Residuos plásticos
Imagen de MikesPhotos en Pixabay
Contaminación Plástico TEMAS

¿Qué hacer con la gran cantidad de los residuos plásticos?

La contaminación plástica ha alcanzado niveles pandémicos en todo el mundo, y las cantidades colosales de desechos plásticos presentan graves riesgos para la salud de los ecosistemas, tanto en tierra como en los océanos. También es una amenaza para la salud humana, ya que los microplásticos han impregnado nuestros alimentos y agua, e incluso nuestra sal de mesa.

Es poco lo que se puede hacer con respecto a la gran cantidad de plástico que ya se encuentra en los océanos, pero aún podemos hacer mucho para asegurarnos de que no agregaremos mucho más desperdicio de plástico.

Lo bueno es que varias iniciativas prometedoras están en marcha.

Una implica el uso de reciclaje químico. Este avanzado proceso de reciclaje, explica Alvin Orbaek White, profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Swansea, «descompone el plástico a nivel molecular, poniendo a disposición moléculas de plataforma que luego se pueden utilizar para fabricar otros materiales. Son los primeros días para esta idea, pero, en principio, podría abrir una amplia gama de oportunidades».

Mientras tanto, China, el principal contaminador plástico del mundo, está trabajando en formas de reutilizar los desechos plásticos como combustible en su industria masiva de cemento como parte de un proyecto noruego llamado Ocean Plastic convertido en una oportunidad en economía circular (OPTOCE).


“A nivel mundial, de 5 a 13 millones de toneladas de plásticos terminan en los océanos cada año. Los desechos plásticos son transportados por las corrientes marinas, a veces a distancias muy largas. Puede lavarse en tierra, degradarse en microplásticos o formar áreas densas de basura marina atrapada en giros oceánicos”, explica OPTOCE en su sitio web.

«El PNUMA estima que el daño a los ambientes marinos es de al menos USD 8 mil millones por año a nivel mundial», agrega la iniciativa.

Sin embargo, gran parte de esos desechos plásticos se pueden usar como combustible en la fabricación de cemento, que consiste en calentar piedra caliza en hornos grandes a temperaturas de 1.450 grados Celsius hasta que se licue. El combustible ampliamente utilizado es el carbón, del cual las fábricas de cemento queman medio billón de toneladas cada año en todo el planeta. Parte de esta gran cantidad de carbón podría ser reemplazada por plásticos no reciclables.

El potencial de los desechos plásticos como combustible alternativo en la industria del cemento es «enorme», según Kåre Helge Karstensen, un investigador científico principal que dirige el proyecto OPTOCE. «Sin embargo, incluso si las fábricas de cemento de Asia pueden quemar hasta 160 millones de toneladas de basura plástica cada año, solo reemplazarán entre el 10 y el 15 por ciento de su consumo de carbón industrial», subraya.

En cinco proyectos piloto en Asia, OPTOCE está utilizando basura de los vertederos como combustible industrial. «Es crucial que tanto la propia industria como las autoridades [locales] reconozcan las oportunidades que ofrece el uso de desechos plásticos», dice Karstensen.


«Ahora tenemos fábricas de cemento en China, India, Tailandia, Vietnam y Myanmar que participan en el proyecto. Todos ellos están probando el uso del plástico como combustible. Todo lo que queda es documentar los beneficios ambientales y comerciales», agrega.

Potencialmente, esos beneficios podrían ser considerables ya que estos y otros países de Asia son los peores contaminantes plásticos del mundo.

Al mismo tiempo, los científicos también están creando nuevos tipos de polímeros más ecológicos. Un equipo de químicos en la Universidad de Cornell en los Estados Unidos, por ejemplo, ha desarrollado un nuevo polímero que se degrada rápidamente cuando se expone a la radiación ultravioleta del sol.

El nuevo polímero podría usarse en artes de pesca como cuerdas y redes, que habitualmente terminan en los océanos. Luego permanecen allí durante décadas mientras hacen estragos en los arrecifes de coral y una miríada de criaturas marinas.

“Hemos creado un nuevo plástico que tiene las propiedades mecánicas requeridas por los artes de pesca comerciales. Si finalmente se pierde en el medio ambiente acuático, este material puede degradarse en una escala de tiempo realista «, dice el investigador principal Bryce Lipinski, cuyo equipo ha pasado 15 años desarrollando el nuevo polímero llamado óxido de polipropileno isotáctico.

Los objetos hechos del nuevo plástico podrían degradarse rápidamente en la naturaleza, sin dejar rastro, dicen los investigadores. «Este material podría reducir la acumulación persistente de plástico en el medio ambiente», señala Lipinski.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Contamos con el apoyo de

Ecosuitcaves

Puedes apoyar nuestro trabajo