huerta, jardín, nutrientes, fertilizantes, flores, frutos, abonos, café, ortiga, plátanos, cáscaras de huevo, calcio, potacio, fósforo, nitrógeno
Huerta

Los mejores fertilizantes naturales para la huerta y el jardín

Para vivir, las plantas toman los nutrientes disueltos en agua que encuentran en el suelo a través de sus raíces. La agricultura moderna diseñó fertilizantes de síntesis químicas para mejorar el crecimiento de las plantas pero que con el tiempo producen toxicidad y un daño ambiental importante.

Lo mejor es volver a los abonos naturales utilizando bosta de animales, compost, lombricompuesto o bien, los siguientes fertilizantes caseros y naturales que cualquiera puede preparar en su casa para sus plantas en maceta, la huerta o el jardín.

1. Purín de ortiga

El purín de ortiga es utilizado por la agricultura tradicional con el objetivo de mantener las plantas saludables. Tiene acción remineralizante y aporta cantidades significativas de nitrógeno, nutriente clave en la fabricación de clorofila. Además por vía foliar es útil para alejar plagas y controlar hongos.

El purín es un macerado en agua de diferentes hierbas, en este caso ortiga, hasta que se llega a un punto de fermentación.

Cómo se prepara

Colocar aproximadamente unos 250 gramos de ortiga fresca sin sus raíces, cortadas en trozos en una balde de 20 litros.

Dejar reposar la ortiga por dos horas en agua filtrada y sin cloro.

Es posible usar este macerado pasadas las dos horas, colando y filtrándolo. Se aplica mediante riego o pulverización en las plantas para repeler plagas como arañuela roja, pulgones y mosquita blanca.

También el proceso puede continuar hasta el punto de fermentación, este es el verdadero purín, luego de unos días. El proceso depende de la temperatura, pero cuando cobre un aspecto oscuro, con algunas burbujas y parezca “podrido” es momento de colar y filtrar.

En este caso, el purín debe usarse diluido porque es muy fuerte y puede quemar las plantas. La dilución de realiza 1:10, es decir, un litro, en 10 litros de agua.

2. Restos de café para plantas acidófilas

huerta, jardín, nutrientes, fertilizantes, flores, frutos, abonos, café, ortiga, plátanos, cáscaras de huevo, calcio, potacio, fósforo, nitrógeno

Los restos de café de filtro o posos, son ideales para utilizar como abono en plantas que gustan de ph un poco más ácidos como rosales, azaleas, jazmines y arándanos. Aportan nitrógeno.

Cómo usarlos

Se entierran unas 3/4 tazas de resto de café en la zona cercana de las raíces. Se recomienda realizar este abonado una vez al mes. Esta dosis es para plantas medianas que están en tierra. Para plantas más pequeñas o en maceta hay que incorporar de a una cucharada ya que si varía mucho el ph, terminaría siendo perjudicial para las plantas.

Para no aplicarlo directo se puede colocar unas 5 tazas de restos de café en 20 litros de agua. Dejar macerar unos tres días y regar cerca de las plantas.

3. Cáscaras de huevo

Los huevos son un aporte de calcio ideal para las plantas que evitan algunos problemas en plantas de interior como las necrosis y en la huerta como la podredumbre apical, típica del tomate y el pimiento.

Cómo usarlas

Se lavan las cáscaras y se dejan secar bien. Luego se muelen con molinillo de café hasta que queden bien hechas polvo. Se esparcen por el suelo, cerca de las plantas.

4. Fertilizante de cáscaras de plátano

Los humanos consumimos el plátano por su aporte de potasio y las plantas también necesitan de este nutriente. La planta tendrá más resistencia ante plagas, enfermedades y cambios abruptos de temperatura.

También aporta fósforo, elemento clave para la floración y fructificación y también para el desarrollo de raíces.

Cómo se prepara

Se corta la cáscara del plátano en pedazos y se colocan en una olla cubiertos por completo de agua.

Se hierven por unos 15 a 20 minutos y una vez frío se cuela.

Para utilizarlo hay que diluir 1:2 y luego regar las plantas de la huerta y el jardín.

5. Cenizas de madera

Las cenizas aportan buena cantidad de fósforo que al igual que el plátano influyen en la floración y fructificación. También pueden ser útiles en el control de plagas por contacto.

El problema reside en que si se usan por demás, el suelo se alcalinizará, pudiendo perjudicar algunos cultivos, por lo que su uso debe ser moderado.

En ocasiones se incorpora un puñado de cenizas al compost si es que ha quedado muy ácido.

Es importante el origen de las maderas, que no sean tratadas ni “curadas”

Un buen abonado y una fertilización natural mantendrán las plantas fuertes, libre de plagas y enfermedades y con mejores rendimientos.

Ecoportal.net

Acerca del Autor

Redaccion EcoPortal

EcoPortal se esfuerza por ayudarlo a vivir su vida de manera más sostenible con consejos para una vida ecológica, recetas saludables y comentarios sobre las últimas noticias sobre medio ambiente. Las opiniones expresadas por los autores invitados son las suyas y pueden no reflejar las de EcoPortal

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Redaccion EcoPortal

EcoPortal se esfuerza por ayudarlo a vivir su vida de manera más sostenible con consejos para una...