El calentamiento del Ártico, causa estragos en el este de Asia

El clima del planeta es un sistema delicadamente afinado, y propenso al llamado “efecto mariposa” por el cual un cambio en una zona del mundo puede tener consecuencias en otra lejana. Un ejemplo de ello, dice un equipo internacional de científicos, es que el calentamiento en el Ártico durante el invierno provoca anomalías en la temperatura a miles de kilómetros de distancia en el este de Asia, donde la vegetación podría verse atrofiada en su crecimiento, las plantas con flores podrían florecer más tarde y los rendimientos de los cultivos podrían disminuir.

“Durante los últimos días, la costa este de los Estados Unidos experimentó fuertes nevadas y bajas temperaturas hasta el sur de Florida. Los inviernos árticos más cálidos ahora también están desencadenando un clima invernal extremo de este tipo en el este de Asia”, explica el equipo, cuyos miembros provienen de Suiza, Corea del Sur, China, Japón y el Reino Unido.

Al mismo tiempo, los inviernos australes más fríos reducen la actividad de la vegetación en los subtrópicos y afectan los ecosistemas incluso en la primavera, al tiempo que disminuyen la productividad agrícola de cereales, frutas, tubérculos y legumbres.

Nuevo estudio confirma las teorías sobre el Ártico

Son afirmaciones audaces, pero los científicos combinaron modelos del sistema terrestre, datos satelitales y observaciones locales para un nuevo estudio en el que también analizaron las temperaturas de la superficie del mar de Barents-Kara. Lo que han encontrado es que en años con temperaturas árticas más altas que el promedio, los cambios en la circulación atmosférica desencadenaron fenómenos climáticos anómalos en todo el este de Asia.

En años especialmente fríos, el crecimiento de la vegetación se atrofió y el rendimiento de los cultivos disminuyó como resultado del retraso en la floración, señalan. Al mismo tiempo, la vegetación en el este de Asia experimentó una disminución en su capacidad de absorción de carbono, lo que redujo su capacidad para almacenar CO2 atmosférico.

Es importante destacar que la investigación ha resaltado cuán complejos son los efectos del cambio climático, dicen sus autores.

“Si bien observamos un fuerte calentamiento en el sistema ártico, especialmente sobre el mar de Barents-Kara, ahora hemos descubierto que este calentamiento afecta a los ecosistemas a miles de kilómetros de distancia y durante varias semanas a través de las teleconexiones climáticas”, explica Gabriela Schaepman-Strub, profesora asociada de Ciencias del Sistema Terrestre de la Universidad de Zúrich en Suiza.

“El calentamiento del Ártico no solo amenaza al oso polar, sino que nos afectará de muchas otras maneras”, agrega.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés