La hora punta podría ser muy diferente si siguiéramos el ejemplo de este país

Los Países Bajos sí que tienen una cultura de bicicletas. Se estima que alrededor del 30% de los habitantes utiliza la bicicleta como medio de transporte y en su capital, Ámsterdam, este número se dispara a 60%-70% dentro de la ciudad. Por lo mismo no sorprende ver a mujeres jóvenes con sus hijos, hombres de terno en camino al trabajo e incluso personas de edad avanzada pedaleando en las calles, que por cierto, tienen avanzados circuitos para bicicletas.

En un país de autos, las bicicletas gobiernan

No es novedad que las bicicletas en Holanda son gran protagonistas en la movilidad urbana del país. Un país gobernado por bicicletas, pero en el que -sin embargo- existe un automóvil por cada dos personas. Un país en el que se entiende y defiende a la bicicleta como un medio de transporte moderno, sumamente eficiente y -por sobre todas las cosas- sostenible y sustentable.

Berlin verde en primera persona

Berlín es una ciudad increíble. Hablando de un poco de contexto. Berlín es la capital de Alemania y viven más de tres millones de personas provenientes de muchas naciones, haciéndolo un lugar multicultural. Tiene mucha historia de guerras y momentos dolorosos pero se ve que el “pasado pisado”. En Berlín se sienten aires de libertad, no hay prejuicios ni rollos raros con como te vistes ni con quien andas. Todos son aceptados por lo que son y eso me encanta.

Cambio de tendencia en la movilidad de los ciudadanos

Desde hace unos años se muestra un claro cambio de tendencia en la movilidad. El modelo actual urbano, el todavía dominado por la “cultura de coche” presenta cada vez más conflictos desde el punto de vista económico y ambiental. El coche privado actualmente es el mayor culpable ambiental que afecta negativamente la salud y calidad de vida de los ciudadanos según José Santamarta Flórez director de World Watch.

Coches que tienen personas

Cada día circulan más de 1.000 millones de coches, camiones, autobuses y otros vehículos terrestres en el mundo. Algunas proyecciones sitúan en 2.200 millones el número de coches para 2050, con una población estimada en 9.000 millones de habitantes si no se toman medidas drásticas de planificación familiar en los países empobrecidos y en los emergentes. La mayor parte de los nuevos conductores se situarían en países como China, India, Brasil y México, aunque la tendencia no conoce fronteras.

La bicicleta como medio de transporte urbano

En el mundo se fabrican más de 100 millones de bicicletas anualmente, tres veces más que el número de automóviles, y únicamente en los países desarrollados como, Canadá, Alemania y Holanda así como en China, son tomadas en cuenta como medio de transporte, dándoles la misma prioridad en la planeación y el desarrollo de la infraestructura vial que a autobuses y automóviles.

Opción sustentable: Las bicicletas públicas

La propuesta de las bicicletas públicas constituye una opción barata, rápida de instalar, accesible, flexible. Los beneficios para las áreas urbanas, sus habitantes y visitantes son muchos. Estos van desde moverse de un sitio a otro ejercitándose, hasta moverse sin contaminar y a bajo costo, lo que traería como consecuencia espacios públicos menos ruidosos, menor consumo de combustibles fósiles, mayor velocidad de movimiento y optimización de uso de la vía por el poco espacio que ocupa la bicicleta, menor congestión.

De la tracción a sangre como un componente para reinventar la matriz energética argentina

En la Argentina de nuestros días circulan alrededor de 8 millones de vehículos impulsados por motores de combustión interna que consumen hidrocarburos. En el planeta la cantidad de vehículos en circulación oscila en los seiscientos millones. La combustión de combustibles fósiles genera dióxido de carbono, uno de los factores determinantes del calentamiento global, que pone en peligro la viabilidad de la vida en el planeta.