Contaminación TEMAS

La impresionante Zona Muerta del Golfo de México

Compártelo en tus redes

Imagen satelital del golfo de mexico. Muestras de agua de colores claros, a menudo sedimentos ricos en nutrientes que fluyen hacia el agua del océano más profundo. Estos nutrientes facilitan el crecimiento de las floraciones de fitoplancton, lo que puede conducir a condiciones hipóxicas.

¿Qué es la Zona Muerta del Golfo de México?

La zona muerta del Golfo de México es un área de aguas hipóxicas (enlace a la definición de USGS) (menos de 2 ppm de oxígeno disuelto) en la desembocadura del río Mississippi. Su área varía en tamaño, pero puede cubrir hasta 6,000-7,000 millas cuadradas. La zona se encuentra entre la plataforma interna y media continental en el norte del Golfo de México, comenzando en el delta del río Mississippi y extendiéndose hacia el oeste hasta la costa superior de Texas.

National Geographic News informó sobre la zona muerta más grande jamás registrada en el Golfo de México en agosto de 2017: la zona muerta del tamaño de Nueva Jersey es la más grande en el Golfo de México.

¿Dónde están las zonas muertas?

Las zonas muertas se pueden encontrar en todo el mundo (enlace a la página de zonas muertas de la NASA). La zona muerta del golfo de México es una de las más grandes del mundo. Las zonas marinas muertas se pueden encontrar en el Mar Báltico, el Mar Negro, frente a la costa de Oregón y en la Bahía de Chesapeake. Las zonas muertas también se pueden encontrar en lagos, como el lago Erie.

¿Qué causa la zona muerta?

La zona muerta es causada por el enriquecimiento de nutrientes del río Mississippi, especialmente el nitrógeno y el fósforo. Las cuencas hidrográficas dentro de la cuenca del río Mississippi drenan gran parte de los Estados Unidos, desde Montana hasta Pennsylvania y se extienden hacia el sur a lo largo del río Mississippi. La mayor parte del aporte de nitrógeno proviene de los principales estados agrícolas del valle del río Mississippi, como Minnesota, Iowa, Illinois, Wisconsin, Missouri, Tennessee, Arkansas, Mississippi y Louisiana.


El nitrógeno y el fósforo entran al río a través de la escorrentía de fertilizantes, la erosión del suelo, los desechos animales y las aguas residuales. En un sistema natural, estos nutrientes no son factores significativos en el crecimiento de las algas porque se agotan en el suelo por las plantas. Sin embargo, con el aumento antropogénico de nitrógeno y fósforo, el crecimiento de algas ya no está limitado. En consecuencia, se desarrollan floraciones de algas, se altera la cadena alimenticia y se agota el oxígeno disuelto en el área. El tamaño de la zona muerta fluctúa estacionalmente, ya que está exacerbado por las prácticas agrícolas. También se ve afectado por eventos climáticos como inundaciones y huracanes.

¿Cuáles son los efectos?

La sobrecarga de nutrientes y la proliferación de algas conducen a la eutrofización , que se ha demostrado que reduce la biomasa y la biodiversidad bentónicas (enlace a la definición). El agua hipóxica soporta menos organismos y se ha relacionado con la muerte masiva de peces en el Mar Negro y el Golfo de México.

El Golfo de México es una importante área de origen para la industria pesquera. El Golfo suministra el 72% de los camarones cosechados en los EE. UU., El 66% de las ostras cosechadas y el 16% de los peces comerciales (institutos de potasio y fosfato de los EE. UU. Y Canadá, 1999). En consecuencia, si la zona hipóxica continúa o empeora, los pescadores y las economías de los estados costeros se verán enormemente impactados.

¿Qué se puede hacer para solucionar el problema?

La clave para minimizar la zona muerta del Golfo es abordarla en la fuente. Las soluciones incluyen:

  • Usar menos fertilizantes y ajustar la sincronización de las aplicaciones de fertilizantes para limitar la escorrentía del exceso de nutrientes de las tierras agrícolas
  • Control de desechos animales para que no se les permita entrar en vías fluviales.
  • Monitoreo de sistemas sépticos e instalaciones de tratamiento de aguas residuales para reducir la descarga de nutrientes a las aguas superficiales y subterráneas
  • Prácticas industriales cuidadosas, como limitar la descarga de nutrientes, materia orgánica y productos químicos de las instalaciones de fabricación

Estas soluciones son relativamente simples de implementar y reducirían significativamente la entrada de nitrógeno y fósforo al Golfo de México. Un enfoque similar se ha utilizado con éxito en la recuperación de la eutrofización de los Grandes Lagos.

El gobierno también está financiando los esfuerzos para restaurar los humedales a lo largo de la costa del Golfo para filtrar el agua de forma natural antes de que entre en el Golfo.

Creado por Monica Bruckner, Montana State University



Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico