Ecosistema
Imagen de enriquelopezgarre en Pixabay
Cambio Climático TEMAS Temperatura

Muchos ecosistemas terrestres se acercan peligrosamente al punto de inflexión

Casi la mitad de los ecosistemas terrestres podrían alcanzar este punto de inflexión en solo unas pocas décadas.

En todo el mundo, los ecosistemas respiran silenciosamente.

Las plantas absorben dióxido de carbono para utilizarlo en la fotosíntesis. Al mismo tiempo, a medida que crecen y queman energía, liberan dióxido de carbono de nuevo al aire en un proceso conocido como respiración. Ocurre en selvas tropicales, pastizales, tundras y desiertos, en cualquier lugar donde se pueda encontrar vegetación.

Por ahora, en promedio, los ecosistemas terrestres del mundo almacenan más carbono del que liberan. De hecho, los científicos estiman que absorben al menos un tercio de todas las emisiones de carbono que los humanos producen al quemar combustibles fósiles. Eso convierte a los ecosistemas naturales en un recurso clave en la lucha para detener el cambio climático.

Pero a los científicos les preocupa que el aumento de las temperaturas pueda eventualmente alterar el delicado equilibrio entre la entrada y la salida de carbono.

La fotosíntesis y la respiración comienzan a disminuir cuando se calienta lo suficiente. Pero la fotosíntesis comienza a disminuir a temperaturas mucho más bajas que la respiración; generalmente alcanza su punto máximo entre 64 y 82 grados Fahrenheit, según el tipo de planta.

Cuando esto sucede (la fotosíntesis disminuye mientras la respiración continúa aumentando) los ecosistemas pueden comenzar a liberar más carbono del que absorben.

El punto de inflexión de los ecosistemas

Un nuevo estudio  advierte que este punto de inflexión podría estar más cerca de lo esperado para gran parte del mundo. Si los gases de efecto invernadero continúan aumentando al ritmo actual, sugiere, casi la mitad de los ecosistemas terrestres del mundo podrían cruzar el umbral de temperatura en solo unas pocas décadas.

“Muchos países dependen de la biosfera para compensar algunas de sus emisiones”, dijo la autora principal del estudio, Katharyn Duffy, científica de la Universidad del Norte de Arizona. “Y creo que lo que muestra este estudio es que esa compensación es mucho más frágil de lo que pensamos anteriormente, y que estamos mucho más cerca de un punto de inflexión potencial del clima de lo que nos dimos cuenta anteriormente”.

El estudio extrajo datos de una vasta red de sensores científicos ubicados en todo el mundo, llamada  Red FLUXNET . Estos sensores miden una variedad de variables atmosféricas, incluida la temperatura, la humedad y los niveles locales de dióxido de carbono.

Al analizar datos de sitios de todo el mundo, Duffy y sus colegas pudieron determinar cómo los diferentes tipos de ecosistemas responden a los cambios en las temperaturas locales. Una vez establecida esta relación, podrían proyectar cómo los ecosistemas globales podrían cambiar a medida que el clima continúa calentándose.

Sin ningún esfuerzo por frenar las emisiones de gases de efecto invernadero y ralentizar el calentamiento global, hasta el 45% de los ecosistemas terrestres naturales de la Tierra podrían cruzar el punto de inflexión.

Esa no es la única mala noticia, advierten los autores

En los últimos años, algunos científicos han teorizado que las plantas podrían adaptarse al calentamiento global con el tiempo, quizás ajustándose para realizar la fotosíntesis a temperaturas más altas. El nuevo estudio sugiere que, hasta ahora, esto no ha sucedido.

El estudio también sugiere que el aumento de los niveles de dióxido de carbono tampoco ha ayudado mucho.

Debido a que las plantas usan dióxido de carbono para la fotosíntesis, el aumento de CO2 teóricamente podría darles un impulso. Pero muchos expertos han advertido que esos beneficios probablemente se verían compensados ​​por todos los demás efectos negativos del cambio climático. Hasta ahora, los datos parecen apoyar esa idea.

El nuevo estudio se centró en la relación entre la fotosíntesis y la respiración. Pero hay muchos otros factores que pueden hacer que un ecosistema comience a liberar carbono, es decir, grandes perturbaciones como deforestación, incendios forestales o sequías.

De hecho, otros estudios recientes han advertido que este tipo de perturbaciones están amenazando el sumidero de carbono global.

Un estudio reciente encontró que los pastizales globales ahora producen tanto carbono como absorben, principalmente debido a los cambios en el uso de la tierra y la expansión de la agricultura ( Climatewire , 6 de enero). Otros estudios han encontrado que la deforestación amenaza cada vez más el sumidero de carbono en los bosques tropicales de todo el mundo.

Pero todavía hay motivos para tener esperanza

En este momento, solo alrededor del 10% de los ecosistemas naturales del mundo han alcanzado el punto de inflexión de la temperatura, y generalmente solo durante uno o dos meses a la vez, señala el estudio.

Y un escenario de alto calentamiento, como el que advierte el nuevo estudio, no es de ninguna manera inevitable. El estudio sugiere que si el mundo logra cumplir sus objetivos climáticos, manteniendo las temperaturas globales dentro de aproximadamente 2 grados centígrados de sus niveles preindustriales, los ecosistemas naturales del mundo permanecerán en gran parte protegidos.

Pero la nueva investigación debería servir como una advertencia de que los sumideros de carbono naturales del mundo no son invencibles, anotó Duffy.

“Necesitamos ser muy conscientes de la fragilidad de los servicios de los ecosistemas, no solo el secuestro de carbono, sino una gran cantidad de ellos que proporciona la biosfera”, dijo. “Porque es una parte viva y que respira de nuestro planeta”.

Por Chelsea Harvey. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Chelsea Harvey

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario