Osos polares
Imagen de 4924546 en Pixabay
Animales TEMAS

Osos polares podrían extinguirse este siglo

La pérdida de hielo marino vinculada al cambio climático está llevando a los osos polares al borde de la extinción. Incluso si limitáramos el calentamiento global ahora, la mayoría de los subgrupos de osos aún se perderían.

El cambio climático está matando de hambre a los osos polares, según un estudio publicado el 21 de junio. La investigación, publicada en la revista científica Nature Climate Change , predice que uno de los dos carnívoros terrestres más grandes puede extinguirse a fines de este siglo.

Los osos polares requieren hielo marino para capturar focas, su alimento principal. A medida que el calentamiento global y la pérdida de hielo marino continúan, se espera que su población disminuya considerablemente.

Este nuevo estudio es el primero en poner un cronograma sobre su posible desaparición: concluye que los osos polares en 12 subpoblaciones del Ártico, casi el 80 por ciento de la población total, serán diezmados en menos de 80 años.

Aún no se dispone de datos suficientes para las otras subpoblaciones para determinar su destino. Los científicos estiman que quedan menos de 26,000 osos polares, distribuidos en 19 subpoblaciones desde los paisajes de hielo de Svalbard, Noruega, hasta la Bahía de Hudson en Canadá y el Mar de Chukchi entre Alaska y Siberia.

El estudio consideró un escenario en el que la temperatura media de la superficie de la Tierra aumentará 3,3 grados centígrados por encima del punto de referencia preindustrial. Hasta ahora, un grado de calentamiento ha provocado olas de calor, ciclones y una serie de desastres en los últimos cinco años.

El Ártico ya se está calentando dos veces más rápido que el planeta en su conjunto. Incluso si la humanidad fuera capaz de limitar el calentamiento global, una empresa enormemente ambiciosa, la mayoría de los subgrupos aún se perderían.

Osos polares en la lista roja

Los científicos también agregan que el estado “vulnerable” de los osos polares en la Lista Roja de especies en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) no refleja con precisión su difícil situación. Las categorías establecidas por la UICN se basan principalmente en amenazas como la caza furtiva y la invasión de hábitats que pueden abordarse con la acción local en el terreno.

“Piénselo de esta manera: si tuviera que empujarlo fuera del techo de un edificio de 100 pisos, ¿su nivel de riesgo sería ‘vulnerable’ hasta que pase por el décimo piso? ¿O estaría ‘en peligro’ hasta el final? “, dijo en una nota con AFP, el científico jefe de Polar Bears International, Dr. Steven Amstrup, que participó en el estudio y agregó: “La única forma de salvarlos es proteger su hábitat deteniendo el calentamiento global”.


La amenaza para la supervivencia de los osos no es el aumento de las temperaturas per se, sino la incapacidad de los depredadores para adaptarse a un entorno en rápido cambio que es la consecuencia del aumento de las temperaturas. 

La disminución del hielo marino ha reducido el tiempo que los osos tienen para cazar comida. Esto ha obligado a los animales a aterrizar, más lejos de sus suministros de alimentos, por períodos más largos.

El ayuno prolongado y la lactancia reducida de los cachorros debido a la insuficiencia de nutrientes y energía disponible conducirán a una disminución rápida de la reproducción y la supervivencia.

“Lo que hemos demostrado es que, primero, perderemos la supervivencia de los cachorros, por lo que los cachorros nacerán, pero las hembras no tendrán suficiente grasa corporal para producir leche para llevarlos durante la temporada sin hielo”, confió Amstrup a BBC News.

Sin reservas de energía

El nuevo enfoque superpone dos conjuntos de datos: uno es el período de ayuno en expansión de los osos polares, el período entre dos cacerías, y el segundo son las proyecciones del cambio climático que rastrean la disminución del hielo marino hasta el final del siglo. 

Al estimar cuán delgados y gordos pueden ser los osos polares, así como su uso de energía, calcularon la cantidad de días que los osos polares pueden ayunar antes de que las tasas de supervivencia comiencen a disminuir.

Los científicos dicen que su peso corporal en disminución debilita las posibilidades de los osos de sobrevivir los inviernos árticos sin comida. “Los osos enfrentan un período de ayuno cada vez más largo antes de que el hielo se vuelva a congelar y pueden regresar a alimentarse”, dijo Amstrup. 

Mientras ayunan, los osos se mueven lo menos posible para conservar energía. Sin embargo, la pérdida de hielo marino y la disminución de la población crean más problemas: los osos tienen que gastar más energía buscando pareja. Esto, a su vez, afecta la supervivencia.

Por Satviki Sanjay. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario