades.

Tal pensamiento muestra cómo el naturalismo en la planificación urbana sigue siendo relevante en el siglo XXI.

Para obtener más ejemplos, solo necesitamos observar el concepto de “ ciudad inteligente ”, en el que se monitorea cuidadosamente el desempeño de una ciudad en áreas tales como los flujos de transporte público y el uso de energía. Estos datos se pueden utilizar para hacer que la ciudad sea más "inteligente", mejorando los servicios gubernamentales y el bienestar de los ciudadanos, y produciendo índices como  puntajes de caminata  y  habitabilidad .

El arquitecto belga contemporáneo Luc Schuiten lleva el concepto de ciudad viva a su extremo lógico en su diseño de una “ ciudad vegetal ”.

Según Schuiten, las ciudades no deben construirse con materiales sino con productos de un ecosistema local viable. Esto podría significar primero cultivar un árbol nativo y luego construir un edificio a su alrededor.

La idea de Schuiten refleja enfoques antiguos en ciudades como la ciudad yemení de Sana'a, donde los edificios de gran altura están hechos de ladrillos de barro, un material sostenible adecuado para el clima cálido de la ciudad. Schuiten lleva esto más allá, eliminando la agencia de los constructores y dándosela a las plantas.

El pensamiento naturalista nos proporciona un poderoso conjunto de visiones para la buena ciudad del futuro . Pero así como el naturalismo del siglo XVII era de doble filo, lo es ahora.

Por ejemplo, el surgimiento de la ciudad inteligente promete mucho para los ciudadanos, pero ofrece aún más para  las grandes empresas tecnológicas y las corporaciones .

Y como con cualquier aplicación de la ciencia, el pensamiento naturalista en las ciudades contemporáneas debe garantizar que los grupos marginados y desfavorecidos estén protegidos y apoyados.

COVID-19 proporciona otra razón para aplicar un enfoque más naturalista a la planificación urbana. Quizás ver la ciudad como un organismo vivo habría dejado a las autoridades en mejores condiciones para hacer frente a la propagación de la pandemia a través de los centros urbanos.

Y entre la población en general, una comprensión más naturalista de nuestro yo urbanizado puede haber significado que las decisiones de los gobiernos y los directores médicos fueran más fáciles de aceptar.

Por The Conversation. Artículo en inglés