El cambio climático está aumentando la actividad volcánica

A medida que el cambio climático provocado por el hombre se vuelve más influyente, podemos esperar ver respuestas más extremas de nuestro entorno. Entre estas respuestas se encuentra el aumento de la actividad volcánica.

Si las condiciones de nuestro mundo se mantienen en su trayectoria actual, es probable que aumenten las erupciones volcánicas durante las próximas décadas. Pero, ¿cómo afecta exactamente el cambio climático a la actividad volcánica?

Los volcanes son puntos débiles inestables en la capa superior de roca de la Tierra. Se forman cuando las cámaras de magma hierven a la superficie. Se necesita mucho calor y presión para forzar la roca fundida a la superficie, lo que significa que una erupción puede tardar miles de años en desarrollarse.

Cuando el volcán ya no puede contener la presión, se abre de golpe y envía oleadas de gases tóxicos al aire y lava a la superficie. Las erupciones más pequeñas son insignificantes, pero las más grandes causan daños generalizados.

Los volcanes se forman en puntos vulnerables, o “puntos calientes”, en las placas tectónicas de la tierra. Algunos puntos son más susceptibles a las erupciones que otros.

Con base en este ciclo, podemos ver que los cambios en la superficie de la Tierra y debajo de la superficie están directamente relacionados. Con eso en mente, los científicos tienen amplia evidencia que sugiere que a medida que el mundo continúa calentándose, los volcanes se volverán más activos, lo que podría crear un efecto dominó de cambios en todo el mundo.

Lo que dice la ciencia sobre el aumento de la actividad volcánica

La evidencia de esta teoría proviene principalmente de estudios realizados por la Universidad de Cambridge y la Universidad de Leeds, ambas ubicadas en Inglaterra.

Los investigadores de Leeds querían entender cómo la presión ejercida por los glaciares de la Tierra sobre la corteza afecta los movimientos debajo de la superficie. Este proceso, conocido como “carga superficial”, puede cambiar el flujo de magma y, por lo tanto, provocar una mayor actividad volcánica.

El estudio, que tuvo lugar en 2017, analizó la actividad de muchos volcanes de Islandia hace 4500 a 5500 años, cuando la Tierra aún se estaba recuperando de la última Edad de Hielo.

Con base en la cantidad de ceniza depositada en el área circundante, concluyeron que los volcanes de la isla se volvieron más activos y extremos a medida que se derretía más hielo.

Si bien no están seguros de los detalles, la mecánica que explica este fenómeno es sencilla. Los glaciares ejercen una inmensa presión sobre la superficie de la Tierra, restringiendo el flujo de magma. Cuando los glaciares se derriten, el magma puede moverse más libremente, burbujeando hacia la superficie y haciendo erupción con mayor facilidad.

El estudio de Cambridge, publicado en 2021, sugiere que el cambio climático transformará los efectos de enfriamiento de las erupciones volcánicas. A medida que la atmósfera se calienta, el humo y los gases de las erupciones podrán elevarse más. Los vapores también podrían viajar más lejos, afectando regiones a medio mundo de distancia.

Monte Pinatubo

El ejemplo más notable ocurrió en 1991 cuando el Monte Pinatubo en Filipinas entró en erupción y envió sus gases 30 kilómetros (18,6 millas) hacia el cielo. La erupción creó una neblina global y redujo la temperatura del mundo en aproximadamente 0,5 grados centígrados, o casi un grado Fahrenheit.

Afortunadamente, el enfriamiento duró dos años, pero a medida que el clima se vuelve más extremo, estas erupciones masivas podrían tener efectos más duraderos.

El estudio también encontró que más erupciones de menor escala, como la erupción de Nabro de 2011 en Eritrea, no afectarán tanto el clima. El cambio climático ha ampliado la tropopausa (la brecha entre la estratosfera y la troposfera), poniendo a la estratosfera fuera del alcance de erupciones más pequeñas. Los humos que permanecen en la troposfera pueden eliminarse con la precipitación.

En resumen, los dos estudios en cuestión sugieren que 1) el derretimiento de los glaciares causado por el cambio climático aumentará la actividad volcánica y 2) una atmósfera más cálida causada por el cambio climático aumentará los efectos de las grandes erupciones volcánicas.

Posibilidades futuras

Los investigadores de Leeds reconocieron que la geografía única de Islandia y la proximidad a enormes glaciares podrían haber aumentado los efectos y que los cambios podrían no ser tan extremos en climas más estables.

Sin embargo, las áreas vulnerables del mundo con muchos volcanes podrían estar en grave peligro. Señalaron específicamente las siguientes regiones: Noroeste del Pacífico, Sudeste de Asia, Sur de América del Sur, así como el Círculo Polar Ártico y la Antártida.

Los científicos de Cambridge creen que el cambio climático aumentará los efectos de enfriamiento de las erupciones volcánicas hasta en un 15 % en las próximas décadas. Cuando también consideramos la creencia de los científicos en Leeds de que las erupciones aumentarán, los efectos combinados podrían tener un alcance apocalíptico.

Si se demuestra que estos estudios son correctos, la humanidad debe prepararse reuniendo valiosos recursos. Las personas pueden hacer su parte, por ejemplo, encontrando un suministro de agua limpia y almacenando alimentos. También podrían considerar desarrollar un jardín en su patio trasero y aprender técnicas básicas de supervivencia.

Cuando se trata del cambio climático, no puedes dejar nada al azar. También debemos abordar necesidades como ropa, vivienda y atención médica. Si los humanos continúan destruyendo el clima, debemos estar preparados para enfrentar las consecuencias.

Por Jane Marsh. Artículo en inglés

Deja un comentario