Cómo las frutas y verduras 'feas' podrían resolver el desperdicio de alimentos

El mundo se enfrenta a un importante problema de desperdicio de alimentos, ya que hasta la mitad de todas las frutas y verduras  se pierde en algún punto de la cadena alimentaria agrícola. A nivel mundial, alrededor del  14% de los alimentos producidos se pierden después de la cosecha, antes de que lleguen a las tiendas y supermercados.

Junto con los precios de los alimentos (66%), el desperdicio de alimentos es una preocupación para el 60% de las personas que participaron en una encuesta reciente publicada por la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido.

Otra investigación sugiere que hasta el 25% de las manzanas, el 20% de las cebollas y el 13% de las papas que se cultivan en el Reino Unido se destruyen porque no se ven bien. Esto significa que los esfuerzos de los productores para cumplir con las estrictas especificaciones de los compradores pueden llevar a que se desechen productos perfectamente comestibles incluso antes de que salgan de la granja, simplemente por su apariencia.

Aparte de las implicaciones ambientales de este desperdicio de alimentos, los compradores del Reino Unido se enfrentan actualmente al racionamiento de productos en algunos supermercados debido a la escasez de artículos como tomates, pepinos y frambuesas. Cualquier solución que aumente los productos cultivados localmente en los estantes de las tiendas podría mejorar la disponibilidad de alimentos frescos, particularmente en áreas urbanas.

Frutas y verduras imperfectas

Cuando las frutas y verduras imperfectas no llegan a los estantes de los supermercados, puede deberse a estándares estéticos. Los supermercados y los consumidores a menudo prefieren productos de un tamaño bastante estándar que no tengan manchas, cicatrices, ni otras imperfecciones. Esto significa que las frutas y verduras deformes, descoloridas o incluso demasiado pequeñas o demasiado grandes se rechazan antes de llegar a los estantes de los supermercados.

Tener dos canales paralelos para vender productos agrícolas (el principal y el canal dedicado al “feo”) aumentaría la competencia. Esto beneficia a los compradores al reducir los precios de los productos regulares y feos, en lugar de vender ambos tipos de productos uno al lado del otro en una tienda.

Por otro lado, el creciente mercado de frutas y verduras feas podría ser una amenaza económica para los minoristas tradicionales. Alienta a nuevos participantes en el mercado y también podría limitar la disponibilidad de productos “regulares” porque los productores podrían volverse menos estrictos a la hora de garantizar que los productos cumplan con los estándares estéticos tradicionales.

Pero hay una manera para que los minoristas tradicionales agreguen productos feos a sus ofertas de productos junto con otros sin afectar sus ganancias.

Apelar a la conciencia de los consumidores para disminuir el desperdicio de alimentos

desperdicio de alimentos, verduras feas, hambre mundial, productores, consumidores, supermercados, ofertas

Al aprovechar la conciencia existente de los consumidores sobre los beneficios ambientales de los alimentos feos, también podrían competir en este segmento en crecimiento. Aceptar frutas y verduras deformadas, posiblemente conduciría a menos desperdicio de alimentos y escasez como la que están experimentando los compradores del Reino Unido.

Impulsar la demanda de frutas y verduras imperfectas a lo largo de la cadena de suministro requerirá la participación de todos los actores, desde el productor hasta el vendedor. Aquí hay algunos pasos que las distintas partes podrían tomar:

1. Educar a los consumidores

La educación sobre el impacto ambiental y económico del desperdicio de alimentos podría realizarse través de campañas de marketing, exhibiciones en las tiendas e incluso las redes sociales.

2. Reducir los estándares estéticos

Los supermercados podrían revisar sus estándares estéticos para aceptar una gama más amplia de productos, incluidas frutas y verduras imperfectas. Esto ayudaría a reducir el desperdicio de alimentos al garantizar que se puedan vender más productos.

3. Venta directa

Los agricultores y productores podrían vender productos no estándar directamente a los consumidores a través de mercados de agricultores o servicios de suscripción. Esto permite a los consumidores comprar productos frescos cultivados localmente que no cumplen con los estándares, pero que son igual de beneficiosos y nutritivos.

4. Donaciones de alimentos

Los supermercados y los productores podrían donar productos rechazados por su apariencia a bancos de alimentos, refugios y otras organizaciones que atienden a los necesitados. Esto ayudaría a reducir el desperdicio de alimentos y al mismo tiempo proporcionar alimentos saludables a quienes de otro modo no tendrían acceso a ellos.

5. Productos de valor añadido

Los productos que no cumplan con los estándares cosméticos también podrían usarse para crear otros productos como sopas, salsas y jugos. Además de reducir el desperdicio de alimentos, esto crearía nuevas fuentes de ingresos para productores y minoristas.

6. Compostaje de alimentos

Cualquier cosa que no se pueda vender o usar de otra manera debe convertirse en abono. Esto ayudaría a reducir el desperdicio de alimentos y al mismo tiempo crearía un suelo rico en nutrientes para cultivos futuros.

Al implementar estas soluciones, la cadena de suministro puede reducir la cantidad de frutas y verduras feas o imperfectas que se desperdician, al mismo tiempo que proporciona a los consumidores productos saludables y asequibles, incluso en tiempos de escasez de la cadena de suministro.

Ecoportal.net

Fuente