¿Cómo se optimiza el reciclado de cartón en empresas?

En un mundo cada vez más consciente del impacto medioambiental, la gestión responsable de los recursos se vuelve esencial. En este contexto, el cartón, un material versátil y ampliamente utilizado en la industria, se destaca como un candidato clave para mejorar las prácticas de reciclaje a nivel industrial.

Este artículo explora estrategias innovadoras y prácticas efectivas destinadas a optimizar el reciclaje de cartón en entornos industriales, buscando no solo reducir residuos, sino también fomentar la sostenibilidad y la eficiencia en el ciclo de vida de este valioso material utilizando equipos como, por ejemplo, compactadoras de cartón.

¿Cómo se recicla el cartón?

El proceso industrial de reciclaje para cartón es similar al reciclaje normal de papel. En específico, para reciclar el cartón a nivel industrial se requiere:

  1. Recolectar el cartón a reciclar.
  2. Clasificar el cartón recolectado en grupos de acuerdo con su tipo y proceso de reciclaje.
  3. Se tritura y vuelve pulpa el cartón.
  4. Se filtra la pulpa para remover todo lo que no se desea en el cartón.
  5. Se seca la pulpa en forma de “láminas”.
  6. Se procesan las láminas con equipo especializado para conseguir el cartón en la forma y tamaño deseados.

Naturalmente, esta es una versión simplificada y resumida del reciclaje completo y no incluye varios pasos intermedios que no se suelen mencionar en el proceso. Sin embargo, es en estos pasos intermedios donde, en muchas ocasiones, se puede mejorar el proceso.

reciclaje de cartón

¿Qué pasos intermedios nos interesan para mejorar el reciclaje de cartón industrial?

Así, hablamos de pasos auxiliares que, aunque no actúan directamente en el procesado del cartón a reciclar, siguen siendo una parte integral del proceso. Por ahora, nos centraremos en dos de ellos:

  • El transporte del cartón recolectado.
  • El almacenaje del cartón recolectado.

Es allí, donde cualquier persona que haya participado directamente en el proceso de reciclaje puede ver sin dificultad el mayor problema común en ambos pasos: El cartón para reciclaje ocupa mucho espacio. Viene en cajas rotas, restos recuperados y piezas sueltas de ensamblajes con distintos fines, tamaños, formas y estados.

A simple vista, puede parecer trivial e incluso insignificante, pero es crucial recordar que estamos abordando el reciclaje industrial de cartón. En otras palabras, la rentabilidad de este proceso depende del volumen de material procesado. Por esta razón, el espacio ocupado por el material sin procesar puede convertirse rápidamente en un problema significativo. Esto conlleva:

  1. Aumento en la cantidad de desplazamientos para recoger y transportar el material, lo que se traduce directamente en un incremento de los costos durante la fase de recolección, así como en el tiempo y en la cantidad de unidades de transporte requeridas.
  2. Aumento en la necesidad de espacio para almacenar el material sin procesar, lo cual demanda un flujo más extenso en el proceso o,  alternativamente, una ampliación del espacio de almacenamiento. Es importante destacar que, en ambas situaciones, la inversión de recursos es mayor, lo que resulta en un aumento de los costos del reciclaje y una disminución en la rentabilidad del proceso.

Identificado el problema común, lo siguiente es responder la pregunta: ¿Cómo podemos resolverlo?

Mejorando los pasos auxiliares en el reciclaje industrial de cartón

La solución al problema viene del hecho que el cartón, por resistente que sea, sigue siendo un material relativamente blando. Por ello es bastante sencillo comprimirlo con el equipo correcto (compactadoras de cartón), incluso cuando se habla de cantidades industriales. Como resultado:

  • Se podrá transportar mayor cantidad de material con menos unidades gracias al hecho que, incluso comprimido, el cartón no es demasiado pesado.
  • Se requerirá mucho menos espacio para almacenar el material sin procesar, reduciendo los costos de almacenamiento de forma notable.

Esta solución es entonces un paso adicional en el proceso que, incluso contando el costo del equipo necesario para implementarla, resulta rentable a largo plazo. Esto al punto que, para plantas de mayor capacidad, la inclusión de la compresión al proceso es un requisito en lugar de una opción.

Queda entonces una sola pregunta por contestar para saber cómo mejorar el proceso de reciclaje industrial de cartón: ¿Qué equipo necesitas para comprimirlo?

El importante papel de las compactadoras de cartón

La buena noticia radica en que, una vez identificado el problema que requiere solución, la respuesta es bastante clara: se necesita una compactadora de cartón. Estos dispositivos industriales tienen la capacidad de reducir el volumen del cartón a reciclar en hasta un 400%.

En otras palabras, al incluir una compactadora de cartón a la ecuación, podrás transportar, y almacenar, 4 veces más cartón con las mismas unidades y espacio. ¿Por qué es esto rentable?

Por muchos motivos, comenzando por el hecho que, el espacio y transporte son costes constantes en el tiempo. En otras palabras, cualquier reducción en ellos es dinero que se deja de gastar constantemente.

En conclusión, la adopción de una compactadora de cartón se presenta como una solución efectiva y rentable para los desafíos asociados con el transporte y almacenamiento de materiales reciclables a nivel industrial.

Al aprovechar la capacidad de reducción de volumen de estos dispositivos, se logra una eficiencia significativa, permitiendo el transporte y almacenamiento de una cantidad sustancialmente mayor de cartón con los mismos recursos existentes. Este enfoque no solo se traduce en ahorros económicos continuos al minimizar costos operativos constantes, sino que también destaca la contribución hacia prácticas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

La inversión en una compactadora de cartón no solo optimiza la gestión de residuos, sino que también impulsa la eficiencia y la responsabilidad ambiental en el reciclaje industrial. En última instancia, la integración de esta tecnología no solo mejora la rentabilidad, sino que también representa un paso hacia un modelo de negocio más sostenible y consciente del entorno.

Recibir Notificaciones OK No gracias