El compromiso con la sostenibilidad en las grandes empresas

“Solo tenemos una Tierra y tenemos que cuidarla”, es el lema que utilizó las Naciones Unidas para el Día Mundial del Medio Ambiente 2022 en el cual recordó la importancia de cuidar el planeta, para preservar nuestras vidas y sobre todo ahora que estamos atravezando una crisis ambiental global, de la que la humanidad es directamente responsable.

Dentro de este contexto de crisis, se presume que nos quedan tan solo unos pocos años para poder dar ese giro necesario, para lograr que este mundo siga siendo habitable. El compromiso debe darse en todos los ámbitos, y urge que las grandes empresas, tomen acciones palpables y concretas que las lleven hacia la sostenibilidad, a lo largo de toda su cadena productiva, y comprometiéndose con la sociedad de la que son parte.

Además de la reducción de la contaminación, las grandes empresas deben ir en busca de generar conciencia en la población, para que los consumidores aprendan la importancia de optar por productos que respeten el medio ambiente y tengan una baja huella de carbono. De este modo, siempre estas compañías buscarán utilizar insumos ecológicos de bajo impacto ambiental.

Este es el caso de Bezoya, una empresa que comercializa agua mineral en botellas de plástico reciclado y que desde hace años trabaja con el objetivo de cumplir con todos los requisitos necesarios para ofrecer un producto que no tenga un impacto negativo para el planeta, desde su origen, su planta de envasado, sus traslados (transportes) y la importancia del concepto de reciclaje empleado.

La empresa tiene un objetivo más allá de la ganancia económica por la venta de sus productos y es reducir los gases de efecto invernadero. Para ello, en la parte del envasado del agua mineral, existe un compromiso de eliminar y compensar todas las emisiones generadas en el proceso para no dejar huella con la intención de ser Carbono Neutral en 2022, según lo expresado en su web.

Cuentan con un manantial protegido en un entorno natural, el cual es celosamente preservado. Este flujo natural de agua procedente de las aguas subterráneas, está en el corazón de la tierra en el Parque Natural de la Sierra de Guadarrama.

Al proceder de la lluvia y la nieve que caen en la montaña, filtrándose entre las rocas, el agua es natural y única. Al abrirse paso a través de piedras, su composición va otorgándole unas características propias que hacen que sea un agua pura, cuyo grado de mineralización es muy débil, con un muy bajo índice de residuo seco (27mg/l), lo que significa que contiene una muy baja cantidad de minerales disueltos.

En su planta de envasado, ubicada en Ortigosa del Monte se realiza la tarea de forma sostenible, el 100% de la energía eléctrica que se emplea, procede de fuentes renovables. El establecimiento cuenta con la marca LEED, lo cual significa la garantía de minimización del impacto ambiental en todo su ciclo de vida.

Por otro lado, el 100% de los residuos que se generan en la planta son valorizados. La valorización de residuos, es un proceso a través del que un residuo es transformado, con el fin de que pueda ser utilizado nuevamente, o para la sustitución materiales dentro de otros productos o procesos industriales.

Las botellas de agua mineral son trasladadas por una flota de vehículos híbridos y eléctricos que contribuyen con el medio ambiente en emitir 50% menos de CO2 y una cantidad 10 veces menor de óxidos de nitrógeno que la producida por los vehículos estándar.

Reciclado

Una botella de plástico, utilizando técnicas de reciclaje, tarda sólo 2 meses en convertirse en un nuevo envase y de esta forma, infinita cantidad de veces, comparada con los siglos que demoraría en biodegradarse en condiciones naturales (esto podría llevar alrededor de 500 años). Se pueden volver a fabricar botellas hechas de otros envases muchas veces, siempre que las mismas sean transparentes,  ya que no posible en el caso de las de colores.

Las botellas con las cuales se envasa el agua en Bezoya, están 100% compuestas de plástico reciclado a partir de otra botella. Según los datos brindados por la empresa, más de 280 millones de botellas ya fueron recicladas.

Finalmente, la empresa colabora con una organización sin ánimo de lucro llamada ECOEMBES, cuyo objetivo es el cuidado del medioambiente a través de el reciclaje y ecodiseño de envases plásticos), en el proceso de recolección selectiva, así como en la recuperación de éstos residuos.

Recibir Notificaciones OK No gracias